Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Zero Dark Thirty



Tenía muchas ganas de ver como había afectado el Oscar ganado por The Hurt Locker (2011) a Kathryn Bige­low y, como iba a influir la forma de hacer cine de la directora a una historia con tantos interrogantes como la que nos cuentan en Zero Dark Thirty (2012).

El resultado: posiblemente la película más dura y mejor hecha de este año; candidata clara a los Oscar y fiel a la historia que nos han contado sobre la operación del 1 de Mayo de 2011.

Bigelow nos presenta una historia que nos recuerda a un documental donde el espectador es el propio narrador y dividida en capítulos como si de una obra literaria se tratase, con saltos en el tiempo que van desde el 2001 hasta la noche del 1 de Mayo, pasando por las torturas en Bagram y cárceles secretas de la CIA, donde se muestra la parte más dura de la cinta. Los atentados del 11-S son el punto de partida donde a continuación se nos presentará a la genial Maya (Jessica Chastain) una analista de la CIA que, nos recuerda irremediablemente a una Carrie Mathison (Claire Danes, Homeland) más estable emocionalmente, y la historia de como ésta va cambiando con el paso del tiempo con la frustración de estar persiguiendo un fantasma.

There are two narratives about the location of Osama bin Laden. The one that you’re most familiar with is that UBL is hiding in a cave in the tribal areas, that he’s surrounded by a large contingent of loyal fighters. But that narrative is pre-9/11 understanding of UBL. The second narrative, that he’s living in a city, living in a city with multiple points of egress and entry, access to communications, so that he can keep in touch with the organization.You can’t run a global network of interconnected cells from a cave. - Maya (Jessica Chastain)

Una cinta que, resume de forma casi metafórica la obsesión que durante diez años soportaron los servicios de inteligencia de medio mundo, y en especial de los Estados Unidos y en esta línea, el momento clave del filme se presenta con el final que todos conocemos y como la operación que, se supone debía ser milimétrica, resulta un desastre en la ejecución (la vida real es lo que tiene) aunque con el objetivo cumplido.

Quizá la imagen más desgarradora y representativa de la cinta es el último fotograma en el que se ve la mirada perdida de Maya sin otro propósito ni lugar al que ir una vez cumplido el objetivo de la obsesión que nos plantea Bigelow en Zero Dark Thirty.

Una obra maestra que dará mucho que hablar en los Oscar y que junto con The Hurt Locker consagra a Bigleow como la directora de cine contemporáneo del momento a la altura de los más grandes y a una genial Jessica Chastain irreconocible hasta ahora.

Escriba un comentario