Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

“This is the north, where we do what we want”



No sé vosotros, pero cuando pienso en los agentes de policía británicos, por lo general me evocan visiones de amabilidad, ingenuidad y astucia, al estilo de Sherlock Holmes.
O, al menos esa era mi opinión antes de disfrutar de las cinco horas que componen esta trilogía basada en el best seller de David Peace que gira alrededor del Destripador de Yorkshire, que conmocionó a Inglaterra en las décadas de los 70 y los 80, y fue llevada a la gran pantalla hace poco más de 3 años.

La primera entrega se titula “1974” y se centra en un joven periodista, Eddie Dunford (Andrew Garfield), cuya investigación de una serie de secuestros de niños, le llevarán a sospechar que hay una oscura conexión entre los perpetradores y las altas esferas del poder de Yorkshire.

En “1980”, dirigida por James Marsh, la policia sigue todavía desconcertada y con el asesino en libertad. Aparece Peter Hunter (Paddy Considine), un veterano oficial de la policía de Manchester que se pone a cargo de la investigación, pero las nuevas teorías sobre el caso sólo inspiran a la creciente oposición de su participación.

Y en “1983 de Anand Tucker, la trama se inicia con el secuestro de otra chica. Y el detective, Maurice Jobson (David Morrissey) encuentra una serie de similitudes con casos de secuestro que habían sido investigados en los años 70 y por los que un hombre fue declarado culpable y sentenciado. Mientras, paralelamente, un abogado local un tanto reacios, deciden asumir la causa del condenado.

Se requiere paciencia, no os voy a engañar;  especialmente al principio de la trama donde nada parece encajar. Pero las grandes interpretaciones y la calidad de la actuación, además de la estupenda ambientación y el fenomenal guión harán que no te despegues del televisor hasta que no hayas destapado la trama. Aunque realmente es esa búsqueda obsesiva de la verdad la que te enganchará, ya que se hará cada vez más presente a medida que se desarrolle la historia.

Es fascinante comparar y contrastar cómo cada uno de los tres actores (trabajando con un director diferente) retrata la crisis moral y existencial de su personaje; pero es aún más fascínate ver cómo van evolucionando nuestras percepciones de cada uno de ellos. Sin embargo, el punto fuerte de la trilogía radica en su capacidad de hacer que te sientas aliviado después de ser testigo de tanto dolor, tristeza y codicia.
Las tres películas son en sí autoconclusivas, pero juntas forman un conjunto épico que narra no sólo las vicisitudes de la caza del asesino en serie, sino que además forman una historia negra de asesinato, corrupción y obsesión, trascendiendo así el cine de terror y convirtiéndose casi desde ya en un clásico que ningún amante del género negro debería perderse.

Escriba un comentario