Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

El Antagonista del viernes.



Por: Juan Antonio Hoyos

Viernes otra vez, ese día, ese día en el que no quieres hacer nada, que el trabajo prefieres dejarlo para el Lunes. Pero el Lunes tampoco quieres hacer mucho y al igual que el Lunes lo único capas de sacarte de la monotonía a estas horas es una peli (claro si la rutina del trabajo te deja). Así que aquí voy otra vez y con el poco animo que tengo me pongo a la tarea de escoger un director antagónico para la película de hoy.

Por estos días ha sonado mucho en medios y redes sociales la charla sobre la Anatomía de Star Wars que van a realizar en Bogotá. Estas charlas junto al guión de las películas me han llevado a pensar que George Lucas le da un matiz algo antagonista a la saga de Star Wars, pero no del todo. En su trilogía inicial el argumento base es la lucha de poderes, entre el lado bueno y el lado malo, la fuerza rebelde y el imperio oscuro, un futuro donde los justicieros son personajes iluminados, justos y pacíficos (pero armados).  Un universo donde el tirano Lord Vader controla todo con su poder mental y busca el poder absoluto sin importar quien se interponga, incluso su hijo.

Si, definitivamente esta película no es lo suficientemente antagonista, es más futurista, más pensada en resaltar la ciencia ficción que la perdida de valores del ser humano.

Sin embargo, existe una película dirigida y escrita por George Lucas que ha sido opacada por su trilogía de las galaxias y que es en si, una película antagónica desde el principio hasta el final. Estrenado en 1971, THX 1138 es el primer largometraje de Lucas y esta basado en un cortometraje que realizó para su tesis de grado (Electronic Labyrinth THX 1138:4EB), la película, que se desarrolla en un futuro donde la humanidad habita ciudades subterráneas, es claramente una apología al libro 1984 de George Orwell y nos muestra cuadro a cuadro la capacidad del ser humano para subyugar a su misma especie, inhibiendo la conducta y castigando severamente a los retractores del ente en el poder.

Lo que más llama la atención de este filme es la utilización de espacios abstractos producidos en estudios completamente blancos, creando un infinito sin aparente entrada o salida, lugar donde son castigados a permanecer los habitantes y empleados del régimen de Om (representado por el rostro de Jesucristo). En esta ciudad futurista el amor así como cualquier otro sentimiento humano que distraiga a los habitantes de su trabajo esta prohibido.

La trama comienza cuando SEN el personaje principal es seducido por su compañera de celda, quien lo invita a dejar de consumir la dosis diaria de droga que les suministra el gobierno para cohibir su carácter y permitir sentir. El amor de los personajes es descubierto por el sistema y es reprimido de maneras inhumanas lo que da pie a una persecución que lleva al espectador a lo largo del filme por los laberintos y espacios blancos infinitos de la ciudad.

Aunque la trama no es nueva y ha sido utilizada en varias películas (todas ellas basadas en 1984) la narrativa y los efectos utilizados por Lucas le dan un tono característico. Si bien la utilización de espacios y vestimentas completamente blancas a lo largo de la película, tanto como el ritmo lento de la trama pueden cansar al espectador más cauto, esta claro que con un ojo antagonista esta película es todo un deleite; y la actuación de Robert Duvall en el personaje principal es una razón más para verla.

Es por eso que hoy postulo a George Lucas para el papel del Antagonista del viernes.

Escriba un comentario