Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Skayfall, el reinicio



SKYFALL despide a un personaje clave y recupera otros con nuevos rostros

SKYFALL despide a un personaje clave y recupera otros con nuevos rostros

Bond, James Bond cumple 50. Medio siglo de aventuras. Medio siglo salvando al mundo con un smoking por supertraje y uno que otro artilugio que incluso Batman, el hombre murcielago, envidiaria. Porque Bond es un poco eso. Un superheroe hecho a la medida de la Guerra Fria, del ego masculino y deseos femeninos.

Un superheroe que como el Linterna Verde de DC Comics ha ido cambiando de rostro y actitudes. Que Sean Connery es el 007 mitico, no queda duda. Dio forma en el cine a un nuevo arquetipo. Los trazos de Ian Fleming saltaron a la estratosfera con la (re)creacion de actor escoces. Luego vino el malogrado George Lazenby, a quien el san benito del peor Bond le acompanara por siempre, y eso que en su defensa hay que decir, le toco interpretar el episodio mas oscuro en la historia del paladin del MI6 con un guion que no acababa de entenderse a si mismo. El Santo, Roger Moore, aporto encanto a mares e incluso dosis de comedia inesperadas. En retrospectiva, sus peliculas dejan no pocas sonrisas en el camino y mucho encanto pop.

La era de Timothy Dalton es un tanto nebulosa –esos guiones daban para muy poco-; como haciendo tiempo para que finalmente Pierce Brosnan se hiciera con el personaje. Y asi lo hizo en cuatro largometrajes, incluyendo la controversial Muere otro dia (2002) de Lee Tamahori que abria la puerta al espacio digital, ofrecia una narrativa mas acorde con los tiempos, lanzaba una companera tan peligrosa para el agente por su efectividad y atractivo: Jinx Johnson (Halle Berry) y le servia al interprete de pirotecnica despedida.

Con Daniel Craig subido al tren de los complots internacionales, finalmente Bond se miro a si mismo.

La trilogia que ya se alcanza con Skyfall (2012) ha revuelto un poco las tripas a este subdito de su majestad. Enamorado, descorazonado, en duelo vengador y finalmente huerfano de padre, madre y mas.

El Bond de Craig ha sido corporalmente el mas hermetico en gestos y brutalmente letal; pero tambien el mas dado a compartir sentimientos. Curiosamente en esta ultima entrega, esa escalada emocional se ha interrumpido a mitad de metraje. Bond se desvanece y es devorado por los dientes de Silva (Javier Bardem).

La refundacion de la saga del Agente 007 ocupa tiempo y mucho. Y un tanto mas esa inesperada cesion de protagonismo al villano de turno, que con perdon de Bardem, no esta a la altura de su talento.

Su malvado entre malvados es solo un enunciado de guion que le sirve a Bardem para hacerse de un nuevo peinado imposible (como en los tiempos de su terrible Anton Chigurh, VILLANO con mayusculas) y de un asombroso giro de guion que le sirve la pelicula. Una vez aparece Silva, el Bond que hemos seguido importa muy poco. Lo que sigue es un drama familiar entre este y la descorazonada M.

Asi, como Bond, el Skyfall del titulo se desvanece como el rol del agente. Poco importa ya cuando emerge entre la bruma del norte, quedando como dato curioso de una cinta que ya debe terminar.

Aca, la intriga internacional se torna en ajuste de cuentas materno-filiales. Lo hace desde un entramado que bebe de las fuentes de El Silencio de los Inocentes, El Caballero Negro y en su sentido mas pop de la mismisma Los Vengadores –el comic sobrevolando una vez mas en este universo casi privado-.

Asi, toda tesis importante planteada por el film se desvanece. Las inquietantes y ambiguas consideraciones sobre el orden mundial que realiza una encendida M; o aquellas que inquietan el alma del heroe pasan a segundo plano. Todo aquel camino sembrado durante dos films y un cuarto de este acaban. El camino es otro.

Skyfall consigue calzar con esa nueva era por venir en el proximo episodio, ya por no hablar de un autentico reinicio con los “nuevos” convidados a bordo (estupendas adiciones hay que decirlo: Ralph Fiennes, Naomie Harris y Ben Whishaw).  Eso si, ha dejado tendido en el camino lo mejor que este Bond aporto a la saga, todo por ese afan pirotecnico que fagotiza al cine de masas.

Twitter: @cinemathon

Escriba un comentario