Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

Análisis: el cuerpo

oct-4-2012 By cinefilo

Comenzamos los análisis de las películas a las que asistimos del Festival de Cine Fantástico de Sitges 2012. Y comenzamos con un plato fuerte. El cuerpo.

Lea el resto de la entrada »

Brave (Indomable)

ago-30-2012 By cinefilo

No pensaba hacer una crítica de “Brave” la nueva producción de la genial Pixar, pero tras leer tantos comentarios negativos, respecto a esta nueva cinta de animación, creo que tenía que abrir una flecha en su favor, digo perdón, una lanza en su favor.

Si bien es cierto que “Brave” no es “Up” o “Wall-E” o incluso “Ratatouille”, magníficas películas de animación que tienen un fondo conmovedor y transgresor para la época que vive el cine y también el género de animación-infantil. No hay que olvidar que las películas de animación sigue siendo destinadas en su mayoría a un público como decía antes, infantil.

La princesa Mérida, nada tiene que ver con cualquier otra princesa Disney anterior, y se agradece. Yo crecí viendo todas las películas Disney, y quizás mi princesa favorita, siempre fue “Pocahontas” ya sea porque el desenlace no era tan estúpido y presuntuoso como el resto y porque ella tenía un valor y unos ideales totalmente distintos. Aquí la princesa Mérida a parte de esa espectacular melena rojiza que lleva al viento, no es una princesa cursi y perfecta al uso, ni tan siquiera simpaticé con ella, porque me pareció una adolescente impetuosa a pesar de que en su rebeldía, me sintiera muy identificada.

La exquisita reina Elinor y ese padre, bonachón y de envergadura gigante, esos trillizos de pelo rojizo, tan sumamente divertidos, hay que decir que los secundarios tienen su encanto, ¿infantiles? pues sí, pero al fin y al cabo, divertidos. Yo no esperaba ir al cine a ver un dramón, ni una comedia hilarante para que me tirara al suelo de la risa, ni si quiera esperaba ver una obra maestra. Me encontré con una película de animación muy bien hecha en todos los aspectos, a destacar a nivel técnico, me enamoré de esa cabellera indomable como el título de la película, del ímpetu de Mérida, de la relación madre-hija, de los trillizos, de los fuegos fatuos y me enamoré de nuevo, a través de una peli de animación, de los paisajes escoceses. Espectacular.

Los colores que aparecen durante toda la película se quedan grabados en la memoria, porque visualmente es un espectáculo. La música a cargo de Patrick Doyle también le hace justicia a la belleza visual. Y destacar ciertas escenas que dan una sensación de libertad absoluta al espectador. Y bueno, porque a una servidora siempre le han cautivado las historias de princesas guerreras que son un as con el tiro con arco, ¿para qué mentir?

El problema de los creadores de Pixar y su equipo de diseñadores como he leído por ahí, es que son muy buenos, y esto es como cuando un atleta acostumbra a ganar siempre el oro, que la plata sabe a menos. Para mí “Brave” no es una obra menor de Pixar, ni tampoco el corto que acompaña a la película en las salas “La luna” de Enrico Casarosa, que para definirlo usaré solo dos palabras: pura magia.

Supongo que fui con ojos de niña al cine y no me arrepiento. Y tengo que decir, que me parece igual de entretenida que el resto de películas de Pixar y que una vez más, gracias. Porque vuelvo a desenterrar toda mi ilusión infantil por el cine y el mundo de la fantasía.

“Rapt”, de Lucas Belvaux

ago-25-2012 By cinefilo

Stanislas Graff, el adinerado presidente de una potente compañía francesa, es secuestrado. Sus captores piden ni más ni menos que 50 millones de euros por liberarle. Todo se moviliza: su familia, su abogado, los socios de su empresa, la policía. Al mismo tiempo, la prensa se entera de la situación y aprovecha la noticia para sacar a la luz la polémica vida privada de Graff, que consiste en escarceos con amantes y una afición desmedida al juego de altos vuelos. La imagen del empresario se debilita ante la opinión pública, su esposa e hijas viven en la vergüenza, los socios no desean arriesgar su posición, la policía desoye las advertencias de los secuestradores y, además, no hay suficiente liquidez para cubrir la petición de los 50 millones.

En esta tesitura, el secuestro se prolonga y no parece tener fin. Mientras Graff vive en una situación lamentable, al borde de caer muerto, en el exterior se produce un juego de intereses y de visiones chocantes, de modo que no parece encontrarse la solución. La libertad de Graff va dejando de ser una prioridad que aúne esfuerzos.

Rapt (2009) es un thriller magnífico que sitúa en el disparadero a todos los personajes (sin excepción), mostrando cómo, al fin y al cabo, estamos solos. Cómo el pasado es una losa insalvable. Porque no hay perdón. Ni redención. Ni vuelta atrás. Todo queda tocado de muerte, roto. No hay misericordia, ni comprensión, ni esperanza. Insisto: me ha gustado mucho el tratamiento de las tensiones entre los personajes siempre desde una perspectiva incómoda. En este aspecto, creo que es una película que escapa de lo convencional y que no pretende agradar a mentes bienpensantes, sino resultar tan desesperada y tortuosa como el comportamiento de los seres humanos ante hechos tremendos.

Y otro de los aspectos que a día de hoy hay que destacar, tras ver tantas películas de corte similar que caen en el efectismo y la simplicidad, es el modo tan medido, tan inquietante, de retratar la relación de Graff con los secuestradores que le tienen encerrado. A la dureza inicial que comprende la cosificación del raptado, sigue una escalofriante proximidad del protagonista con uno de los captores, incluso estableciéndose cierta complicidad (o gélida calidez) entre ambos que linda con la sensación de que, en cualquier momento, la vida puede terminar entre paredes… o en un entorno abierto-pero-asfixiante que se revela mucho menos apacible de lo esperado.

 

 

 

 

Mientras esperamos para saber si el talentoso Philip Seymour Hoffman acepta o no el rol del ganador de los juegos Finnick Odair (lo cual sería una gran adición a la saga) hoy nos llega la noticia de que Lionsgate busca reabastecer sus filas luego de que tantos personajes perecieran en Los juegos del hambre. Es por eso que tanto Mia Wasikowska (Alicia en el país de las maravillas) como la modelo Zoe Aggeliki, a quien veremos en R.I.P.D. y la secuela de Percy Jackson, compiten por un mismo rol: el de Johanna Mason, la tributo que ganó la 71a edicion de Los Juegos del Hambre y también en el tercer Vasallaje (una edición especial de los juegos que se producen cada 25 años).

Mason es una feroz competidora y tiene una gran habilidad con el hacha ya que vive en el Distrito 7, cuyo principal objetivo es proporcionar madera para el Capitolio, además representará una cantidad de complicaciones para Katniss Everdeen (Jennifer Lawrence) y Peeta Mellark (Josh Hutcherson) en la arena. Esta vez los juegos se ponen más interesantes ya que todos los tributos son ganadores de ediciones anteriores, lo que significa que la competencia es mayor dado que todos ya saben lo que es quitar una vida. Johanna Mason es un personaje importante en la historia y por más que Wasikowska tenga la capacidad para hacerlo desde lo actoral dudo que sea muy convincente desde lo físico. En cuanto a Aggeliki, no puedo emitir opinión ya que no conozco su trabajo. Sin embargo, aún hay tiempo para decidir ya que el rodaje recién comienza en septiembre próximo con vistas al estreno en noviembre de 2013.

Sinopsis del libro: Contra todo prónostico, Katniss ha ganado Los Juegos del Hambre. Es un milagro que ella y su compañero del Distrito 12, Peeta Mellark, sigan vivos. Katniss debería sentirse aliviada, incluso contenta, ya que, al fin y al cabo, ha regresado con su familia y su amigo de toda la vida, Gale. Sin embargo, nada es como a ella le gustaría. Gale guarda las distancias y Peeta le ha dado la espalda por completo. Además, se rumorea que existe una rebelión contra el Capitolio…

El árbol de la vida

abr-29-2012 By cinefilo

The Tree of Life | EEUU (2011) Drama Dir: Terrence Malick Int: Brad Pitt, Jessica Chastain, Hunter McCracken, Sean Penn, Laramie Eppler, Tye Sheridan

Aquí tenemos la película más polémica del año pasado. La ganadora de la Palma de Oro en Cannes es un film capaz de provocar situaciones surrealistas en el cine: poca gente se quedaba hasta el final. Las quejas se sucedían y podíamos ver este tipo de avisos en las taquillas.

Una película de esta naturaleza no podía ser algo convencional. En efecto, para nada lo es. Hoy en día, estamos acostumbrados a una determinada forma de narrar las historias. A veces, parece que el cine sobrevalora los diálogos. Directores como Terrence Malick nos recuerdan que también se pueden contar muchas cosas a través de imágenes. El hecho de que esta forma de cine guste o no, depende de cada uno. La verdad es que yo estoy encantado con esta película.

El principal problema de El árbol de la vida es verla de forma equivocada. Nadie lee un texto en verso como si fuese una narración. De ese modo, no nos enteramos de nada. La obra de Malick no posee una narrativa convencional, no es prosa, es poesía. A partir de aquí, uno se puede echar atrás porque no le gusta que el director exija al espectador una atención mayor de lo normal. Al fin y al cabo, el cine es una actividad pasiva. Es una forma de verlo, no es una película para pasar el rato. Sin embargo, yo digo ¿por qué no?

Para disfrutar de El árbol de la vida no creo que haga falta enterarse de todo y ser un experto en simbolismos y metáforas. Seré sincero: no es una cinta que haya comprendido a la perfección (señalo que solo la he visto una vez). Tampoco es que no me haya enterado de nada. Pero me ha cautivado, me ha fascinado.

Una brillante fotografía, una gran dirección y una banda sonora magistral de fondo. A algunos le aburren este tipo de escenas, a otros, les parecen todo un gusto para los sentidos. A mí me encanta. ¿De verdad hay gente que le provoca indiferencia escenas como la del Danubio Azul de 2001: Una odisea del espacio? En esta ocasión, no tengo palabras para describir lo maravillosa que me parece la escena con Lacrimosa, de Zbigniew Preisner.

La obra de Malick, claro está, resulta interesante por las reflexiones de la vida y la existencia, a través de las distintas partes del film: la creación del universo, con las imágenes y la música como excelentes protagonistas. La creación del ser, con la infancia de Jack y su padre autoritario (buena interpretación de Brad Pitt). Importante aquí la representación de Dios y la naturaleza. Por último, la muerte, donde observamos la importancia del pequeño papel de Sean Penn.

Pero pienso que también es una película para vivirla y sentirla. No es necesario ser un intelectual ni un poeta para disfrutar de ella. Simplemente, déjate llevar por la dirección de Malick, sus imágenes, su música. Una belleza visual y sonora. Poética y con prundidad. Fascinante y cautivadora.

Nota: 9 – Muy buena