Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Cuando seas padre comeras huevo



Eso le decía mi padre a mi hermano cuando era pequeño, y nunca he entendido muy bien esta frase del refranero popular made in Spain. Pero hoy les dedico mi post a ellos, a los padres, y en especial al mío.

Aunque nuestro padre no sea “un padre de película” es nuestro padre, y lo admiramos tal y como es, con sus cosas buenas y sus cosas malas. De pequeños los defectos brillaban por su ausencia, pero no sé por qué, a medida que crecemos, esos defectillos se acentúan…

Las compañías cinematográficas se empeñan en crear una figura paternal perfecta. No nos engañemos, mi padre ha sido, es y será un gran padre, pero no es, ni por asomo perfecto. Es más, no creo en la perfección, y menos en que ésta se pueda personificar. Aunque, si me paro a pensar…si mi padre fuese Brad Pitt o Leonardo DiCaprio mi visión se vería seriamente perturbada.

Pues bien, creo que el tema del post de hoy ha quedado bastante claro y no voy a divagar más sobre hombres que podría tener como padres… la lista sería más larga que la de Schindler, ¡y ese es otro tema!

El primer gran padre que viene a mi cabeza, básicamente porque vi la película hace muy poco, es Bryan Mills, interpretado por Liam Nesson en Venganza. Mills es un agente especial y espía retirado que mueve cielo y tierra para encontrar a su hija desaparecida. Para empezar, cuando veo a Nesson me parece un hombre muy paternal, y en Venganza se intensifica. Película recomendadísima, de la que me gustaría extraer una frase que nos deja muy claro que Bryan Nills es un padre todoterreno: “Te buscaré, te encontraré y luego, te mataré”. Y sólo añadiré que Mills no se anda por las ramas…

Haciendo memoria, el segundo padre de película es Guido -La vida es bella- interpretado, de forma magistral, por Roberto Benigni. ¿Quién no recuerda el juego que crea Guido para su hijo en el campo de concentración? Todo para apartarlo de la realidad que le rodea. Magnífica interpretación y magnífica película. Sólo con recordarla mientras escribo estas líneas hace que se me cambie la cara. Guido se convierte en un papá de cine.

Seguimos… Padre sobreprotector y obsesionado constantemente con el peligro, Marlin, padre de Nemo, aprende una valiosa lección. Debemos ser precavidos en la vida, pero también tendremos que correr y dejar correr riesgos de vez en cuando, confiando en uno mismo y en los demás, sobre todo en los hijos. Una gran película para una gran moraleja.

Y bien, ¿a quién tenemos aqui?
-Yo soy tu padre ¿mi padre?, debió preguntar Luke, pero se limitó a gritar a los cuatro vientos lo contento que estaba de recibir esa noticia. Darth Vader o Anakin Skywalker, no sólo es el padre de Luke Skywalker, sino que se convirtió también, en el padre malo de toda una generación. No es un ejemplo a seguir, lo sé, pero es uno de los padres más famosos en la historia de cine y, en el fondo, le tenemos todos un cariño especial. Su historia amarga de héroe trágico despierta entre nosotros una empatía particular. Y a mí siempre me gusta pensar que en todo lo malo hay algo bueno, de la misma forma, que en todo lo bueno hay algo malo.

Con este mítico padre del cine me despido. Sé que me dejo en el tintero a grandes actores y grandes interpretaciones pero no me quiero extender más, lo bueno si es breve dos veces bueno ¿o no?

@esther_bils

Escriba un comentario

Cuando seas padre comeras huevo



Eso le decía mi padre a mi hermano cuando era pequeño, y nunca he entendido muy bien esta frase del refranero popular made in Spain. Pero hoy les dedico mi post a ellos, a los padres, y en especial al mío.

Aunque nuestro padre no sea “un padre de película” es nuestro padre, y lo admiramos tal y como es, con sus cosas buenas y sus cosas malas. De pequeños los defectos brillaban por su ausencia, pero no sé por qué, a medida que crecemos, esos defectillos se acentúan…

Las compañías cinematográficas se empeñan en crear una figura paternal perfecta. No nos engañemos, mi padre ha sido, es y será un gran padre, pero no es, ni por asomo perfecto. Es más, no creo en la perfección, y menos en que ésta se pueda personificar. Aunque, si me paro a pensar…si mi padre fuese Brad Pitt o Leonardo DiCaprio mi visión se vería seriamente perturbada.

Pues bien, creo que el tema del post de hoy ha quedado bastante claro y no voy a divagar más sobre hombres que podría tener como padres… la lista sería más larga que la de Schindler, ¡y ese es otro tema!

El primer gran padre que viene a mi cabeza, básicamente porque vi la película hace muy poco, es Bryan Mills, interpretado por Liam Nesson en Venganza. Mills es un agente especial y espía retirado que mueve cielo y tierra para encontrar a su hija desaparecida. Para empezar, cuando veo a Nesson me parece un hombre muy paternal, y en Venganza se intensifica. Película recomendadísima, de la que me gustaría extraer una frase que nos deja muy claro que Bryan Nills es un padre todoterreno: “Te buscaré, te encontraré y luego, te mataré”. Y sólo añadiré que Mills no se anda por las ramas…

Haciendo memoria, el segundo padre de película es Guido -La vida es bella- interpretado, de forma magistral, por Roberto Benigni. ¿Quién no recuerda el juego que crea Guido para su hijo en el campo de concentración? Todo para apartarlo de la realidad que le rodea. Magnífica interpretación y magnífica película. Sólo con recordarla mientras escribo estas líneas hace que se me cambie la cara. Guido se convierte en un papá de cine.

Seguimos… Padre sobreprotector y obsesionado constantemente con el peligro, Marlin, padre de Nemo, aprende una valiosa lección. Debemos ser precavidos en la vida, pero también tendremos que correr y dejar correr riesgos de vez en cuando, confiando en uno mismo y en los demás, sobre todo en los hijos. Una gran película para una gran moraleja.

Y bien, ¿a quién tenemos aqui?
-Yo soy tu padre ¿mi padre?, debió preguntar Luke, pero se limitó a gritar a los cuatro vientos lo contento que estaba de recibir esa noticia. Darth Vader o Anakin Skywalker, no sólo es el padre de Luke Skywalker, sino que se convirtió también, en el padre malo de toda una generación. No es un ejemplo a seguir, lo sé, pero es uno de los padres más famosos en la historia de cine y, en el fondo, le tenemos todos un cariño especial. Su historia amarga de héroe trágico despierta entre nosotros una empatía particular. Y a mí siempre me gusta pensar que en todo lo malo hay algo bueno, de la misma forma, que en todo lo bueno hay algo malo.

Con este mítico padre del cine me despido. Sé que me dejo en el tintero a grandes actores y grandes interpretaciones pero no me quiero extender más, lo bueno si es breve dos veces bueno ¿o no?

@esther_bils

Escriba un comentario

Cuando seas padre comeras huevo



Eso le decía mi padre a mi hermano cuando era pequeño, y nunca he entendido muy bien esta frase del refranero popular made in Spain. Pero hoy les dedico mi post a ellos, a los padres, y en especial al mío.

Aunque nuestro padre no sea “un padre de película” es nuestro padre, y lo admiramos tal y como es, con sus cosas buenas y sus cosas malas. De pequeños los defectos brillaban por su ausencia, pero no sé por qué, a medida que crecemos, esos defectillos se acentúan…

Las compañías cinematográficas se empeñan en crear una figura paternal perfecta. No nos engañemos, mi padre ha sido, es y será un gran padre, pero no es, ni por asomo perfecto. Es más, no creo en la perfección, y menos en que ésta se pueda personificar. Aunque, si me paro a pensar…si mi padre fuese Brad Pitt o Leonardo DiCaprio mi visión se vería seriamente perturbada.

Pues bien, creo que el tema del post de hoy ha quedado bastante claro y no voy a divagar más sobre hombres que podría tener como padres… la lista sería más larga que la de Schindler, ¡y ese es otro tema!

El primer gran padre que viene a mi cabeza, básicamente porque vi la película hace muy poco, es Bryan Mills, interpretado por Liam Nesson en Venganza. Mills es un agente especial y espía retirado que mueve cielo y tierra para encontrar a su hija desaparecida. Para empezar, cuando veo a Nesson me parece un hombre muy paternal, y en Venganza se intensifica. Película recomendadísima, de la que me gustaría extraer una frase que nos deja muy claro que Bryan Nills es un padre todoterreno: “Te buscaré, te encontraré y luego, te mataré”. Y sólo añadiré que Mills no se anda por las ramas…

Haciendo memoria, el segundo padre de película es Guido -La vida es bella- interpretado, de forma magistral, por Roberto Benigni. ¿Quién no recuerda el juego que crea Guido para su hijo en el campo de concentración? Todo para apartarlo de la realidad que le rodea. Magnífica interpretación y magnífica película. Sólo con recordarla mientras escribo estas líneas hace que se me cambie la cara. Guido se convierte en un papá de cine.

Seguimos… Padre sobreprotector y obsesionado constantemente con el peligro, Marlin, padre de Nemo, aprende una valiosa lección. Debemos ser precavidos en la vida, pero también tendremos que correr y dejar correr riesgos de vez en cuando, confiando en uno mismo y en los demás, sobre todo en los hijos. Una gran película para una gran moraleja.

Y bien, ¿a quién tenemos aqui?
-Yo soy tu padre ¿mi padre?, debió preguntar Luke, pero se limitó a gritar a los cuatro vientos lo contento que estaba de recibir esa noticia. Darth Vader o Anakin Skywalker, no sólo es el padre de Luke Skywalker, sino que se convirtió también, en el padre malo de toda una generación. No es un ejemplo a seguir, lo sé, pero es uno de los padres más famosos en la historia de cine y, en el fondo, le tenemos todos un cariño especial. Su historia amarga de héroe trágico despierta entre nosotros una empatía particular. Y a mí siempre me gusta pensar que en todo lo malo hay algo bueno, de la misma forma, que en todo lo bueno hay algo malo.

Con este mítico padre del cine me despido. Sé que me dejo en el tintero a grandes actores y grandes interpretaciones pero no me quiero extender más, lo bueno si es breve dos veces bueno ¿o no?

@esther_bils

Escriba un comentario