Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Historias, relatos y música.



Voy a contar una historia:
Érase una vez seis amigos que iban a ir a un concierto. Tenían las entradas desde hacía más de un mes, pero en el último momento a dos de ellos les surgió un inconveniente que les impedía ir. Así que los dos que llevan las entradas acuden a la puerta esperando que, con un poco de suerte y mientras esperan a que lleguen los otros dos, encuentren a alguien que pueda aprovechar las dos entradas que les sobran. He aquí que observan a un matrimonio con su hijo volviendo de la taquilla con cara de decepción.
-Vaya, tendremos que volvernos a casa, qué le vamos a hacer -dice la madre.
-Nosotros tenemos dos entradas que nos sobran, si las quieren…
-Pues claro que sí -responde la madre-. Entra tú con el niño -dice volviéndose hacia el padre.
-Mira qué bien -le dice el padre al hijo-, al final vas a poder ver el concierto…
Mientras esto sucede, por el otro lado se acerca otro chico que, con cara de ruego dice:
-Yo necesitaba una…
-Lo siento mucho chaval, pero sólo nos sobran dos…
Esta historia bien podía haber sucedido a la entrada de un concierto de Lady Gaga o de Michael Teló, pero lo cierto es que sucedió ayer a las puertas del Auditorio de Zaragoza antes del concierto de “The Film Symphony Orchestra“.
A la vista de esta anécdota, dos reflexiones se vienen a la cabeza:
La primera es que a los niños les puede gustar la música clásica y no sólo los grupillos de moda, contrariamente a lo que mucha gente piensa. También queda claro que una buena forma de atraerlos hacia este mundillo es mediante la música cinematográfica, por lo que es muy recomendable promover este tipo de espectáculos.
La segunda (y más controvertida) es que esos cerebros privilegiados que rigen nuestros destinos puede que estén equivocados (he dicho puede) cuando piensan que no pasa nada por recortar los gastos en cultura, por considerar que es una de las materias que menos necesita la sociedad. Para un niño, el poder o no realizar algún tipo de actividad cultural que desee, le puede influir para el resto de su vida. Espero que consiguieras ayer tu entrada, chaval.

Por lo que respecta al concierto en sí, todo un acierto en su conjunto por varias razones.
Gran presentación a cargo de Juan Carlos Galtier (la voz del programa “Auditorio” en Aragón Radio), siempre acertado y ameno en sus comentarios. Muy buena la elección del repertorio, sin miedo a caer en tópicos, en merecidísimo homenaje al maestro John Williams, del que ya se ha hablado en este mismo blog. Impactante el sonido de la orquesta, tanto en los efectos potentes (como sucede en “La Guerra de las Galaxias”) como en los pasajes más emotivos (gran actuación del violín solista en “La lista de Schindler”). Y todo ello conducido por un buen cuentacuentos y actor como fue ayer Constantino Martínez-Orts, porque eso es lo que debe ser un buen director de orquesta.

Programa de mano del concierto

A lo largo del recital, pudimos intuir la silueta de suaves lineas de Sayuri en “Memorias de una Geisha”, ver el vuelo del búho en “Harry Potter y la piedra filosofal”, observar la grandeza de los parajes de “Parque Jurásico”, asustarnos con la llegada de los extraterrestres antes de entender que podíamos comunicarnos con ellos en “Encuentros en la tercera fase”, volar con la bicicleta de E.T., emocionarnos con la historia de los judíos en “La lista de Schindler” o temblar ante el paso firme de Dark Vader en la Marcha Imperial de “El Imperio contraataca”.

El director, Constantino Martínez-Orts, ofrece un bis al público

Como el público pedía más, la jornada se remató fuera de programa con el tema de “La Terminal”, con una muy buena y dinámica interpretación del clarinete solista y, por supuesto, con “Superman” sobrevolando las butacas del Auditorio.

La orquesta interpreta el segundo bis: "Superman"

Desde aquí, una humilde y sincera felicitación y a seguir adelante.

Escriba un comentario