Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

VERBO, o la fuerza de ser uno mismo para cambiar el mundo.



La gente pasa por la vida sin apenas darse cuenta, nadando entre problemas inexistentes que les va devorando lentamente. El tiempo se les escurre de las manos. Y si en algún maravilloso instante, crece una diminuta flor amarilla entre los rincones de su mente, esta queda aplastada por la oscuridad.

Pero hay que cambiar el rumbo de las cosas y empezar a buscar la belleza en lugares que nunca antes podríamos haber imaginado. Como por ejemplo una ciudad fantasma, carente de historia, donde sus edificios angulosos forman sombras como monstruos hambrientos de sueños…Y de golpe, las paredes de ladrillo adquieren poco a poco un color verde musgo…Entonces todo nuestro mundo se transforma. La belleza aparece, simplemente hay que creer en ella.

Todo esto es Verbo, el primer largometraje del director y guionista, Eduardo Chapero-Jackson. Se dió a conocer y fue ampliamente galardonado por sus tres cortometrajes anteriores: ContracuerpoAlumbramiento The End. Posteriormente fueron estrenados en cine de manera conjunta con el nombre de A contraluz. Y es que Eduardo Chapero-Jackson, no deja indiferente, porque crea con cada historia, sutiles gritos de guerra. Su cine agita y conmueve. El lenguaje poético recorre cada plano de su trabajo, creando una atmósfera suspendida en el tiempo, donde sólo importa el instante en el que suceden las cosas.

Sara (Alba García), es la adolescente heroína que nos guía, a través de su dolor, hacia la luz más intensa. Se encuentra con sus miedos, sus vacíos. Incomprendida. Se siente acorralada, sin derecho a quejarse. En su vida todo está “bien…Sólo que ella se siente morir. No encaja en la vida. Todo a su alrededor es feo e inerte. En la relación con sus padres van creciendo bordes, contornos, fronteras, límites, orillas tan anchas que por mucho que griten su nombre, no se oyen. No encuentra salida ni alivio. Sólo la muerte. Y en el último momento, cuando ya la niebla cubre toda luz, Sara encontrará sus fuerzas más internas que la ayudarán a salvarse.

La tradición de una historia épica contada con recursos del siglo XXI. Un nuevo Ulises del género femenino, que no sucumbe a las sirenas. Nuestra heroína consigue salir airosa de las emociones más dolorosas. Y al final del camino, se reencuentra con su bella Ítaca.

No importa la edad que tengamos, esta historia es una fábula para todos aquellos que aman a su niño interior, y le permiten salir de vez en cuando. Es un regalo para todos los valientes, que toman el riesgo de ser vulnerables ante este implacable mundo.

Valientes que miran al cielo cuando caminan entre los muros de la ciudad,

y que se paran a disfrutar de una caricia del sol.

Valientes que sienten el dolor ajeno como si fuese el suyo propio.

Que se paran a observar el mundo,

y ralentizan el tiempo con sus manos.

Porque mientras existan los valientes,

el mundo será VERBO.

Escriba un comentario