Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

“Descubriendo a mi hijo” (Crítica Enero 2019)



poster descubriendo a mi hijo baja.jpg

Un film con dirección y guión de  Savi Gabison, estrena en los cines de CABA, el próximo jueves 17 de enero. Ha tenido varias nominaciones: Festival de Cine de Venecia, galardonada por mejor director en la competencia Premio del público, además 14 nominaciones de la Academia del Cine Israelí y  premiada en el Festival de Cine de Jerusalén en la competencia Premio del público,  como mejor guion.

La película inicia con artillería emocional pesada, porque a los cinco minutos de empezar, en lo que aparenta ser un reencuentro de una pareja que hace veinte años  se ha separado, nos  enteramos que este empresario de Tel Aviv , interpretado por el actor Shai Avivi , quien ha viajado expresamente para concretar el almuerzo, se entera que cuando se separaron, ella estaba embarazada y que afrontó el rol de madre criando  a su hijo, a espaldas del padre, alegando que él le había manifestado su deseo de no concebir.

Es una película que despierta los sentidos y los planteos tienen la clara intención de provocar el desconcierto del público. Este hombre, maduro, soltero y sin hijos reconocidos,  hasta  ese momento, no duda ni por un segundo de lo que ella  dice y por el contrario, cuando se está acomodando a la noticia de ser padre, esta misma mujer cierra las primeras escenas con un  llanto desgarrador, imposible de reprimir, para confesarle que el hijo de ambos, con apenas 20 años, músico, interprete de piano, ha transcurrido un mes de su desaparición física tras sufrir un accidente automovilístico. Merece ser mencionada la actriz Neta Riskin, responsable de lograr junto al actor Shai Avivi recrear el  tsunami emocional capturado por la cámara.

Antes de continuar con la sinopsis, un guion potente e impecables actuaciones de todo el elenco, donde el espectador debe digerir como esta mujer madura pretende convencernos con total desparpajo, que no haberle comunicado la paternidad a él, fue la conducta correcta. Y su corolario es de parte de él, la naturalidad con que lo asume, sin reproches ni quejas.

De ahí en más se abre la caja de Pandora.  Este hombre siente la necesidad de conocer a ese hijo. La forma de cumplir con esta meta es recorrer los caminos por los que pasoó Adam, sintiendo que es la última chance para recuperar el tiempo de paternidad perdido.

Comparte el mundo de su hijo, conociendo el colegio al cual asistía, tiene que luchar consigo mismo, por la rebeldía que le inspiran  los docentes, al frente del colegio o las estructuras mentales rígidas de los padres de la novia, la novia de propiamente dicho. En este sentido, el mejor logro del libro, el cual fue premiado  y con el reconocimiento al director, quien sabe lo que quiere mostrar,  reflejando cómo los personajes se centran en su propio ego, no escuchan, y el abismo se va abriendo, la grieta emocional de quienes comparten el sufrimiento de la pérdida de un ser querido se va profundizando y queda en el espectador un debate abierto acerca de  las creencias sobre la vida y la muerte y/o sobre los prejuicios desembocando en la incomprensión y frustración.

Una película, amesetada por momentos, pero con un argumento que merece la pena ser visto, porque nos alerta acerca de los complicados mecanismos del ser humano de reaccionar a  situaciones límites en la vida.

Calificación 8/10

Diana Decunto para Es la Cuarta Pared y La Buataca Web
consignas.de.radio@gmail.com

Escriba un comentario

“Descubriendo a mi hijo” (Crítica Enero 2019)



poster descubriendo a mi hijo baja.jpg

Un film con dirección y guión de  Savi Gabison, estrena en los cines de CABA, el próximo jueves 17 de enero. Ha tenido varias nominaciones: Festival de Cine de Venecia, galardonada por mejor director en la competencia Premio del público, además 14 nominaciones de la Academia del Cine Israelí y  premiada en el Festival de Cine de Jerusalén en la competencia Premio del público,  como mejor guion.

La película inicia con artillería emocional pesada, porque a los cinco minutos de empezar, en lo que aparenta ser un reencuentro de una pareja que hace veinte años  se ha separado, nos  enteramos que este empresario de Tel Aviv , interpretado por el actor Shai Avivi , quien ha viajado expresamente para concretar el almuerzo, se entera que cuando se separaron, ella estaba embarazada y que afrontó el rol de madre criando  a su hijo, a espaldas del padre, alegando que él le había manifestado su deseo de no concebir.

Es una película que despierta los sentidos y los planteos tienen la clara intención de provocar el desconcierto del público. Este hombre, maduro, soltero y sin hijos reconocidos,  hasta  ese momento, no duda ni por un segundo de lo que ella  dice y por el contrario, cuando se está acomodando a la noticia de ser padre, esta misma mujer cierra las primeras escenas con un  llanto desgarrador, imposible de reprimir, para confesarle que el hijo de ambos, con apenas 20 años, músico, interprete de piano, ha transcurrido un mes de su desaparición física tras sufrir un accidente automovilístico. Merece ser mencionada la actriz Neta Riskin, responsable de lograr junto al actor Shai Avivi recrear el  tsunami emocional capturado por la cámara.

Antes de continuar con la sinopsis, un guion potente e impecables actuaciones de todo el elenco, donde el espectador debe digerir como esta mujer madura pretende convencernos con total desparpajo, que no haberle comunicado la paternidad a él, fue la conducta correcta. Y su corolario es de parte de él, la naturalidad con que lo asume, sin reproches ni quejas.

De ahí en más se abre la caja de Pandora.  Este hombre siente la necesidad de conocer a ese hijo. La forma de cumplir con esta meta es recorrer los caminos por los que pasoó Adam, sintiendo que es la última chance para recuperar el tiempo de paternidad perdido.

Comparte el mundo de su hijo, conociendo el colegio al cual asistía, tiene que luchar consigo mismo, por la rebeldía que le inspiran  los docentes, al frente del colegio o las estructuras mentales rígidas de los padres de la novia, la novia de propiamente dicho. En este sentido, el mejor logro del libro, el cual fue premiado  y con el reconocimiento al director, quien sabe lo que quiere mostrar,  reflejando cómo los personajes se centran en su propio ego, no escuchan, y el abismo se va abriendo, la grieta emocional de quienes comparten el sufrimiento de la pérdida de un ser querido se va profundizando y queda en el espectador un debate abierto acerca de  las creencias sobre la vida y la muerte y/o sobre los prejuicios desembocando en la incomprensión y frustración.

Una película, amesetada por momentos, pero con un argumento que merece la pena ser visto, porque nos alerta acerca de los complicados mecanismos del ser humano de reaccionar a  situaciones límites en la vida.

Calificación 8/10

Diana Decunto para Es la Cuarta Pared y La Buataca Web
consignas.de.radio@gmail.com

Escriba un comentario