Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

Bueno, resulta que tenemos por ahí una chinguya, loba ella, con su respectivo bias. Y resulta que ha

“La ola”. Se reanuda el cinefórum.

oct-14-2012 By cinefilo

Recomenzar el cinefórum de UPyD con el profesor Arturo Cadenas es ya, además de un lujo, un clásico. No en vano es la tercera vez que participa con nosotros abriendo el ciclo.

El planteamiento de Cadenas fue diferente al habitual en un cinefórum, pero propio de cinéfilos exigentes. Si a eso sumamos que se trata de un Doctor en Filosofía del Derecho,  que ha reflexionado y analizado los fundamentos y consecuencias de ciertas corrientes actualmente en boga, el nivel de exigencia aumenta, pues se espera de un buen guionista y de un buen director, que distingan entre lo esencial y lo secundario, si pretenden dar a su obra rasgos de verosimilitud. Porque ése es el punto débil que Cadenas criticó de La ola.

Los movimientos totalitarios no se sostienen –de hecho, ni siquiera nacen- sin un núcleo duro de  unas pocas ideas muy superficiales, con impacto emocional pero sin base racional, que son repetidas hasta la saciedad, de forma que una masa de indoctrinados las ponga en práctica sin freno moral alguno. Pues bien, sin este aglutinante que catalice otros factores secundarios –de cariz sociológico, económico, o psicológico-  se desenfoca completamente qué da origen al totalitarismo. De ahí que Arturo Cadenas, contestara la pregunta que Rainer Wenger –el profesor de instituto al que se le ocurre un experimento para explicar a sus alumnos qué son las autocracias- plantea en clase: ¿podría repetirse otra dictadura al estilo nazi en la Alemania actual? Sin un núcleo duro de creencias, es decir, sin una ideología, la respuesta es que no, y esto es precisamente lo que Cadenas echa en falta en la sucesión de episodios de la película. Sin un catalizador intelectual y moral, unos amigos adolescentes en busca de cohesión grupal, no se convierte en un movimiento totalitario. Sobre este particular, es inevitable observar la diferencia entre Rainer -un angelito candoroso caído del cielo- y quienes se valen de las instituciones educativas para imponer sus convicciones identitarias desde la más tierna infancia, introduciendo en las aulas lo que a todas luces falta en La ola.

Al señalar las deficiencias de La ola (Die welle), Cadenas dio indirectamente mayor relevancia a la ponencia con la que inauguró el acto. En un contexto postmoderno de relativismo casi absoluto sobre verdades y valores, de bajísima resistencia a la frustación, de hedonismo acomodado, de poca voluntad y capacidad para el esfuerzo, sin olvidar una tremenda ignorancia, pueden darse las condiciones para la reaparición de mitos irracionales que las conquistas políticas y filosóficas occidentales, tardaron siglos en derribar. De ahí que Cadenas destacara la conversación de dos jóvenes aburridos –y algo bebidos- que en la película, echan en falta la existencia de una meta colectiva por la que “hacer piña”. El peligro consiste en que la crisis de valores en que se encuentra la democracia liberal, favorezca una vulnerabilidad intelectual y sentimental, que renuncie al progreso moral en nombre de un omnipresente fast-food cultural. De ahí el peligro que el ultranacionalismo, el fundamentalismo de cariz religioso y movimientos asamblearios callejeros -ejemplos reales de ideologías esencialistas-, pretendan adueñarse del espacio público en nombre de lo contrario de lo que realmente son.    

    

Martes,después de Navidad

oct-7-2012 By cinefilo

Los tsunamis se producen en los fondos marinos, silenciosos, imperceptibles, están ahí moviendo plac

Martes,después de Navidad

oct-7-2012 By cinefilo

Los tsunamis se producen en los fondos marinos, silenciosos, imperceptibles, están ahí moviendo plac

Looper

oct-4-2012 By cinefilo


Estando como está el cine, de caro y de malo, ya se me había olvidado la sensación de sentarte en una butaca y quedarte ahí como un pasmarote con la boca abierta y los ojos como platos sin gurgutar durante dos horas. Lo mismo es que ya estoy mayor, o que ver Madrid Days, Prometheus y cacotas similares me ha dejado un poco p’allá, pero ayer tuve la oportunidad de ver Looper y me gustó una burrada. Aprovecho para recomendárosla, y si queréis leer mi crítica en Videodromo (libre de spoilers), pinchad por ahí abajo.

Leer la crítica en Videodromo