Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Reseña: Sr. Holmes -Una leyenda atemporal-



d8b9abb40ae86763e76aeb056c77c1d0

Género: Drama
Impresión: Una interpretación más del famoso detective, esta vez aventurándose exitosamente fuera de su periodo e incluso de su autor original.

Esta fue una película que en su tiempo esperé con muchas ansias y luego resultó que tuvo un periodo de proyección muy corto que no me dio oportunidad de verla. Actualmente no fue sino hasta hace dos semanas que tuve oportunidad, pero decidí demorar más de lo usual esta entrada para poder considerar adecuadamente lo que acababa de observar. Normalmente me gusta tener las cosas frescas para poder construir cosas como la entrada de Thor, pero con Cartas de Van Gogh me doy cuenta que otros materiales, los que más me involucran emocionalmente, requieren que los deje reposar si quiero dar una opinión más racional (no objetiva, definitivamente no soy objetivo en mis reseñas ni pretendo serlo).

Basado en el libro «Un sencillo truco mental» de Mitch Collin, Sr. Holmes nos presenta al detective más famoso del mundo literario (interpretado por el genial Ian McKellen) en su décima década de vida, retirado de perseguir criminales a una casa junto a la costa donde pasa sus días cuidando abejas y sufriendo de las deficiencias mentales que vienen con la edad.

Su personalidad es mucho más medida que otras interpretaciones recientes, parece más un viejo amable que el hombre tosco y frío que fue presentado al mundo hace siglos. Esto es una observación importante porque se busca continuidad con la obra de Doyle más que una reinterpretación, el motivo de su cambio de actitud siendo central a la trama.

Redondeando a los personajes tenemos a una casera con un niño demasiado inteligente y al niño mismo que busca algo más que cuidar edificios para su futuro y ve en Holmes a un mentor incluso si se ciega a su deteriorado estado.

Aunque aquí ya tenemos los ingredientes perfectos para un drama, no sería una historia de Holmes sin un misterio, porque aunque inicialmente parece ser que Holmes intenta cualquier remedio para curar su mente en deterioro o por lo menos alentar la progresión de la demencia, la verdad es que está buscando respuestas. Las abejas así como el viaje a japón que es narrado de forma intermitente no son más que medios para conseguir un fin.

El deterioro de Holmes, descubrimos rápidamente, no es únicamente cognitivo sino que tiene detrás una culpa insoportable que no logra identificar más allá de que también fue el motivo de su retiro. La única pista yace en la ficción escrita por Watson de no tiene casi nada de realidad y por tanto él debe corregir, impulsado por el interés del hijo de su casera en su propia obra escrita y en saber más sobre su método.

¿Qué puedo decir de esta película? En primer lugar, destaco la composición musical que realmente llena de emoción los eventos con un tema principal que mezcla perfectamente la paz del retiro con la nostalgia por mejores tiempos y el terrible misterio que Holmes solo puede resolver por medio de la introspección.

Respecto a las actuaciones no hay duda de que las bases están cubiertas por grandes jugadores que la dirección exalta de manera sublime. Los temas están manejados con sutileza y como una posibilidad creíble al futuro del detective, el énfasis en la introspección y el tener casi toda tu vida detrás de ti para analizar le da una emoción opresiva en ocasiones y es aquí dónde hay una divergencia entre la historia original y la adaptación.

En el libro, se enfatiza que tiene que vivir con lo que ha hecho y todas sus decisiones, su enamoramiento con la lógica y las limitaciones de la misma moldearon su vida y lo llevaron por ese camino que él ha tildado de fracaso; por otro lado, la película enfatiza que por poco que sea el tiempo que le queda si es posible que un perro viejo aprenda trucos nuevos y finalmente todo ese pasado escrito sobre piedra está ahí para aprender de él.

Mientras que dramáticamente (o al menos así lo piensa mi pesimista interior) el clímax del libro es más apropiado y “artístico”, yo soy más de la idea de que lo que el personaje necesitaba es el final que le dan en la película. Y por decir personaje, hablo del rol que tiene en la literatura, pero esto no lo podría decir mejor que otra interpretación más del personaje, que en su cuarta temporada también dedicó una cantidad importante de su tiempo a examinar a Sherlock en un ambiente cambiante y a reconocer sus fallos:

“Sé en lo que se podrían convertir porque sé quienes son realmente: Un adicto que resuelve crímenes para drogarse y un doctor que nunca volvió de la guerra. […] Quienes son, no importa. Todo se trata de la leyenda, de las historias y aventuras. Hay un último refugio para los desesperados, los no amados y los perseguidos, un último jurado. Cuando la vida se vuelve muy extraña, imposible, aterrorizante siempre habrá una última esperanza. Cuando todo falla, hay dos hombres hablando en un departamento como si siempre hubieran estado ahí y siempre lo estarán. Los mejores y más sabios hombres conocidos, los chicos de Baker Street: Sherlock Holmes y Dr. Watson.”

—Sherlock 4×3: El problema final

Y si no han visto Sherlock, lo recomiendo. Y si no han visto Mr. Holmes y mantienen el párrafo citado en mente quizá y me odien un poco porque ciertos desarrollos y revelaciones de Mr. Holmes (Que recordemos, el personaje desde el que es narrado es Holmes y no Watson como suele ser el caso) les romperá el corazón en el contraste y eso está bien. Este detective es un héroe que pertenece a toda la ficción y de esta forma las interpretaciones e historias que podrían surgir bien podrían ster infinitas.

Incluso si hubiera conservado el final original, la película me habría encantado. Lo que quiero decir al mencionar con que “necesitaba este final” es que estas dos décadas de ficción del siglo XXI que llevamos se han caracterizado por redoblar a las últimas dos del siglo pasado, tomando personajes queridos y deconstruyéndolos, haciéndolos pequeños pedazos de sí para poder ver las verdaderas consecuencias de sus actos y volviéndolos a armar como más humanos y más falibles pero en ocasiones dejamos atrás lo que los posicionó en la memoria de la eternidad.

Estoy totalmente a favor de la humanización, siempre y que todas esas pequeñas fallas que los humanizan no terminen por sobre-escribir su caracterización al grado de que ya no funcionan (como Superman, pero eso es cosa de otra película y entrada). El contraste entre defectos y virtudes debe ser tan que ambos se exalten, no convertir a todos los héroes en tragedias esperando a ocurrir.

Si, Sherlock pudo haber sido odioso, incomprensible, obstinado y muchas veces grosero pero eso no va en detrimento de una mente brillante y mucho menos de una capacidad de aprender. Creo que justamente, si como en la película se puede presentar una forma factible de aprendizaje incluso si es algo tarde, debe apostarse por esa redención y esperemos que la vida decida imitar al arte.

Mi tangente puede parecer extraña siendo que el centro de la película lo separa de su narrador y eterno compañero para dar una mirada más íntima al hombre detrás del mito, pero desde mi punto de vista esto no representa una decisión absoluta por abandonar lo uno u lo otro e interpreto que la película y el libro hacen lo mismo aún si ignoro la intención de los creadores. En varias ocasiones se nos informa como, incluso si generó una reacción contraria, el mito informó al hombre y viceversa, siendo uno de los golpes emocionales más sutiles la última “interacción” que hubo entre ambos, el motivo detrás y las consecuencias del mismo.

Veredicto:
5/5 – No ha perdido el toque

Escriba un comentario