Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Sam sigue tocando 70 años después



“Tócala otra vez, Sam”. Esta frase la hemos escuchado casi todos, por no decir todos. La ha oído gente, además, de varias generaciones. Tanto es así, que este 2012 la película Casablanca cumple, nada más y nada menos, 70 años.

A. Muñiz / Valladolid

Se trata de un clásico, conocido y valorado por casi todo el mundo. Casablanca es una película de Michael Curtiz donde el espectador puede apreciar la interpretación más que destacada de dos de los actores más punteros de aquel momento: Humphrey Bogart e Ingrid Bergman. Es el romance hecho película. Una obra bien realizada. Tanto, que en la edición de los Oscars de 1943 se llevó el premio al mejor film, además de otras dos estatuillas a mejor director y mejor guión. Lo más curioso es que parecía que las personas implicadas en la realización de la película estaban convencidos, antes del estreno, de que iba a ser un fracaso. Si supieran que, 70 años después, se seguiría viendo, hablando y escribiendo sobre ella…

¿Entonces, qué ha pasado? Algunos críticos, por aquel entonces, la calificaron de “típica”. Pero eso no amedrentó a la cantidad de espectadores que se acercaron a las salas de cine ni a los señores de la Academia del cine para otorgarle tres de los premios importantes. La clave está en dos aspectos: por una parte, la historia. Es una película romántica, sí. Pero no sólo eso. Tiene tintes de thriller, así como diferentes golpes de humor en los momentos justos. Pero, además, la historia versa sobre los refugiados de la II Guerra Mundial, lo que hace que también se la etiquete como producción bélica. Eso, sumado a la excelente interpretación de los actores y el hecho de que fueran caras conocidas, la ha convertido en el clásico que es ahora. Otra de las claves de la película son los diálogos. Mucha gente, tanto expertos como cinéfilos, coinciden en que tiene unos diálogos geniales, muy trabajados, pulidos y bien llevados a cabo. Un ejemplo es la escena delante del piano en la que la protagonista, hablando con el pianista, dice la frase con la que comienza este post: “tócala otra vez, Sam”. Y eso que esa frase es fruto del doblaje. En la versión original nunca la dijeron. Así que aquellos que quieran disfrutar de la película como realmente la dijo la señorita Bergman, no oirán esa mítica frase. Pero no pasa nada, porque el final de la película también ha dado mucho de qué hablar. Muchos la califican como la escena más romántica de la historia del cine: él, inmutable, hace que ella suba al avión mientras se queda en tierra. De ahí nace la frase: “Louie, presiento que este es el comienzo de una hermosa amistad”. Frases que nunca mueren ni lo harán.

Han pasado 70 años. Y pasarán otros 70 sin que deje de ser un mito. Hablemos claro, Sam se va a hartar.

Sígueme en Twitter: ton_Muniz

Escriba un comentario