Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

Por Iván Rodrigo Mendizábal

(Publicado originalmente en diario El Telégrafo, sección cultura, Quito, el 15 de abril de 2018)

 

Fotograma de la película “Ferdinand”.

Con cierto didactismo la película Ferdinand (2017) de Carlos Saldanha ilustra la cuestión de la no-violencia para niños. Es verdad que este es un filme para niños, aunque también apele la atención de adultos. Alrededor de la historia del toro Ferdinand, en el contexto de los animales de lidia, que luego son enviados al ruedo para morir como parte del espectáculo taurino, el director va por la tangente: su toro es amante de las flores y de la vida.

Una presunción sería que la película desmonta el discurso de la tauromaquia. Los elementos están presentes: un lugar donde se “educa” a los toros para acudir prestos al espectáculo donde se les sacrifica; una cultura de lucha y de agresividad permanente a la que son sometidos; un público consumidor de la corrida de toros.

El giro está en que el toro no cumple con su “destino” impuesto, lo cuestiona, desbarata el lugar donde es educado, induce a sus compañeros a mirar el lado oscuro de la institución a la que prestan sus oídos, hasta lograr que ellos se rebelen. El tono es jocoso y hasta chocante, más cuando el discurso varonil de los toros es visto desde el lado de los afectos, de lo sensible, representado en la relación del toro con una niña y el toro con las flores.

Para quien quiera, Ferdinand podría ser un alegato contra las corridas de toros, aunque a la final se admita que estas podrían existir donde el toro no muera y más bien sea homenajeado con flores. En otras palabras, cultura hippie posmoderna, donde la cultura de la paz se funda reconociendo siempre que hay violencia y, aunque no se la pueda desterrar, se debe convivir con ella.

Pero quitemos la piel del relato antitauromaquia y miremos más bien lo que conlleva Ferdinand: el machismo es consecuencia de una educación establecida donde sus educandos adquieren los valores que les hacen “guerreros”, donde la violencia es sinónimo de orden establecido y una sociedad que, por más que reclame lo contrario, convalida ese tipo de comportamiento.

En palabras sencillas: el “bruto” es formado como tal y es necesario para que funcione el statu quo. La película entonces refleja este sistema y lo proclama como fuera de lugar porque en el mundo actual lo que vale es la singularidad, los afectos, lo sensible…

¿No es acaso, su discurso de la no-violencia una respuesta al modelo del triunfalismo empresarial gobernante norteamericano? (I)

Tambien recomendamos

Marisco a domicilio
Si quieres disfrutar del mejor marisco gallego, no dudes en pedirlo en emarisco, sin duda la mejor calidad y el mejor precio de marisco en internet. Una verdadera gozada.

Tío Boonmee Recuerda Sus Vidas Pasadas

abr-21-2018, por cinefilo

Título: Loong Boonmee raluek chat

MV5BMTc2MjAxMzI3NV5BMl5BanBnXkFtZTcwMDE3MDU0NA@@._V1_.jpg

Año: 2010

Duración: 113 min.

País: Tailandia

Dirección & Guion: Apichatpong Weerasethakul

Productora

Coproducción Illuminations Films, Kick the Machine

Género: Fantástico

ORDET

abr-21-2018, por cinefilo

Título: Ordet

MV5BNDY1MWZkNWItMTljMC00MGI5LThkZDUtMTk1NTVkNTk5ZWZhL2ltYWdlL2ltYWdlXkEyXkFqcGdeQXVyNTc2MDU0NDE@._V1_SY1000_CR0,0,666,1000_AL_.jpg

Año: 1955

Duración: 125 min.

País: Dinamarca

Dirección & Guion: Carl Theodor Dreyer

(Basada en la obra de Kaj Munk)

Música: Paul Schierbeck

Fotografía: Henning Bendsten (B&N)

Reparto: Henrik Malberg, Emil Hass Christensen,

Preben Lerdorff Rye, Cay Kristiansen

Productora: Palladium Films

Género: Drama

Es oficial. Netflix ha decidido no llevar ni una sola película al festival de cine más prestigioso del mundo. ¿La razón? El gigante del streaming se niega a estrenar sus películas en las salas francesas, una de las exigencias que trajo Cannes este año para tener en consideración las películas que vayan a presentarse en dicho festival.

La polémica sobre sí las películas producidas por una plataforma streaming deben formar parte de la selección oficial de un festival o ser nominadas a premios de cine no es nueva y muchos han sido los realizadores que se han manifestado al respecto. Christopher Nolan en una entrevista dada a Variety -en la que le preguntaron sobre lo que piensa acerca de Netflix- argumentaba: “Veo al cine y la televisión como algo diferente, pero el pensamiento actualmente es que pueden converger y convertirse en lo mismo. Un escenario en el que las películas y la televisión son cada vez más similares, eleva a la televisión pero rebaja a las películas”. Así Nolan, tomaba postura sobre Netflix y su modelo de producción. Luego pediría disculpas, pero manteniendo su visión acerca de lo que es y debe ser considerado cine.

Quentin Tarantino es otro cineasta que no está de acuerdo con el auge de Netflix. El director declaró en algún momento que: “No estoy emocionado con el streaming, en lo absoluto. Me gusta algo real o tangible. Y además, no soporto ver películas en una laptop”. En otra entrevista para The Playlist declararía las razones por las que no le gusta Netflix, aferrándose a los DVDs y VHS que colecciona. Netflix no es tangible y por ende, no es real para Tarantino.

La mayor polémica se desataría durante la septuagésima edición del Festival de Cannes. Cuando Pedro Almodóvar -Presidente del jurado de la edición número 70 de Cannes- dio su opinión acerca del recibimiento de dos películas de Netflix en dicho festival. El realizador de clásicos como Mujeres al borde de un ataque de nervios (1988) enfatizó que: “Las plataformas digitales son una nueva forma de ofrecer contenidos, lo cual en principio es bueno y enriquecedor”. Sin embargo, su declaración seguiría con: “Para mí sería una enorme paradoja que la Palma de Oro de este Festival de Cannes, o cualquier otro premio, no se pudiera ver en salas. Pero me da la impresión que mientras siga vivo, defenderé algo que muchos jóvenes ahora mismo no conocen: la capacidad de hipnosis que tiene una gran pantalla frente al espectador”.

Estas declaraciones fueron recibidas de manera muy dura por Netflix y los realizadores de las películas Okja y The Meyerowitz Stories (New and Selected) que estuvieron presentes en el festival. Hay que solo recordar la frase de Tilda Swinton, protagonista de Okja en la rueda de prensa de la película: Seamos sinceros, hay miles de maravillosas películas que pasan por Cannes y que después la gente nunca tiene la oportunidad de ver en cines”. Si tomamos las palabras de Swinton y las llevamos al contexto de países como Venezuela, donde muchas películas que pasan por estos festivales no son estrenadas en las salas de cine, pero sí pirateadas, le dan la razón total a la actriz británica.

Netflix responde a sus detractores

Netflix no tardaría mucho tiempo en responder a las “críticas” que tuvo Pedro Almodóvar en la rueda de prensa de la edición 70 de Cannes. Ted Sarandos, Director de contenido de Netflix, sería el que respondería las críticas diciendo que: “Las nuevas tecnologías no restan. La televisión no acabó con la radio y los videojuegos no han hundido al cine ni a la propia televisión. Lo que hacemos es dar al usuario la posibilidad de ver películas que, de otro modo, no vería nunca. (…) Nadie nos puede acusar de no defender al cine de autor. Hemos venido aquí porque este es el sitio de prestigio del cine y en las películas que apoyamos damos total libertad al director. Nuestro negocio no es hacer taquilla el primer fin de semana, sino producir calidad que el espectador aprecie y recomiende a otros suscriptores. Haciendo una pausa se pregunta Sarandos. ¿Qué gran estudio hoy habría producido una película como Okja con un presupuesto de 50 millones que trata de un supercerdo y una niña? Ninguno. Ellos sólo apuestan a no perder. Cosa que nosotros no hacemos”.

La intervención de Sarandos cerraría con una frase incendiaria: “Nosotros no hacemos cine para la pantalla grande, sino para la pantalla. Punto. Importa la calidad de la imagen y ahí no cedemos. Siempre será mejor ver cine en una pantalla pequeña que no verlo en absoluto”. La postura de Sarandos ante la crítica de Almodóvar fue tajante, directa y sabíamos que en algún momento desataría otra polémica.

Netflix y la edición 71 del Festival de Cannes

Festival de Cannes 2018

Ya ha pasado casi un año desde el encontronazo entre Netflix, el Festival de Cannes y el jurado presidido por Pedro Almodóvar. Sin embargo, este año hay otra polémica. En la edición 70 de Cannes se comentó que se iba a hacer efectiva una nueva normativa para la edición del año 2018. En dicha norma se exige que para poder entrar en cualquiera de las categorías del certamen, los realizadores y sus películas debían hacer un recorrido por las salas de cine de Francia, además de comprometerse que las películas no serán exhibidas en plataformas digitales hasta 36 meses después de su estreno.

Netflix tomó la decisión de no llevar ninguna película a la edición 71 de Cannes, a pesar de que los organizadores del festival “estaban emocionados de volver a recibirlos”. El escándalo se da, en primer lugar porque la política de Netflix es la de estrenar todo su contenido directamente en su plataforma, aunque lo hicieran en paralelo con la exhibición en salas. Lo que realmente golpea a Netflix es que le exijan que tiene que esperar 36 meses para estrenar sus películas en su plataforma.

Ante la negativa de Netflix de estrenar en las salas francesas por lo injusta que es la ley francesa; el festival le ofreció a la plataforma digital participar fuera de concurso y la decisión de no presentarse en la edición de Cannes de este año por parte de Netflix fue categórica y tajante. Dejando a autores como Alfonso Cuarón, Jeremy Saulnier, Paul Greengrass y al fallecido Orson Welles sin opción de tener sus filmes exhibidos.

Ante toda esta vorágine de problemas, Ted Sarandos ha sido entrevistado en Variety y aclara varios puntos con respecto a la no participación de Netflix en el Festival de Cannes. Cuando le preguntan sobre la decisión de no presentar ninguna película, él responde: “Bueno, no fue nuestra decisión. Thierry anunció el cambio en sus reglas de calificación que requiere que una película tenga distribución en Francia para entrar, lo cual es completamente contrario al espíritu de cualquier festival de cine en el mundo. Los festivales de cine ayudan a que las películas sean descubiertas para que puedan ser distribuidas. De acuerdo con estas reglas, no podríamos lanzar nuestras películas el mismo día para el mundo entero, como hemos lanzado casi 100 películas en los últimos años. Y si lo hiciéramos, tendríamos que retener esa película de los suscriptores franceses durante tres años según la ley francesa. Por lo tanto, nuestras películas no están calificadas para la competencia del Festival de Cine de Cannes”.

De esta manera, la edición 71 del Festival de Cannes no contará este año con la presencia de Netflix, al menos en la exhibición de películas y esto no parece afectar para nada al gigante del streaming. El que está preocupado por la cantidad de realizadores que no van a presentar películas en el festival por ser de Netflix, es Thierry Frémaux, director del Festival de Cannes, que ha intentado mediar y llegar a un acuerdo para que Netflix cambie de idea. Sin embargo, sus declaraciones parecen echar más leña al fuego que de realmente querer llegar a buen puerto.

“Ambos tenemos un problema. Netflix tiene un modelo económico que no quiere cambiar y Francia tiene una regla que exige que las películas se estrenen en cines. El año pasado vinieron pero, después, se negaron a lanzar sus filmes en salas de cine. Este año, les hemos dicho: “Cuidado, existe esta regla”. Podrían haber dicho que no habría problema y que irían fuera de competición, o que para la película de Alfonso Cuarón harían una excepción y aceptarían su estreno en Francia. Me hubiese encantado y continuaré rogándoles para que lo hagan. Serían tratados como héroes.

Les estoy pidiendo que acepten esa regla. Exhiben docenas y docenas de películas cada año en Netflix. ¿No podrían estrenar tan sólo una en cines cada año en Francia para poder venir a Cannes? Si vas a China, tienes que enfrentarte a la censura. No puedes exhibir todo lo que quieras allí. Cada país tiene sus peculiaridades. La peculiaridad de Francia es que pide a Cannes que sólo programe películas en competición que sean libres de ser exhibidas en salas de cine. La consecuencia cronológica es que se estrene tres años más tarde. Por supuesto, es absurdo. A título personal, creo que es tiempo de cambiarlo, pero, ahora, en 2018, estamos donde estamos.”

Con la selección oficial del festival presentada y a menos de un mes para que arranque la nueva edición del Festival de Cannes; las esperanzas de ver Roma, Norway o The Other Side of the Wind exhibidas en este evento son nulas. Una pena porque son tres películas de tres autores que ya forman parte de lo más alto del reconocimiento cinematográfico.

Netflix no se equivoca al no aceptar las reglas del festival. Más al saber que día tras día son más los realizadores los que son producidos y distribuidos por este tipo de plataformas. Se podrá estar de acuerdo o no con la producción de Netflix, incluso decir que es televisión o que el cine solo es cine si se ve en una sala rodeado de otras personas.

Sin embargo, hay una cosa que hay que tener en cuenta y que no se puede negar. Hoy por hoy los únicos que están apostando por el cine de autor o dándole la libertad de hacer lo que deseen a los realizadores son estas plataformas de streaming y no los estudios tradicionales. Sólo hay que ver los próximos trabajos de los Coen, Scorsese, Chazelle, Fincher, Winding Refn, realizadores que han apostado por trabajar con distintas plataformas digitales.

Al final del día, la gran perdedora no es Netflix por negarse a ir bajo las reglas del Festival de Cannes. Es este último al no entender las transformaciones que se han dado y seguirán dándose en el mundo cinematográfico. Lo que le espera al Festival de Cannes es un cambio de formato, ya que el alcance de las plataformas digitales está llegando a un nivel que abarca más de lo que podríamos haber imaginado hace diez años. Entre tanto, Netflix ha tomado la decisión de comprar salas de cine para poder zanjar los problemas con los festivales y poder lanzar sus películas en los principales eventos cinematográficos del mundo.

Tan solo queda ver si Netflix con esta decisión, entra en el sistema de reglas de los festivales o si esto da pie a crear un festival propio en el que las reglas sean más flexibles con el contenido que se pueda mostrar. Sea como sea, el universo audiovisual está cambiando y el debate está a la orden del día. Para algunos supone el fin del cine como lo conocemos y otros lo vemos como una ampliación del quehacer cinematográfico en sí mismo.

OFFRET

abr-21-2018, por cinefilo

 

Título: Offret

MV5BNzQ2MTE5YTYtMWU0Yi00NzkxLTk0ZmItNTVhYTJhODc0MzA3L2ltYWdlXkEyXkFqcGdeQXVyMjUzOTY1NTc@._V1_

Año: 1986

Duración: 145 min.

País: Suecia, Reino Unido, Francia

Dirección & Guion: Andrei Tarkovsky

Música: J.S. Bach

Fotografía: Sven Nykvist

Reparto: Erland Josephson, Susan Fleetwood,

Valerie Mairesse, Allan Edwall,

Productora: Argos, Svenska Filminstitutet

Género: Drama