Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

LOS IDUS DE MARZO



Los idus de marzo  se desarrolla en ambientes políticos, se reduce a un reparto exiguo pero suficiente y desenmaraña una situación que parecía simple. Uno de sus protagonistas, Mike Morris (George Clooney) es un demócrata que tiene grandes posibilidades de ganarle a su rival republicano.  Como gobernador de Pensilvania ha logrado algunas ventajas para su Estado, salud  y educación para todos, las que invoca en cada discurso, subrayado, a su vez, por su carácter agnóstico, lo cual le da un perfil progresista y popular. A pesar de ser el centro alrededor del cual se mueve toda la acción, su personaje es secundario, apenas aparece, y cuando lo hace es para subrayar el carácter de un hombre de principios inviolables. Morris, entonces, es sólo el pretexto que utiliza Clooney para mostrarnos los hilos (nunca mejor dicho) del poder.

Junto a Morris se presenta un equipo de profesionales( agente de prensa, estilistas, informáticos…) que ayudarán al candidato a realizar una maratonianana campaña para lograr que el pueblo americano avale a su candidato.

El verdadero protagonista es  Stehpen Myers (Ryan Gosling), un joven agente de prensa, junto a su inseparable teléfono móvil, que ha logrado, bajo la tutela del director de campaña, Paul Zara (Philip Seymour Hoffman), que Morris vislumbre la posibilidad de participar en las elecciones primarias. Todo ello mendiante un progamación de acontecimientos perfectamente estructurada, algo que le valdrá el reconocimiento de sus rivales, los cuales intentaran que cambie de bando.

El viaje que nos propone  Los idus de marzo no es novedoso. Es, diría, previsible. No es la primera película que trata sobre lo que sucede entre las bambalinas de la política. La economía de diálogos y de personajes que compliquen el discurso gélido, directo, que desarrolla el film son una marca autoral, así como la narración, donde la cámara se detiene en la inexpresividad de los rostros, para adentrarnos en las miradas, que dicen mucho más que los labios y los cuerpos de los protagonistas.

En definitiva una película que trata de política, poder, engaño, corrupción… Vamos lo normal en estos casos, pero que intenta atraer al espectador tejiendo una tela de araña que desencadena en un inevitable final. Merece la pena verla.

Escriba un comentario