Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

El rincón de Javier C.: Luces Rojas



 El estreno de esta semana es Luces Rojas, sin ninguna duda, puede que haya películas con más calidad, pero el hecho de que sea Rodrigo Cortés el director y su gran reparto, hacen de la película una apuesta muy interesante. De esta película tendremos dos críticas, la primera viene de la mano de nuestro colaborador Javier C. y mañana colgaremos la segunda. Disfrutadla.

Resulta curiosa la habilidad con la cual el aún joven Rodrigo Cortés ha entrado en Hollywood tras dirigir sólo una película bajo el total amparo de la madre patria. Enterrado lo situó de golpe en la cima del gran cine, y para esta Luces rojas ya puede contar, tan tranquilamente, con actores como Robert De Niro, Sigourney Weaver o Cillian Murphy. Lo cual es un lujo, se mire como se mire.

Por desgracia, creo que es ésta una película fallida. El final, en cierto modo listo para que resulte una sorpresa, echa por tierra casi todos los temas planteados a lo largo del metraje. El guión flaquea también en otros puntos cruciales, y sólo el talento natural y potente de Cortés para los diálogos –salpicados de inteligencia y de humor– hace que la cosa funcione mejor de lo que promete la trama en sí misma.

Los actores se limitan a cumplir con mucho talento (ninguno se entrega al papel de sus vidas, desde luego), pero en este caso no es poco lo que aportan. S. Weaver está, como siempre, perfecta: hasta preguntando dónde está el lavabo sabe hacer que te estremezcas. Le da alas a un personaje que no daba para mucho, pero que con ella se agiganta y funciona muy bien. Cillian Murphy también borda lo encomendado, pues es él el eje temático de lo que sucede,  y Robert de Niro deja de lado sus tics ya usuales (si se debe a la dirección de Cortés, sería un punto a favor), y consigue darle mucha fuerza al médium misterioso que parece controlarlo todo desde la sombra.

La película, por lo demás, no aburre en ningún momento. Es solvente en el sentido de que le da al espectador dos horas bien hechas, inteligentes, y con una tensión que va en aumento de manera precisa y gradual. Pero nada más. Hace lo que tiene que hacer, y no consigue, por desgracia, llevarnos demasiado lejos. Le faltan, en cierto modo, ambición y amplitud de miras; pero, por otra parte, sí quiere ir más lejos, y dejar abierta una puerta a las interpretaciones simbólicas. El mensaje ése que lanza de “asume lo que eres” aquí carece de mayor trascendencia, y ahoga –encima– cualquier asomo de enfocar la película desde otra perspectiva.

Sin ser una mala película, que no lo es en absoluto, tiene uno la impresión de que sí es un paso atrás. No llega al nivel de Enterrado, desde luego. Ni presagia, a priori, una futura obra maestra, como sí le pasó a Nolan cuando dirigió la también fallida (pero brillante) El truco final, con la que Luces rojas guarda varios paralelismos en su desarrollo. No obstante, Cortés tiene mano y sabe desenvolverse muy bien. Habrá que ver por dónde tira en su próximo proyecto. Puede que las cosas no le salgan bien; pero talento no le falta.

Nota: 6

Escriba un comentario