Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Sherlock Holmes 2 SIN PENA NI GLORIA, por Alfonso Molina



Con un estilo narrativo moderno no exento de cierto efectismo, Guy Ritchie se aventuró hace dos años a desarrollar una visión actual de un personaje tan clásico como Sherlock Holmes, decenas de veces adaptado en el cine y la televisión, con el audaz protagonismo de Robert Downey Jr. y Jude Law. Un verdadero reto del cual salió con buena fortuna. Logró proponer su óptica alrededor de un  investigador devenido en modelo de inteligencia y sagacidad. Al éxito anterior opone ahora su Sherlock Holmes 2: un juego de sombras, con suerte más bien irregular. Al lado de escenas muy bien logradas se encuentran otras sin sustento estético o dramático. Para llegar a lo mejor del film —las secuencias de lógica y planificación de sus acciones y la partida de ajedrez, en su segunda parte— hay que atravesar unos aburridos sesenta minutos marcados por las escenas de acción, los efectos especiales y un intercambio de diálogos desconcertantes entre el detective inglés y su amigo Watson.  ¿Qué pasó con la visión actualizadora, con un inteligente tono humorístico, que existía en su primera adaptación? Pregunta sin respuesta.

Autor de obras poco convencionales como RocknRolla (2008), Revólver (2005) y Cerdos y diamantes (2000), entre otras, el cineasta inglés ha definido un estilo irreverente y dinámico, cercano al lenguaje del clip musical. Su gran fracaso había sido Swept Away (2002), lamentable remake, con Madonna, su esposa de entonces, del film italiano Travolti da un insolito destino nell’azzurro mare d’agosto (1974), de Lina Werrtmûller. En el caso de su segunda aproximación al personaje de sir Arthur Conan Doyle, se torna difícil descifrar la idea central del film, escondida tras un ropaje de efectos especiales. Los fastuosos valores de producción conforman un entorno de lujo pero impuiden que se perfile un planteamiento. Al rato el espectador termina simplemente aceptando las extravagancias de Holmes y la sumisión de su médico amigo. Ritchie sustituye el misterio y la agudeza por un conjunto de acrobacias desorientadas que pretende establecer un estilo personal.

La trama comienza con un violento atentado en Londres, que torna sospechoso a Moriarty, el gran enemigo de Holmes, y da inicio a la investigación de los héroes londinenses tras las pistas de un complot internacional que involucra el tráfico de armas que los lleva a Francia y Alemania. El seguimiento del caso no es complejo sino complicado. No existe secuencia lógica entre peleas, persecuciones, atuendos, borracheras y “muertes interruptus” hasta un final que ofrece algunas escenas inteligentes. Holmes y Watson se desdibujan en situaciones dramáticas que coquetean con el público homosexual, sin atreverse a dar el salto dignamente. Por su parte, Moriarty, verdadero genio del crimen y personaje fundamental en los textos de Conan Doyle, queda reducido a una caricatura de terrorista elegante. Y el personaje de la gitana es apenas un estereotipo. Se evidencia claramente severos problemas de guión y de realización.

Ritchie contó con el talento interpretativo de Robert Doeney Jr., Jude Law, Noomi Rapace, Stephen Fry y Jared Harris, la magnífica fotografía de Phiippe Rousselot, el ágil montaje de James Herbert y la minuciosa dirección de arte de Sarah Greenwood, pero no pudo enderezar los entuertos del guión de Kieran Mulroney y Michele Mulroney. Un espectador exigente comienza a echar de menos aquellas adaptaciones menos “innovadoras” pero más fieles al agudo homenaje a la inteligencia que rindió un autor clásico a través de sus personajes medulares. Otra vez será.

SHERLOCK HOLMES 2 (Sherlock Holmes 2: a game of shadows) EEUU, 2011. Dirección: Guy Ritchie. Guión: Kieran Mulroney y Michele Mulroney, sobre los personajes creados por Arthur Conan Doyle. Producción: Susan Downey, Gary Goetzman, Dan Lin, Joel Silver y Lionel Wigram. Fotografía: Philippe Rousselot. Montaje: James Herbert. Música: Hans Zimmer. Dirección de arte: Sarah Greenwood. Elenco: Robert Downey Jr., Jude Law, Noomi Rapace, Stephen Fry, Jared Harris, Rachel McAdams, Eddie Marsan, Kelly Reilly. Distribución: Cinematográfica Blancica.

Escriba un comentario