Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Crítica: Los idus de marzo (1 nominación a los Oscar)



Los Idus de Marzo es una buena película, no de las que harán historia, al no plantear nada rompedor, pero sí de las que nos tienen entretenidos y pensativos durante un buen rato.

Dirigida por George Clooney, nos presenta a Steve (Ryan Gosling), un joven idealista cuyo trabajo consiste en conseguir el triunfo en las primarias para Mike Morris (Clooney), con la ayuda del mánager de la campaña demócrata (Seymour Hoffman). Steve hace todo esto no por el dinero, sino por sus principios. Cree que Mike Morris es la esperanza del país, un hombre de convicciones, justo, capaz de transmitir esperanza y hacer las cosas bien.

Al llegar las primarias al Estado de Ohio, se enfrentan al punto clave de la carrera a la Casa Blanca. En ese mismo momento, Steve conoce a Molly, una chica que trabaja dentro de la propia campaña. Y también en ese mismo momento, descubre algo que hará que sus principios se tambaleen, y con ellos, el futuro de las elecciones, rodeadas de traiciones inesperadas (de ahí el título, haciendo referencia a los traidores que asesinaron a Julio César).

Estamos ante una película del estilo de Buenas noches y buena suerte, un thriller político que evoluciona desde las justas ideas a la cruda realidad rodeada de traiciones e intereses. Las interpretaciones son muy firmes y directas, consiguiendo que nos veamos inmersos en el propio thriller desde el principio, aunque en algunas ocasiones nos desviemos un poco (no puedo hacer referencia a dichas ocasiones sin destriparos la película). No hay ninguna interpretación especialmente importante o sobresaliente, pero todas consiguen compenetrarse muy bien.

En el aspecto técnico, estaremos ante una película de muchos contrastes, quedando patente la diferencia de matices entre lo justo y lo injusto, donde las buenas ideas se desarrollan en ambientes repletos de gentes y de vítores, y las traiciones tienen lugar detrás de las cortinas.

Como conclusión, querría criticar esta vez no la película en sí, sino la pobre campaña de publicidad aquí en España. Siendo un thrilller intenso como es, da la impresión de ser una película meramente política, para los entendidos en la materia, y no es nada de eso. Con otro planteamiento habría conseguido muchos más espectadores de los que conseguirá, estoy seguro.

Escriba un comentario