Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

La invención de Hugo Cabret



Hugo

La invención de Hugo Cabret (2011) es la película que Martin Scorsese adaptó al cine a partir del libro del mismo nombre de Brian Selznick. Es una oda a la magia del cine, al ingenio humano y a la búsqueda del sentido de propósito.

Hugo Cabret es un huérfano que vive solo en la estación de trenes Gare Montparnasse en París, durante los años treinta. Fue adoptado por su tío, el relojero oficial de la estación, y en su ausencia, ahora se encarga de dar cuerda a los relojes. Vive en un apartamento oscuro para empleados del que casi todos se han olvidado y en él mantiene un autómata que su padre, un relojero difunto interpretado por Jude Law, había encontrado tiempo atrás.

Lo ha estado arreglando con piezas de juguetes que ha robado de una pequeña tienda en el interior de la estación, pero para darle vida a la creatura necesita una llave en forma de corazón. Sin ella no funcionaría correctamente, pero a medida que se desarrolla una aventura con la ahijada del dueño de la juguetería descubrirá que no sólo las piezas están a su alcance sino que el mensaje del autómata incluye una pista que se convertiría en una puerta a la historia del origen del cine. Revelar más de la trama aquí sería decir demasiado.

Resolver el enigma que cree que el autómata de su padre esconde es simplemente el método que Hugo utiliza para descubrir cuál es el sentido que tiene su vida, haciendo una analogía entre máquina y hombre: Maybe that’s why a broken machine always makes me a little sad, because it isn’t able to do what it was meant to do… Maybe it’s the same with people. If you lose your purpose… it’s like you’re broken.

De alguna manera, Hugo es tan diferente de la obra central de Scorsese porque no es un drama como lo fue Taxi Driver o Goodfellas, sino una recreación de su propia vida y su idea del arte en las películas. El director, que además es historiador del cine, nos lleva a los días del origen del cinematógrafo, cuando a manos de algunas mentes brillantes como la de Georges Méliès dejó de ser un simple vehículo para reproducir la realidad, como lo utilizaron los hermanos Lumière, y se convirtió en un medio de transporte a otros mundos: desde el fondo del mar hasta el suelo de la luna, en el que quizá es su corto más famoso, Le voyage dans la lune, de 1902.

En manos de Scorsese el 3D se convierte en una nueva adaptación de la técnica al viejo arte que incluso antes del cinematógrafo se practicaba bajo la carpa de un circo, en una orquesta o un teatro. Y en todo momento, a través de Hugo Cabret y los personajes con los que se encuentra, Scorsese nos pide que no nos olvidemos de él.

Hugo

Escriba un comentario