Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

La invención de Hugo



La Invención de Hugo narra la historia de un niño solitario que vive en la estación Montparnasse de París, en unas habitaciones que construyeron para los trabajadores. Ambientada en los años treinta, sobrevive a base de robar comida, haciendo equilibrios para burlar al guardia de seguridad de la estación. Gracias a los curiosos ojos de Hugo conocemos como se interrelacionan las diferentes personas que día a día, trabajan allí. Conocerá a una chica, Isabelle, que le ayudará a cumplir su sueño: arreglar un viejo autómata que estaba reconstruyendo con su padre antes de que este muriera. Los autómatas eran máquinas programadas que se utilizaban para escribir mensajes. Sin embargo, lo que parece ser el fin del misterio, se convierte en el inicio de una aventura de auto descubrimiento sobre los inicios del cine. Dentro de la narración encontramos referencias a los hermanos Lumière y la primera proyección que se hizo, pero sobre todo, la película es una homenaje a la figura del cineasta George Méliès.

El filme basado en el libro “La invención de Hugo Cabret” de Brian Selznick, apenas había sido estrenado unos días antes de los Oscar, pero obtuvo 11 nominaciones, incluso más que la gran revelación “The Artist”, que fue la gran ganadora de aquella noche. De esas once nominaciones, se llevo cinco: Mejor Dirección Artística, Mejor fotografía, Mejor sonido, Mejores Efectos Sonoros y Mejores Efectos Visuales. También estaba nominada a Mejor Película pero no solo fue desbancada por “The Artist” sino que esta película, a pesar su buen montaje y efectos, es una historia que no sirve para ser llevada al cine. La historia es solo una excusa para hacer una oda a los orígenes del cine, aunque en mi opinión, la oda al cine lo hace su competidora en los Oscar “The Artist”.

Y no será porque el metraje no tenga un buen director, Martin Scorsese, que ha dirigido grandes películas como Shutter Island, El Aviador o Shine a Light; unos buenos actores, como Asa Butterfield (El niño con el pijama de rayas) o la veterana Chloë Grace Moretz (Déjame entrar o 500 días juntos). El principio plantea una trama interesante, pero a medida que avanzan los minutos, descubrimos la falta de ritmo en las escenas, uno de los puntos que a mi juicio, más falla en la película, puesto que dura aproximadamente dos horas, que pueden hacerse eternas si los personajes no nos encandilan desde el principio. Otra cosa que se echa en falta, es el carecimiento de una verdadera aventura, esa que se nos prometía al principio, al caracterizarnos a un pillo que sabe burlar la vigilancia de un guardia.

Sin embargo, no todo es malo entre esta aparente negrura. Scorsese introduce en este mundo de falsa magia, una pizca de realidad: la recreación de un famoso accidente de tren ferroviario en esta estación que ocurrió a finales del siglo XIX. Las escenas que hacen alusión a los inicios del cineasta Méliès son una verdadera delicia, aunque se echa de menos una profundización en la relación entre el protagonista y el viejo cineasta, que podrían haber enriquecido la película así como un mayor protagonismo de algunos de los personajes secundarios, que aparecen de pegote, para ilustrar algunas escenas de relleno en la película.

En conclusión, una buena película que retrocede hasta los orígenes del cine, utilizando para ello un montaje mágico, que refleja lo mágico que resultaba el cine para las personas de la época que no habían vivido nada parecido y que creían que un tren podía atravesar la pantalla. Lo peor del metraje es el ritmo de la trama y la inclusión de escenas que ayudan a alargar el filme.

@CrisCris_usk

Escriba un comentario