Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

“Fin del Mundo”: Los responsables en el Cine – 2ª parte



.

Tras la 1ª parte.

Continuamos con la exterminación de la raza humana con esta segunda entrega, veremos cara a cara los grandes responsables de que nuestro planeta vuelva a ser un desierto de escombros.

.

Telefono Rojo: Volamos hacia Moscú o Cómo aprendí a dejar de preocuparme y amar la bomba (Dr Strangelove)

.

Con esta película he de sujetarme un poco para no desviar ya completamente el tema y quedarme hasta el final con semejante obra maestra…de modo que intentaré reprimirme e ir al meollo del tema “la destrucción masiva”

Responsable: General Jack D y el Mayor T.J Kon. Tal como ocurre en Marea Roja, protocolos de actuación militar. Tan perfectos en papel, que un movimiento voluntario de la trastornada mente del General Jack D, hacen que se vuelvan contra ellos convirtiendo, eso que parecía el summum de la protección en caso de guerra, en “cárcel” invisible e irreversible que los llevara inexorablemente hacia la destrucción total. Sin que nada se pueda hacer, escapando a su total control. Paradoja irónica de algo perfectamente estudiado y controlado hasta el más mínimo detalle con consecuencias catastróficas. La ilusión por el control que siempre acompañará al hombre. El protocolo, por encima de la propia elección humana. La imprevisibilidad rompe cualquier plan de actuación.

Los fluidos líquidos, corporales, fluorizar el agua… atormentan al General Jack. La fiebre Roja parece estar en el jardín de casa. Conspiración!, su respuesta, un ataque nuclear.

Por otro lado, al perrito faldero del sistema, el Tejano Mayor Kong, que como todos los tejanos, lo que más le fascina a parte de las vacas y los rodeos, es ver como explotan cosas y ¿que mejor explosión que la que provoca el fin del mundo?. Montado sobre la bomba como si de una yegua se tratara al ritmo del grito Yanqui por antonomasiade YIIIIIIIEEEEEAAA!! mientras agita su sombrero en este macabro e irónico rodeo.

.

La explosión nuclear acciona “El artefacto” la máquina definitiva, el dispositivo del día del juicio final, el cobalto-torio G 14…o algo así, que aniquilará toda vida humana, animal y vegetal del planeta. Bueno, sólo sobrevivirán confinados en búnkeres nucleares, los propios responsables de la aniquilación…eso si, guardando en sus estancias unas cuantas cabezas nucleares, para cuando la tierra vuelva a ser habitable, pasados unos 500 años, por si los rusos se deciden a atacar de nuevo. Kubrick, arte y genio.

.

Terminator

.

El hombre directamente responsable es  Miles Bennett Dyson” Relataba el T800 modelo 101 a Sarah Connor camino de México.

El responsable: La inteligencia artificial aplicada a maniobras militares. El 29 de agosto de 1997, Skynet, el poderoso ordenador creado para tales fines, aumentaba su inteligencia en proporción geométrica hasta tomar conciencia de si mismo. En un nanosegundo decidió y sentenció el destino de los humanos a la exterminación, por considerarlos una amenaza, lanzando los misiles nucleares contra Rusia, sabiendo que la respuesta de los Comunistas sería igual, teniendo como resultado un apocalipsis nuclear. Tres mil millones de vidas humanas morirían bajo las llamas del infierno radiactivo. Pero eso sólo sería el principio de la pesadilla, ya que para los supervivientes, les aguardaba una sorpresa: una guerra contra las maquinas con la tierra desolada como escenario.

Cyberdine system llevó a cabo el proyecto Skynet.

.

Una burla de la paradoja espacio-tiempo, hace que el primer viaje temporal, ayude a realizar las investigaciones en el “tiempo presente” sobre Skynet en la segunda entrega de Terminator.

Gracias a la versión extendida de Terminator, la primera, sabemos que donde el primer T800 muere, mejor dicho “termina”, aplastado por la prensa hidráulica que Sarah Connor acciona, esa nave industrial resulta ser Cyberdine system. Ellos se quedan, apropian y “patentan” el “brazo mecánico y chip”  que veremos en la segunda entrega.

.

El destino parece encauzarse de forma natural, ya que de una forma (brazo y chip) u otra (primera línea temporal antes del primer viaje) el desarrollo “natural” de los acontecimientos e investigaciones en Inteligencia artificial, tienen el mismo resultado: La extinción.

.

Soy Leyenda

.

Esta vez la causa, el virus de la exterminación absoluta, fue concebido para un bien mayor y no para ser un arma biológica Novedad!.

Un accidente genético, un desliz biológico. Cuando las buenas intenciones, acaban en catástrofe nos damos cuenta de lo vulnerables que somos frente al “caos”. Que por muchos factores que tengamos en cuenta para frenar un posible problema, siempre aparece alguno que no teníamos previsto y en este caso de consecuencias fatales. El genio es el que va más allá de la previsión de sus “colegas” de profesión, en ocasiones tiene en cuenta esos imprevistos que sus compañeros por su falta de genio no ven, pero hasta él, no está a salvo de la imprevisibilidad del “caos”. Y más en la ficción de una película.

El genio y responsable de la aniquilación humana en este caso es Emma Thompson, que interpreta a la Doctora que, junto con su grupo de Investigación, ha logrado descubrir, una vacuna cien por cien efectiva contra el cáncer.

.

Lo que no tenían previsto era su “explosión genética”. La mutación ha hecho convertir la vacuna en virus mortal para el hombre, con algunas inquietantes particularidades para los que han logrado sobrevivir a la infección.

Como en todas las películas virales, algunos individuos son inmunes al patógeno. Esperanza de posible vacuna y restauración del imperio del género humano.

.

12 monos

.

AVISO: vuelvo a avisar de Spoiler, especial e insistentemente en este caso,  ya que si bien las películas anteriores, más o menos son “destripes” casi sin importancia, con este “responsable” os fastidio la película de plano, de modo que avisados estáis:

.

Terminamos este bloque con más virus mortales. Aunque esta vez el responsable ha resultado ser un muy entrecomillado “pacifista” trastornado y psicópata a todas luces, ya que ha ideado un agente, capaz de matar la vida pero exclusivamente humana. Es decir, los animales y plantas campan a sus anchas por Times Square o la Plaza Roja, los únicos lugares donde aparentemente comienza y termina siempre el fin del mundo en las películas Americanas.

.

El responsable: El Doctor Peters interpretado por David Morse. Oculto durante toda la película como el típico asesino psicópata de las pelis, en las que aparece brevemente, pero de forma contundente, para llevarnos la sorpresa al final de la película y digamos “pero si el asesino era ese cabr**!!).

.

Pasamos al último bloque, el último escalón reservado para los mas destructores:

.

-La destrucción y aniquilación total, más si cabe aun.

Terminamos con el que sin duda es el responsable más potente del exterminio de toda la raza humana en la historia del Cine: el director

Roland Emmerich

.

 ¿Por qué?, pues contestaré con otra pregunta: ¿Qué es peor que acabar con toda la vida del planeta? Pues exterminarla por triplicado.

Eso mismo, aniquilarla, para luego aniquilarla otra vez, para posteriormente acabar otra vez con ella, y es que este mozalbete siempre hace la misma película. Tiene fijación (y un problema diría yo) por vernos morir!.

Sus productores están contentos con él porque funciona bastante bien en taquilla, pero, si cogemos sus pelis y desglosamos y analizamos su estructura, siempre es lo mismo. Nos presenta a una serie de personajes, cada uno con sus vidas y aparentemente nada tienen que ver unos con otros, intenta hacer que nos caigan bien para identificarnos con lo que está por suceder, a continuación viene el evento aniquilador, y comienzan a morir a mansalva. Del grupo de personajes mostrados al principio, algunos de ellos morderán el polvo, mientras poco a poco se van uniendo y muriendo a medida que avanza la trama.

Ronald Emmerich siempre nos dice, “me gusta crear personajes para el público e incertidumbre en el espectador al no saber que protagonista va a salvarse o cual va a morir en mis películas” . Falso…siempre se salva el actor mejor pagado.

Siempre la misma película pero con diferente evento o destructor.

“Que obsesión la de este hombre”

En verdad Roland Emmerich es un Cazafantasmas, sólo que no se decide por el “Viajante” definitivo, y película tras película busca el “destructor” perfecto. Gozer el Gozeriano, empieza a estar ligeramente mosqueado con el, ya que sus elecciones para la destrucción han sido:

-Marcianos en Independence Day que nos achicharraban con los rayos laser

-El Clima en “El día de mañana” helándonos el culo

-La tierra y su mal humor en 2012, directamente aquí la tierra queda hecha unos zorros.

Y ninguna parece convencerlo, a ver con que nos sorprende la próxima vez. Una petición: Gozer, vuelve al inframundo del que procedes y no concedas más destructores a este individuo, no ves que no es un Dios, ¿por qué no se lo has preguntado tal y  como hiciste con Ray para que lo fulminaras con tu rayo?

Hasta el próximo apocalipsis!

Escriba un comentario