Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Grupo 7: El estreno de Semana Santa



El cine español ha descubierto el cine de género, parece una perogrullada, pero tras muchos años de barbecho, el éxito de Celda 211 le ha abierto las puertas al género policiaco, y se agradece. No es un cine exento  de clichés, el poli bueno, el poli malo, los confidentes, las prostitutas, el camello, los trapicheos, pero es un cine que funciona, Hollywood lo lleva explotando desde los años 20.

En estas estamos que llega un director andaluz con mucho talento llamado Alberto Rodríguez, alejado de los focos mediáticos, pero con conocimiento y oficio suficientes para saber hibridar una trama policial con las subtramas personales de cada uno de los personajes que forman ese icónico Grupo 7. Transformamos los clichés en personajes tridimensionales y voilá, hemos conseguido la implicación del espectador.

En el cine español flojea el presupuesto, si ya es caro hacer un drama intimista, hacer una epopeya de época es muy complicado, el espectador medio está acostumbrado a ver mucho cine americano con gran ambientación, planos generales y grandes angulares. El cine patrio se tiene que conformar muchas veces con el efecto cartón piedra, batallas que deberían gozar de miles de extras reducidas a planos cortos de duelos a espadazos.  Esto parece que no tiene mucho que ver con Grupo 7, pero lograr ambientar una película en el 88 en España tiene mucho mérito, coches, localizaciones y atrezo te meten en la historia, un diez en este aspecto.

No quiero estropearos ninguna sorpresa, me veo  tentado de comentar el desarrollo de los personajes principales pero no lo voy a hacer, os puedo decir que el ritmo es muy bueno, con tiroteos y persecuciones cámara en mano que no envidian a cualquier Bourne.

El guion está fraguado con esmero, no es predecible y encauza perfectamente el desarrollo de los personajes.  Mario Casas sorprende con un papel bastante creíble y Antonio de la Torre esta genial con un personaje parco en palabras alejado de su habitual verborrea.  El resto del reparto está soberbio, tanto los dos miembros menos conocidos del equipo (Poga y Joaquín Núñez) como Inma Cuesta y en especial  Julián Villagrán elevan la calidad del relato.

Por: Alejandro Salvador Salas

Escriba un comentario