Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Tan fuerte, tan cerca (Extremely Loud & Incredibly Close)



Definitivamente estoy pasando una mala racha en cuanto a mantener un standar mínimo aceptable en mis niveles de ñoñeria. Tanto es así que me alegro infinitamente de no haber visto esta película en el cine, porque no me tenia yo que apañar tanto el moco desde “PS I Love you” y aquí sufrimos de lo mismo, película hecha y diseñada para estrujar un poco los sentimientos hasta que te caiga el lagrimón, pero no por por ellos son realmente películas buenas ni de grandes cualidades.

Es mas, puede ocurrir (como es mi caso) que con esta propuesta, acabes cabreado, porque ves venir lo tramposa que es desde lejos y si aun así decides verla, pues hay que apechugar con las consecuencias. Así que habrá que poner en claro dos temas independientes, por un lado si, te ataca al lacrimal, por otro lado, eso no es garantía de que lo haga honestamente, ni de que sea por virtudes propias.

Es un paso atrás ademas, en la filmografía de Stephen Daldry con respecto a su anterior “El Lector”. Esta vez prescinde de una historia mas o menos interesante como aquella para tentar lo fácil con una historia relacionada lo mas lacrimogenamente posible con el 11 de septiembre neoyorkino, y usando ademas el recurso fácil de un niño, y acompañado de algunas trampas mas como la historia del Max Von Sydow mudo o una Sandra Bullock que sirve de instrumento hostigador que te diga como espectador cuando tienes que agarrar el pañuelo de las lloreras.

Oskar es un niño tirando a rarito, muy listo pero con ciertas dificultades para relacionarse sin llegar a ser tanto como para que le diagnostiquen alguna clase de enfermedad mental. Tiene una relación muy especial con su padre Thomas (Tom Hanks) que habiendo sido hijo de inmigrantes alemanes tras la guerra, tuvo que poner de lado sus deseos de convertirse en científico para poner una joyería y poder sacar adelante a su familia. Thomas propone juegos de lógica complejos a su hijo para que este a través de ello tenga que enfrentarse al mundo y se vea obligado a socializar.

Pero un buen dia, resulta ser el 11 de septiembre de 2011 y Thomas por motivos no explicados, esta en una de las torres del World Trade Center, muriendo en el derrumbamiento, no sin antes dejar varios mensajes en el contestador automático de su casa, mensajes que solo Oskar escucha y guarda. Meses mas tarde Oskar revolviendo en las cosas de su padre encontrara una llave dentro de un sobre, que estaba a su vez dentro de un jarrón que se rompe. Oskar empieza así una búsqueda por todo Nueva York, intentando descubrir que es lo que abre esa llave, convencido de que es un ultimo desafío de su padre.

Todo eso suena mucho a “La Invención de Hugo” y es inevitable la comparación, pero aquí va por otros derroteros de búsqueda de la expiación de las culpas propias y ajenas, de superación de las dificultades, de aceptación de la perdida y bla bla bla. Es todo un gran ejercicio para que nos encariñemos del chaval, de las circunstancias, de su busqueda (que no te la crees para nada) y que luego de mano de su madre (Sandra Bullock) echemos todo el moco sin pensar mucho en porque y sin que nos creamos tampoco nada.

Vamos que es una pelicula bien hecha, bonita de ver, lacrimogena, emotiva, con buenos actores, con elementos para distraer un poco como el papel de Max Von Sydow que son muy agradecidos, pero no dejan de verse las costuras a todo el conjunto. Es como un paquete bomba al que le oyes el tic tac, pues luego si lo abres y explota pues habrá que repartirse la culpa. Esta hecha y diseñada al milímetro, ya no se si tanto como para premios, pero desde luego que si para echar el moco sin posibilidad de escape, pero eso no es suficiente para hacer una buena a una película. Uno tiene que pillar la llorera y quedarse a gusto, no quedarse con cara de que te han robado la cartera.

43.256592
-2.900121

Escriba un comentario