Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

La invención de Hugo



Supongo que todos los que vienen a decirme en mayúsculas que no tengo ni puta idea de cine, en los comentarios de The Artist, y que argumentan que en el cine lo importante no es la historia, deben de aborrecer profundamente esta película, al señor Scorsese y el discurso que a los espectadores de cine hace el personaje de Ben Kinglsey al final de la película. Supongo que simplemente hay películas para que algunos se llamen así mismos, críticos y cinéfilos, y hay películas para quienes van a ver como unos magos, con una cámara y una historia, “fabrican los sueños”. De hecho acabo de leer a uno de los críticos de El Pais, en su twitter decir que esta película no tiene el alma que tiene “Los Descendientes”… alucinante.

No creo que merezca la pena extenderme mucho en el argumento de la película, es mucho mejor descubrirla conociendo lo menos posible. Y basta con saber que es la historia de un huérfano llamado Hugo, que vive en la Gare Montparnasse parisina de los años 30, dando cuerda a los relojes y sobreviviendo como buenamente puede de lo que va afanando, mientras esquiva al guardia de la estación.

Hugo tiene un autómata que estaba reparando con su padre cuando este murió y en ello sigue el chaval, buscando y robando las piezas que necesita. Pero todo empieza a cambiar cuando es atrapado por el juguetero George, intentado robar un ratón mecánico. A partir de aquí Hugo conocerá a la niña que vive con el juguetero y su mujer y ambos intentaran reparar el autómata y descubrir de paso, unos cuantos misterios del pasado de todos.

Eso es todo lo que hay que saber, el resto es la magia del cine. El resto es una historia a descubrir y que a poco que uno ame el cine, le atrapará, cautivará sin remisión y emocionará, y no hace falta que nadie os de ningún carnet de cinéfilos, ni de críticos. No hace falta que nadie os asegure que sabéis o no que no sabéis de cine, quien sabe de cine es el director y los cineastas y ellos son los que con su “magia” hacen que al acabar esta película tengáis esa sensación que tenéis. Esas sensaciones, esas emociones, ese maravillarte y ese disfrutar de cada instante desde que Ben Kinglsey se siente frente a la cámara, nos mira a los ojos y nos cuenta su historia, todo eso es el cine, el cine con mayúsculas, y lo de arrogarse títulos de expertos o críticos, queda tan vacío y pueril, que sobra ante un cine repleto de gente satisfecha y emocionada.

Y como contrapunto a los ejercicios de estilo y a los artificios, Martin Scorsese usa todos los medios a su alcance para contar un historia que merece cada nominación que ha recibido. Usa el mejor 3D que he visto nunca en una película, y no lo usa como un protagonista mas, solo como un recurso narrativo, para ciertos planos imposibles y como simple apoyo. Mención absoluta para las interpretaciones de un soberbio Ben Kingsley y un Asa Butterfield como Hugo, que es desde ya garantía absoluta de que va a comerse la pantalla y a ganarnos a todos dentro de poco cuando le veamos dar vida a Ender Wiggin.

Nota también para el cameo que se reserva el propio Scorsese y para Sir Christopher Lee que en su papel de librero, y de amante (una vez mas) de las historias, liga el amor por ellas, con el amor al cine, siendo el medio solo una evolución de lo que realmente importa, digan lo que digan los gafapastas, contar historias y llevarnos a ellas, los libros con nuestra imaginación y el celuloide con la imaginación de terceros.

Película rozando la perfección, un puñetazo en la mesa de los académicos de Hollywood reclamando que se recuerden las cosas importantes que hacen del cine lo que es y una muy seria candidata a llevarse los Oscars a mejor película y mejor director, así para empezar. Imprescindible verla y aunque esta para descargar y el bluray a 15 libras, si podéis id a verla al cine, y por una vez merece la pena pagar el extra del 3D. Estoy encantado con la película, encantado, maravillado, emocionado y por ello he querido escribir mi reseña después de verla, aunque sean como son las 2 y media de la mañana. Cine con mayúsculas, y nunca mejor dicho.

43.256592
-2.900121

Escriba un comentario