Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

En la muerte de Miguel Iglesias Bonns



Parece que no terminan de sucederse las malas noticias para el cine de género español. A las recientes muertes de Frank Braña, Lina Romay y Quique Camoiras se le une ahora la del cineasta catalán Miguel Iglesias Bonns, fallecido en su Barcelona natal a los 96 años de edad.

Nacido en la Ciudad Condal el 6 de junio de 1915, Iglesias Bonns fue uno de los principales baluartes del cine policiaco español en su vertiente barcelonesa, durante su edad de oro, allá por la década de los cincuenta. Suyos serían dos de los títulos capitales de esta corriente, El fugitivo de Amberes (1954) y, sobre todo, El cerco (1955).

Pero aparte de por su contribución al cine negro ibérico, la carrera de Iglesias también suele ser recordada por su asociación con dos de las principales productoras de cine genérico patrio de los sesenta y setenta: Balcázar y Profilmes. Para la primera rodaría en 1957 Destino: Estambul 68, un seudo-Bond coproducido en Italia en el que recuperaba parte de su gusto por los ambientes noir, proyectado en origen como una especie de remedo de Estambul 65 de su buen amigo Antonio Isasi-Isasmendi, quien, curiosamente había sido el mismo año el productor de su film Después del gran robo.

En cuanto a su periplo dentro de la denominada “Hammer española”, este se saldaría con un total de cinco cintas, la mayoría de ellas caracterizadas por su impronta aventurera. Tal sería el caso de Tarzán y el misterio de la jungla (1973), La diosa salvaje (1974), Kilma, reina de las amazonas (1975) y La maldición de la bestia (1975), uno de las más singulares entrega de la saga de Waldemar Daninsky que cuenta, además, con la particularidad de ser la única aventura en la que el desdichado licántropo creado e interpretado por Paul Naschy lograba curarse de su mal. La excepción que confirmaría la regla dentro de su recorrido en Profilms llegaría en 1976 con Desnuda inquietud, película que, como es fácil adivinar al decir su nombre, trataba de aprovecharse de los cambios sociopolíticos surgidos en el país tras la muerte de Franco.

Otros títulos a destacar dentro de una filmografía cercana a los cuarenta títulos serían Las hijas del Cid (1962), adaptación del llamado “Cantar de la afrenta de Corpes” del Cantar de mio Cid, el extraño fantastique Presagio (1970) o Barcelona Connection, thriller co-guionizado por José Luis Garci que pondría el punto y final a su carrera profesional en 1987 después de casi medio siglo de oficio.

Descanse en paz.

 

José Luis Salvador Estébenez

Escriba un comentario