Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Un método peligroso




A Dangerous Method, 2011, EE.UU.
Género: Drama.
Duración: 99 min.
Director: David Cronenberg.
Escritores: Christopher Hampton, John Kerr (novela).
Actores: Michael Fassbender, Keira Knightley, Viggo Mortensen, Vincent Cassel, Sarah Gadon.
Música: Howard Shore

Valoración:
Lo mejor: Dirección, fotografía, actores, y sobre todo un excelente dibujo de personajes.
Lo peor: La falta de energía y ritmo se traducen en aburrimiento.

* * * * * * * * *

En el nacimiento del psicoanálisis moderno los investigadores y doctores de mayor prestigio no son ajenos a los males de la mente humana que analizan con tanto entusiasmo, pues ellos también tienen vivencias difíciles, traumas y problemas con los que les cuesta lidiar que se suman a los ya de por sí difíciles primeros pasos de su gremio. Así, Carl Jung vive a la sombra de Sigmund Freud, una relación que se va calentando conforme se distancian sus formas de ver el futuro de la psicología, pero también se enfrentará al caos emocional que surge al embarcarse en una tortuosa relación extramatrimonial con una de sus pacientes más destacadas, Sabina Spielrein, que acabará siendo también una importante doctora en la profesión.

La descripción de los caracteres es exquisita, llevando al espectador directo al fondo de su cerebro y su alma, desgranándole de forma concisa sus formas de ser, pensamientos, anhelos y pesares. No se descuida tampoco la evolución que sufren a lo largo de su historia, siempre mostrada con nitidez. Y los actores, cruciales en esta situación, no defraudan. Viggo Mortensen consigue el que probablemente sea su mejor papel hasta la fecha (lástima que no aparezca mucho), de esos en los que un actor se sumerge tanto en su rol que cuesta reconocerlo. Michael Fassbender es una joya de tío allá por donde aparece y tiene un futuro prometedor, si es que no se pierde por el camino. Y la gran sorpresa es Keira Knightley, quien está impresionante: se introduce de lleno en su rol y escenifica de maravilla cada parte (la locura, el amor, su carrera profesional…). Aunque Mortensen consiguió colarse en los Globos de Oro quizá no hubiera estado mal algo más de reconocimiento a los otros dos. Dudo que Knightley consiga otro papel que le permita llegar tan algo, aunque claro, lo mismo nos sorprende.

La puesta en escena de un veterano y dotado como David Cronenberg se apoya en una magnífica fotografía que compone un sinfín de planos brillantes cuando no hermosos, dando a un relato de amoríos un toque extra de sensibilidad y belleza. Sin embargo, algo falta en el guión y la dirección, una puntada final, para que la película alcanzara cotas dignas de recordar. Es una pena que los interesantísimos protagonistas, que ofrecen historias con muchas escenas de gran fuerza, no se aprovechen del todo en una narración que arrastra una importante falta de ritmo, energía y capacidad para sacar más emoción de otras tantas escenas a veces demasiado tranquilas. Que sea un drama de personajes muy centrado en sus emociones no implica que no se pueda contar con algo más de vida. Indudablemente Un método peligroso es un trago difícil para el espectador impaciente. El que no lo sea sacará muy buenas virtudes, pero seguramente acabará pensando como yo: con un poco de energía podría haber sido una gran película.

Escriba un comentario