Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

John Carter… de la Tierra



¿De dónde es? De la Tierra

¿De dónde es? De la Tierra

Comentario para el señor Andrew Stanton, director de esta última película de Disney que hoy llega a todas las salas de España con una distribución brutal, ni más ni menos que 643 copias. Normal que vaya a ser la película más taquillera del fin de semana.

Querido Stanton, todos te tenemos un aprecio muy especial, eres un director con dos Oscars a las espaldas por haber creado maravillas como Buscando a Nemo y WALL·E y se nota que lo tuyo es crear animación, magia, historias originales que calan en la gente de un modo grandioso.

¿Era necesario hacer lo que has hecho con John Carter? A mucha gente le gustará la película, de eso no cabe duda, a mí me desilusionó. Me pareció demasiado absurda. ¿Razones? Ahí voy.

Puedo entender que la película proviene de la adaptación de un cómic, puedo entender que le quisieras sacar el máximo partido a los efectos especiales, la escenografía y todo eso, pero ¿no te das cuenta de que el guion es más plano que las carreteras de La Mancha?

John Carter, un hombre que en 1865 y por azares del destino consigue teletransportarse hasta Marte. Suena interesante. Llega a Marte y, ¡¡Milagro!!, puede respirar (se lo acepto). Se da cuenta de que la gravedad no es la misma que en la Tierra y que puede realizar saltos olímpicos con tan solo dar un pasito (esto ya no me gusta tanto), de repente se encuentra con marcianos de tres metros de alto y en vez de acojonarse y morir de miedo, intenta luchar… (¿este tío es tonto?) y no quiero seguir, en el trailer se ve que luego se hace el líder y que tiene que salvar una civilización y todo eso…

Para mí, John Carter es una mezcla entre Star Wars y Prince of Persia. Lucha entre facciones marcianas que quedarán determinadas por la actuación de un hombre… de la Tierra, eso que quede muy claro, que es John Carter de la Tierra.

Le repito al señor Stanton que la película, visualmente es muy buena, pero ni los actores transmiten nada (ni el señor Taylor Kitsch, ni la señorita Lynn Collins consiguen crear empatía con el espectador), ni la historia llega a emocionarte, por lo que sales de la sala diciendo… Pues muy bien, a casita y a olvidar. Olvidar todo menos esa maldita frase… “Tú eres… John Carter de la Tierra”

 

Escriba un comentario