Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Crítica: “Lo imposible”



Después de ver “El orfanato” nos quedó a todos muy claro que J. A. Bayona era un director muy a tener en cuenta y que iba a dar mucho que hablar. Y no nos equivocábamos. La producción de Guillermo del Toro protagonizada por Belén Rueda fue una muestra de que a veces, aunque no sea habitual, el cine español puede darnos sorpresas. Cinco años después nos presenta esta cinta que nos cuenta de primera mano la historia de una familia española de clase alta que sufrió los efectos devastadores de uno de los mayores tsunamis de la historia mientras pasaban las vacaciones de Navidad en Tailandia.

Lo primero que llama la atención de “Lo imposible” es su factura. Desde la fotografía hasta los movimientos de cámara pasando por unos increíbles efectos especiales. Todo desde el primer momento es impecable.

Tras una corta presentación de personajes, pasamos a ver sin más el cataclismo que se cierne sobre todo el complejo turístico. Lo malo de una promoción tan exhaustiva como la que ha tenido la película es que hemos visto casi cada plano del tsunami en los incontables teasers y trailers con los que nos han bombardeado Telecinco y sus demás canales. Esto le quita el factor sorpresa y también nos da la sensación haber visto lo más importante de la película. Aún así no negaré que merece la pena verla en cine, aunque sólo sea por disfrutarla en pantalla grande y con un sonido apropiado.

El reparto, como es obvio, está a la altura de esta producción y cada uno de los cinco integrantes de la familia protagonista tienen su momento estelar. Ewan McGregor está impecable como siempre, aunque los que llevan todo el peso del drama son Naomi Watts y Tom Holland, éste último es ya una joven promesa del cine recién salido del musical “Billy Elliot”.

Donde más se resiente “Lo imposible” es en el montaje ya que después de una primera parte bastante espectacular y desgarradora viene una menos intensa y que tira más por el drama “de andar por casa”; Cuando los dos protagonistas llegan al hospital y el primogénito de la familia intenta reencontrar a familiares desperdigados por las habitaciones y pasillos. Y ya hasta el final el peso de la trama se sustenta en que los cinco consigan verse y la matriarca sobreviva a la operación que tiene pendiente.

En fín, que sí, “Lo imposible” es interesante, intensa y emotiva pero no es la película de la década como nos han intentado hacer creer con la titánica campaña de promoción. Eso sí, sólo por ver lo que ha conseguido Bayona, merece la pena. Este año en las nominaciones a los Oscars va a haber más de una y más de dos sorpresas (igual que pasó con “El laberinto del Fauno”).

Lo mejor: Naomi Watts, Tom Holland y casi cualquier aspecto técnico o artístico de la película.

Lo peor: Que en su segunda mitad no deja de parecer un telefilm de sobremesa de Antena 3, buscando la lagrimilla a toda costa y además se hace un poco larga.

Nota: 6

Escriba un comentario