Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Reto 350: 15 a 19



Vuelvo un poco tarde a la revisión de lo visto en el reto anual. Y como tengo muchas entradas pendientes por comentar, ahora me iré de 5 en 5 y no con todas las películas mensuales de un jalón. Así podré explayarme un poco más y los tres amables lectores de esta columna no se sentirán agotados leyendo mis berrinches cinematográficos. Como había comentado antes, ésta solamente es una opinión ligera, no pretende ser una crítica formal, y siempre están todos invitados a comentar, externar sus opiniones, escribir que no están de acuerdo o lo que usted guste, ya que así es como yo aprendo más, conociendo otras opiniones y comentándolas. Así que aquí de la 15 a la 19 y saludos a todos.

 

15. Superman/Batman: Public enemies (Sam Liu, 2009)

La primera película que vi en el año juntó a Batman y a Superman, así que eso para mí significa el inicio de un excelente año en cuanto a películas se refiere. Seguro tendré baches e incomodidades cinematográficas, pero ver una película así el primero de enero de 2012 me llena de buenos humores y generosidad en mis comentarios. Seguramente, para cuando lleguemos a marzo, volveré a ser el amargo y quejoso opinador que usted conoce y adora, así que aprovechemos esta buena racha. Superman / Batman: enemigos públicos es una película de animación que me gustó bastante y que no entiendo por qué no estrenaron en cine. Van varias películas de este tipo que me habría encantado ver en pantalla grande, pero supongo que las distribuidoras creen que no tendrían el  público necesario para que les convenga estrenarlas así. Como sea, es una muy buena película que desde los créditos hace que todo valga la pena (No he visto los créditos de “La chica del dragón tatuado”, de David Fincher, que todo mundo opina que son una maravilla, pero seguro los de esta película les ganan. Habrá que verlos.) Aquí, Lex Luthor tiene un macabro plan que incluye la conquista del universo y la declaración de “enemigos públicos” para los héroes protagonistas, que tendrán que enfrentarse con muchos otros súper héroes para probar su inocencia. Divertida, con momentos memorables y siempre será un gusto ver a dos de los mayores héroes de mi infancia luchar juntos.

 

 

16. Alice in wonderland (Tim Burton, 2010)

¡Oh, Tim Burton! Recuerdo que hace unos años esperaba con emoción sus películas. Recuerdo la primera vez que vi El joven manos de tijera, Batman, Batman Regresa, Marcianos al ataque, Sleepy Hollow, Beetlejuice, Ed Wood… películas llenas de emoción, imaginación y mundos raros que me habría encantado conocer y que a la fecha guardo con mucho cariño. Pero algo pasó en el camino. Desde “El planeta de los simios” ya nada fue igual. Creo que la única que se salva a partir de ahí es Sweeney Todd, pero Burton ya perdió algo muy importante que hacía que sus películas fueran una gozada: las ganas de contar algo interesante. Una cosa es ser un director alabado por “visionario” (lo que sea que eso signifique, últimamente gustan mucho de ponerlo en los trailers de las películas: “del visionario director…”). Y otra cosa es querer complacer creando mundos extraños pero sin sentido, sin tener una historia que los sustente o que haga que un espectador sea cómplice de lo que pasa en pantalla. Bueno, el caso aquí es hablar de la película y no de la obra de Burton, así que siendo conciso, Alicia en el país de las maravillas, versión Tim Burton, me pareció insoportable. Lo único rescatable es Mia Wasikowska, que es una buena actriz y cumple con lo que tiene que hacer, pero el resto me pareció un fastidio. El país de las maravillas es feo y demasiado cargado de colores, tanto que me dolieron los ojos luego de estar viendo un rato la película; los seres que ahí habitan son extraños solamente por cumplir en hacer un mundo lleno de criaturas fantásticas, pero completamente hueco; la historia me pareció de flojera, la trama de la lucha con el dragón y la secuencia de acción final la sentí muy forzada… y lo peor, por mucho, es Johnny Depp y su Sombrerero loco con cara de pederasta, que está triste porque la Reina de corazones (Helena Bonham Carter) es malvada (¿?) y por ello no puede hacer su baile de la felicidad (¿?¿?¿?). Al final, obviamente, el País de las maravillas se libera, el Sombrerero puede hacer su baile y en serio, para ver eso, hubiera preferido que el mundo siguiera bajo el yugo tiránico de la Reina de corazones. El mundo no necesitaba ver al Sombrerero hacer ese baile horrible y sin sentido. Y bueno, del epílogo en el que Alicia regresa al mundo real y su carácter y tesón logran abrir una ruta de comercio con Asia (¿?¿?¿?) creo que ya está de más hablar. No sé para qué se hizo esta película, no sé quién leyó el guión y le pareció una buena idea hacerlo, pero me pareció insoportable. Y sí, ya regresó mi yo renegón. Completamente prescindible y puede ser de lo peor que ha hecho Burton en su carrera. Aunque no he visto Charlie y la fábrica de chocolates, pero ni ganas de hacerlo.

 

 

17. History of the world, part 1 (Mel Brooks, 1981)

Mmm… me gustan mucho las películas de Mel Brooks, me gusta su humor y normalmente me divierto mucho con todo lo que hace, pero con ésta simplemente no hice mucho click, de hecho me pareció algo aburrida. Tiene sus momentos y creo que vale la pena verla por toda la secuencia y canción de la inquisición, pero en general la sentí algo floja…

 

 

18. Mission Impossible: Ghost protocol (Brad Bird, 2011)

No me gustó. De repente tiene buenas secuencias de acción, pero una cosa es que Ethan Hunt sea un súper agente, que no es lo mismo que un súper héroe, y aquí perdieron por completo la verosimilitud de cuánto trancazo puede aguantar un ser humano sin desmayarse siquiera. Me pareció aburrida y uno de los principales problemas que le vi, es que el villano es muy malo. Y malo no de villanía, sino de chafez. No queda claro ni qué quiere ni por qué lo quiere o como pretende lograr lo que sea que quiere. En una secuencia ponen un video del antagonista medio dando un discurso, pero pues no entendí mucho sus motivaciones. Y hasta ahora la serie había tenido muy buenos villanos: John Voight, Dougray Scott y Phillip Seymour Hoffman hicieron muy bien su chamba. También creo que se les pasó la comicidad. Eso sí, la guapa está guapísma, no sé de dónde salió Paula Patton, pero si sigue saliendo en las siguientes películas, voy a ver todas. Ah, y el final en donde se cuenta qué pasó con la esposa de Ethan Hunt es tan insoportable como inútil.

 

 

19. Two weeks in another town (Vincente Minnelli, 1962)

Ver una película de Vincente Minelli siempre es una gloria. Hasta el momento no he visto una sola de sus películas que no me haya gustado. Me faltan muchas, pero además tiene algunos de los que considero los mejores musicales que se han hecho en la historia: The Band Wagon (1953), Brigadoon (1954), Meet me in St. Louis (1944), An american in Paris (1951)… Y también tiene dos dramas que tienen que ver con el mundo del cine: The bad and the beautiful (1952) y Two weeks in another town, ambos con Kirk Douglas. En Two weeks in another town, Douglas hace de un actor alcohólico cuyas glorias quedaron en el pasado, pero que tiene oportunidad de regresar a la pantalla grande gracias a un director interpretado por Edward G. Robinson, que según vaya avanzando la trama, veremos sus intenciones y la historia que guardan actor y director en su pasado… Muy buena, muy recomendable, como todo lo de Minnelli.

En la siguiente entrada…. ¡Chaplin! ¡Spielberg! ¡Voorhees!

Escriba un comentario