Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Crítica LA MUJER DE NEGRO



 Título: The Woman in Black

Año: 2012
País: Reino Unido
Director: James Watkins
Música: Marco Beltrami
Fotografía: Tim Maurice-Jones
Reparto: Daniel Radcliffe, Ciarán Hinds, Roger Allam, Sophie Stuckey, Janet McTeer, Shaun Dooley, LizWhite.
Género: Thriller/Terror
 

Para mí, no hay nada tan atrayente como una película de misterio en la cartelera. Si además, hay fantasmas, misterios ocultos y momentos de miedo, entro al cine sin pensarlo. Esos fueron los elementos que me llevaron a ver La Mujer de Negro el viernes pasado. Me atraía la historia, el entorno, la época… Todo apuntaba al éxito total del film.

Contaba con un punto en contra y es la asimilación de Daniel Radcliffe como Harry Potter. ¿Iba a ser capaz de separar la identidad del alumno de Hogwarts en esta película? Pronto la película respondió a esta gran duda. Sí. Desde mi punto de vista, Radcliffe borda su papel, lo cual podría resultarle complicado después de tanto tiempo interpretando al mismo personaje.

Superado ese escollo, la película ya estaba salvada de un fracaso estrepitoso.

Para quien no lo sepa, Daniel Radcliffe interpreta a Arthur Kipps, un joven abogado viudo que viaja a un pueblo para vender la casa de una clienta recién fallecida. Todos los vecinos muestran rechazo hacia Kipps porque no quieren que investigue la misteriosa casa. Él asegura haber visto allí a una mujer vestida de negro, y la gente de la zona no quiere admitir la existencia de esa extraña presencia.

 La película en su conjunto está bien. Me explico. Los sustos no están metidos con calzador, no rozan el absurdo como ocurre en muchas películas que de tantos momentos impactantes ya no genera ninguna reacción en el espectador. La tensión está bien medida y utilizada. Pero hay algo en la película que te deja frío. No sé cómo explicarlo. Van al meollo demasiado rápido. Es como si quisieran entrar en materia desde el primer momento. No da tiempo a que Kipps tenga que involucrarse en el tema, cuando ya está metido de lleno. Es un claro ejemplo de una película sin casi presentación. Al menos esa es la impresión que me dejó a mí. Cuando quieres darte cuenta, la película ya va a terminar y parece que no has visto demasiado.

 Yo la pregunta que me hice nada más salir fue ¿por qué se involucra tanto en el asunto desde el principio si ni siquiera se nos muestra algo personal por lo que él tenga que meterse a intentar solucionar el tema? Te lo puedes imaginar una vez avanzada la película, pero no queda del todo claro. Da la sensación de que el personaje de Radcliffe es un metomentodo.

Para quien haya visto ya la película y para quien la vaya a ver, destaco un momento significativo que a mí me pareció lo mejor de la película. La parte de la película en la que él pasa la noche en la casa. Estás sentado en la butaca del cine delante de la pantalla y ves todo lo que le puede pasar al personaje. La tensión está tan bien lograda y esa secuencia dura tanto, que eres tú el que se mete de lleno en la historia. Esos momentos son eternos y muy bien trabajados en todos los sentidos.

El punto fuerte de la película es la puesta en escena, la fotografía, la composición de las escenas y de los planos y el juego entre las luces y las sombras.

CONCLUSIÓN

El tema de la película ya está muy trillado. Una casa, un fantasma, un asunto sin resolver… Lo de siempre. Por ese motivo, es difícil que nos sorprendamos tanto para bien como para mal. Es una película como tantas otras.

Pero en el aspecto técnico y de puesta en escena, es de las mejores películas de miedo que he visto. La composición de los planos, la fotografía y los juegos entre las luces y las sombras son los aspectos que hacen que te quedes entusiasmado con el entorno en el que se desarrolla. Más que la historia en sí, lo que te guía a lo largo de la película es la composición de la misma.

Un envoltorio perfecto para una historia algo vacía.

Escriba un comentario