Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Roger Waters: The Wall Live (2012)



Por: Renan López

Todavía  recuerdo al buen Lalo, cuando me dio el primer disco de  Pink Floyd  que llego a mis manos.  Estábamos echando un par de chelas  y   se extasiaba al contarme la  sensación que  sentía cada  vez  que escuchaba  a Roger Waters, David Guillmour, Richard Wright  y Nick  Mason. Me decía: “no necesitas de mota  ni de nada, para poder darte  un viaje, solo apagas las luces, te recuestas en tu cama  y pones el disco y  te das  un viajesote”.

Yo la verdad, me mostraba un poco escéptico  e incrédulo  con tales afirmaciones,  hasta que un día  llegue  de la escuela, apague las luces, me recosté y puse el disco que mi camarada  me  había  obsequiado.

Lo único que puedo decir ante tal experiencia, es que esa noche  fue amor a primera escucha. Nunca había  conocido a algún  conjunto que  fuera tan maravilloso, y  que  ejecutara  con gran majestuosidad y excelsitud cada pieza. Su experimentación  con  secuencias, sonidos y la vorágine que plasman a cada tema, me hicieron transportarme aun sin  fin de lugares, recordar  vivencias y sobre todo  volverme amante  de tan grandiosa banda.

Pasado cierto tiempo, me clave mucho con  Roger Waters, quien fuera  líder, verdugo y compositor más ilustre.  Su personalidad enigmática, atormentada  y genialidad, me hicieron identificarme  con tan peculiar personaje.

Hoy a  casi 10 años  de tan dichosa  anécdota   y  a menos de dos meses de  que el maestro  Waters pise nuevamente  tierras aztecas,  don Rogelio hizo gala de  su majestuosidad  en Chile  como parte del inicio de su gira mundial The Wall Live, por  Suramérica.

La cita fue en el Estadio Nacional de  Santiago,  en donde  más 50 mil almas, abarrotaron el inmueble, para presenciar la opera de rock  sinfónico del  británico.

Fiel a  su  espectacular propuesta audiovisual y al implemento de la más alta tecnología, Waters, conmociono y extasió  al público con su apoteósico show de mensaje anticapitalista del disco más vendido de la década de los setenta: The Wall.

A sus 69 años el ex bajista  de Pink Floyd congratuló y deleito a los asistentes dando inicio con la potentísima In “The Flesh”, seguido de la antibelicista de “The Thin Ice”, en donde  se proyectaron  fotografías de soldados, víctimas y activistas fallecidos.

Tras el fabuloso preludio, el muro se tiño de rojo  para dar la bienvenida al himno por excelencia en contra  de la opresión  estudiantil  “The  Happiest Days of Our Lives” y “Another Brick in The Wall”, acompañado por la botarga  gigantesca en alusión al dictador profesor.

Acompañado de excelentes músicos  y con sonido cuadrafónico que todo lo envolvía, Waters, siguió  con la travesía de éxitos, interpretando “Mother”, “Goodbye Blue Sky”, “Empty Espaces”, y cerrando la primera parte del show  con “Goodbye Cruel World”.

 

Después de 30   minutos de  descanso, la locura  regreso con la  depresiva y melancólica  “Hey You” , “Is There Anybody Out There”  y “Nobody Home” mostrando a Waters sentado en la butaca de un pequeño  salón, en medio del imponente muro blanco.

El clímax llegó con la  solemne “Confortably Numb”, siendo el preludio  de  la despedida  que  se avecinaba  para cerrar con broche de oro   con los temas Run Like  Hell Y The Trial  derribando  totalmente el  muro ante la sorpresa de los asistentes.

Roger Waters ofrecerá  otra presentación  en Santiago de Chile, para proseguir con la gira The Wall Live, en Argentina -con 9 fechas agotadas-, Brasil y –gracias a dios- México  en donde cautivara  por segunda  ocasión  a los fanáticos mexicanos.

 

 

000—000—000

Escriba un comentario