Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Las malas noticias de la mano del mensajero



El tema principal de esta cinta subyace en el dilema moral que asalta a un convaleciente “héroe” de guerra cuando se le encomienda la misión de formar parte del departamento de Notificación de bajas del ejercito. La desubicación psicológica que sienten los soldados a la vuelta de una situación de guerra se ve acrecentada en este caso por el hecho de que esta nueva misión supone para el sargento el enfrentamiento directo con el horror y las consecuencias de la guerra.

En toda la cinta se muestra con crudeza  la soledad inherente a la propia forma de vida de ambos militares, interpretados de manera soberbia por Ben Foster y Woody Harrelson, así como la terrible frialdad con la que tienen que hacer su trabajo: notificar a los familiares la desaparición o muerte de los soldados destacados en Irak.

La necesidad de reconocimiento heroico de Harrelson, que nunca ha vivido una situación de guerra y sobrevive luchando con su adicción al alcohol y el sexo para hacer frente a su “desagradable” trabajo, hace que  se enfrente con cierta envidia al heroico sargento interpretado por Ben Foster, que se desarma en un enorme sentimiento de culpabilidad en relación a los hechos que supuestamente le han convertido en héroe en Irak.

La relación entre ambos,  las reacciones de los familiares de las victimas, el ambiente claustrofóbico en el que transcurren sus vidas,  las frustraciones, los prejuicios,  deseos de grandeza y sentimientos de culpa, muestran, una vez más los entresijos de la vida de los militares americanos con especial sensibilidad y crudeza, cada vez que se enfrentan a la vida civil. Esta cinta lo tiene todo, crítica y profundidad en un excelente guión en el que se  muestran  las consecuencias decadentes de la guerra, sus secuelas psicológicas y la delicada situación que se establece entre familiares y soldados, que deciden ir al frente a menudo con una visión idealizada e irreal de la guerra y el patriotismo, quedando marcados de por vida y dificultando en multitud de casos su desarrollo en la vida civil.

Hacía mucho tiempo que no me impresionaba  tanto una película en la que destaco la brillante interpretación de Ben Foster por la infinidad cosas que llega a transmitir con el perfecto uso de sus silencios. Altamente recomendable.

Escriba un comentario