Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

La femme aux 5 éléphants, con traductora en primer plano



Pedaleando en la bici de spinning delante de la tele, he visto por fin una película muy recomendada en listas de traducción españolas y francesas, La femme aux 5 éléphants. Me la compré en amazon.fr y me llegó en dos o tres días. Parece que se puede comprar en inglés en amazon.com. Vaya por delante que me ha gustado mucho. ¡De lo contrario no hablaría de ella, claro! Cuenta la vida de Svetlana Geier, la traductora de Dostoievski al alemán, contada por ella misma. La hizo el realizador alemán afincado en Suiza Vadim Jendreyko en 2009, con el título de Die Frau mit den 5 Elefanten y se estrenó en Francia en 2010.

Toda la película transmite reflexión, calma, suavidad, sencillez; todo lo contrario de lo que presentan ciertas películas americanas o americanófilas actuales. Una casa llena de libros, una taza de té, una máquina de escribir y un lápiz, además de un par de colaboradores para picar la traducción y leerla en voz alta es casi todo lo que necesita esta anciana de pelo perfectamente blanco y espalda muy curvada para su trabajo, además del calor de su gran familia y los ingredientes de los exquisitos platos que les prepara cuando la visitan.

Su vida no fue fácil, ni mucho menos. Nació en 1923 en Kiev y fue la hija única de una familia rusa sencilla. Su padre fue hecho prisionero como enemigo del pueblo por las fuerzas de Stalin, aunque tuvo la suerte de ser liberado y pudo vivir, muy enfermo debido a las torturas y las malas condiciones que tuvo que soportar, durante algo más de un año en libertad. Su madre la apuntó a clases de alemán y francés desde pequeña, con la idea de que saber idiomas le sería muy útil. Durante la ocupación nazi, Svetlana vivió el asesinato de su mejor amiga y muchas penalidades, pero pudo trabajar como intérprete en el Instituto Geológico de la Academia de Ciencias. Los años siguientes a la liberación son muy difíciles, pero Svetlana y su madre salen adelante. Consiguen trasladarse a Berlín en 1944.

A pesar de las dificultades, consigue realizar diferentes estudios relacionados con la lengua alemana y la literatura, se casa (se separará en 1962) y tiene dos hijos. En 1957, empieza a traducir literatura rusa al alemán y también a dar clases en la Universidad de Karlsruhe, al suroeste de Alemania. Serán las dos actividades, traductora y profesora, que realizará durante toda su vida, aunque en diferentes lugares. En 1992, la editorial Ammann le encarga la tarea de traducir las grandes obras de Dostoievski, los cinco elefantes, labor que la mantiene ocupada durante nada menos que quince años: Crimen y castigo, El idiota, Los demonios, Los hermanos Karamazov y El adolescente. En 2007, regresa a Ucrania, de donde se había marchado en 1943. Sigue traduciendo hasta su fallecimiento, en 2010, a los 87 años, un mes después de que se estrenara esta película. Además de estas cinco obras, tradujo otras novelas de Dostoievski y también a otros autores rusos, como Pushkin, Gogol, Tolstoi y muchos otros.

Para traducir, hay que levantar la nariz del texto, dice Svetlana. Hay que levantar la vista del libro y ver el texto en su conjunto, no solo las frases y las palabras. Para traducir una obra, después de su lectura previa, dicta la traducción a una amiga, que la escribe a máquina. Otro amigo se encarga de leérsela en voz alta una vez terminada y de hacerle sugerencias, para corregir el texto. Es emotivo escuchar los comentarios de la traductora cuando este amigo intenta que cambie algo que a ella no le parece que haya que cambiar «porque eso no está en el original». Su respeto por el texto original es exquisito, como debe ser.

Bueno, no quiero contaros nada más, solo que vale la pena ver esta película y deleitarse con el amor por la traducción de esta mujer luchadora.

Escriba un comentario