Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

la araña vampiro

oct-8-2012 By cinefilo

Voy al cine con el Gran E. a ver una película, “La araña vampiro”, de la cual no sé estrictamente nada, salvo que es argentina y que no es de vampiros:

Es una película rara. Primero, porque no renuncia nunca a ser lo que es a primera vista: un cuento pensado por alguien que sigue en fase con la infancia, con un recuerdo muy candente de arañas vampiros, historietas, videojuegos, miedos nocturnos. Quien escribió el guión sigue mirando como en la infancia: descarnadamente, con la misma soledad, y una mirada de varón también, en tanto el desafío está en vencer lo externo, en ir en contra de obstáculos externos: es la única manera de contar el malestar adentro, eso que explica las ojeras de Jerónimo (extraordinarios Piroyansky y su mirada) y las pastillas y el “ribo” y el delay en contestar cualquier pregunta. Es también un cuento fantástico, porque es indecidible saber si todo fue una imaginación del protagonista, un delirio de su depresión: los dos baqueanos hablan igual y en ese sentido podrían ser proyecciones (“flaco te estás muriendo”); nadie los ve salvo él; la cámara tiembla y marca un corte que puede ser entrada a la alucinación simple o al sueño, justo cuando el adolescente toma el sendero que lo aleja del padre y lo obliga a asumir la pelea en contra de eso “que lo está matando”. Y al final, cuando se despierta en el hospital, la cámara no muestra el brazo y no se sabe qué pasó con el volcán picadura que lo estuvo enloqueciendo. Todas estas circunstancias llevan a pensar que todo fue un delirio para llegar a la cueva donde Jerónimo enfrenta el miedo y cumple con la iniciación. Pero en rigor de verdad, es indecidible saber si lo que le estuvo pasando hasta ese momento es realidad o fantasía: si el guía y el curandero son locos y borrachos delirantes, o aliados que le salvan la vida.

Ni siquiera el epílogo permite decidir. Lo que no puede ponerse en duda, en cualquier caso, es lo que él logra internamente. Mi expectativa de público posmo-tan-sospechoso-él hubiera esperado que la película acabe cuando Jerónimo está en el hospital y hay un plano sobre los pinos, insinuando que todo, incluso la araña buñuelesca en el ojo, fue un delirio. Pero la película no negocia y muestra al héroe con sus cicatrices, que son la prueba de la hazaña: el heroísmo aún cabe en el siglo, más allá de la forma en que se lo puso en jaque. A esto hay que sumar un plano muy jugado por su maravilloso y perfecto candor: la cueva tomada de frente, en una abierta apelación a lo sublime, con las estrellas arriba y el niño-hombre moviendo una antorcha para ahuyentar lo que no se ve. Tanto romanticismo (en el sentido pleno) es maravilla.

Pero no hay alegoría, ni cuento de formación (aunque también es un cuento de formación). El único indicio que alegoriza es el epígrafe de Kerouac que se muestra unos pocos segundos al inicio, apenas hay tiempo para leerlo, y que dice algo así como “Sal de la ciudad. Vete al campo. Luego vuelve a la ciudad”. La rama dorada, el bautismo de fuego, el gran viaje del hombre joven. También: el canto de Maldoror, el cuerpo que se daña y que renace de sus laceraciones, como el del montevideano cuando se anima a mirar de frente: “Pardon, il me semblait que mes cheveux s’étaient dressés sur ma tête; mais ce n’est rien, car, avec ma main, je suis parvenu à les remettre en première position.”

El 4 de  septiembre se celebra el Día de la Historieta argentina, y una buena forma de anticiparlo e

El Festival Internacional de Cine de Horror de Ciudad de México, que tendrá lugar del 16 al 26 de agosto, estará dedicado al fin del mundo, en un año en que muchos piensan que ocurrirá una hecatombe basados en una inexistente profecía maya.

“En esta onceava edición se contará con una programación enfocada al cine del fin del mundo, desde la clásica visión de horror y la ciencia ficción de los años 50 y 60 hasta el derrumbe de los universos personales”, informaron los organizadores en un comunicado.

La película argentina “Fase 7″, del director Nicolás Goldbart, inaugurará el festival, en el que 12 películas de nueve países competirán en la sección oficial de largometraje por el Gran Premio Macabro, reseñó DPA.

Entre ellas figuran la australiana “Crawl” de Paul China, la alemana “Die Farbe”, de Huan Vu y la estadounidense “Cell Count”, de Todd E. Freeeman.

De Iberomérica compiten la argentina “Malditos Sean!” de Demián Rugna y Fabián Forte, las brasileñas “Nervo Craniano Zero” de Paulo Biscaia Filho y “La noche del Chupacabras” de Rodrigo Aragão, la mexicana “Reacciones Adversas” de David Michan y la guatemalteca “Toque de queda” de Elías Jiménez y Ray Figueroa.

Además habrá en competencia cortometrajes mexicanos, con 19 cortos participantes, e internacionales, con 24 películas, que se disputarán los premios Macabro de Jade y Macabro de Onix, respectivamente.

También habrá un homenaje por el 100 aniversario de la creación de La Catrina, una famosa figura de calavera con sombrero del ilustrador mexicano José Guadalupe Posadas, así como una sección dedicada al cine de horror mexicano, entre otras.

En el festival se exhibirán también fuera de competencia cintas de producción reciente como la argentina “Diablo” de Nicanor Loreti, la canadienses “Piel reconfortante” de Derek Franson y “El ciempiés humano” del director holandés Tom Six.

@VozzRadio

CINE: SE ENTREGAN LOS CONDOR DE PLATA

jun-1-2012 By cinefilo

EN EL 70° ANIVERSARIO DE LA FUNDACIÓN DE LA ASOCIACIÓN DE CRONISTAS CINEMATOGRÁFICOS DE LA ARGENTINA

Título original: El sueño de Valentín Año: 2003 Duración: 101 minutos. País: Argentina. Director: Al