Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Crítica | Chronicle (2012)



Imagínate tener un padre borracho que te maltrata, unos compañeros que te hacen bullying y mobbing, unos vecinos que te atracan y una madre moribunda. Imagínate no tener amigos. Imagínate no tener el menor tipo de éxito. Y ahora imagínate lograr un poder que te vuelve el ser más fuerte del planeta. No, no estoy hablando de una nueva película de Hulk, si no de Chronicle, la película de Josh Trank.

En Chronicle los poderes están ahí, cuando tres jóvenes completamente diferentes se encuentran con un aparato misterioso durante una rave y se despiertan capaces de controlar objetos con la mente: Andrew (Dane DeHaan), un joven de familia de clase baja con un padre en paro y alcohólico que le maltrata; Matt (Alex Russell), primo de Andrew, y lo más parecido que tiene éste a un amigo y Steve (Michael B. Jordan), el chico popular bueno en todo. Los tres empezarán a descubrir sus poderes al tiempo que Andrew empieza a salir del cascarón en el que se ha encerrado durante toda su vida y logra algo de popularidad, pero la vida no es de color de rosa y nunca da facilidades. Poco a poco las personalidades del grupo empiezan a chocar y las diferentes situaciones de cada uno creará un abismo en su relación, dando lugar a un final devastador.

Ahí es donde está de verdad el punto de la película. Hay chicos, hay fiestas, hay humor y hay poderes, pero el mensaje de la película se centra en lo cruel que es el mundo para alguna gente. Lo dura que es su vida y lo mucho que han de sufrir en el día a día, y cómo eso puede convertir hasta a la más buena de las personas.

Trank se decide para contar el film con un estilo “cámara en mano” como ya hemos visto en las dos películas de la saga REC, siendo ésta una de las veces que más me ha gustado su uso. Al tiempo que te sientes parte del grupo de amigos funciona como elemento de la personalidad de Andrew que siente la necesidad de llevarla a todas partes, creando una barrera entre él y el resto del mundo. Hay que tener en cuenta al ver la película que los medios con los que se contaban no eran precisamente holgados, y aun así los efectos especiales están perfectamente logrados, especialmente en el último cuarto de hora, que haría aplaudir a Katsuhiro Otomo y empequeñecer a los hermanos Wachowski -Matrix Revolution, cuanto daño hiciste a la saga-.

En resumidas cuentas, Chronicle es una película muy interesante que puede echar para atrás a más de uno que vea una sinopsis de “tres chicos de instituto que consiguen superpoderes”. Salí gratamente sorprendido del cine después de la hora y veinte que dura el film. Os lo recomiendo.

Escriba un comentario