Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

El juguete mas caro del mundo.

oct-22-2012 By cinefilo

Cuando Orson Welles definió el cine como el tren eléctrico más caro del mundo quizás tuvo un atisbo de los futuros directores de cine de Hollywood y sus juguetes como fuente de acción espectacular…

Venganza: Conexión Estambul (Venganza 2) dirigida por Olivier Megaton y protagonizada por Liam Neeson, Maggie Grace, Luke Grimes,

Vuelve el padre coraje.

Aunque el nivel medio de calidad de las películas producidas por el francés Luc Besson deja que desear, entre todas ellas destaca Venganza, de Pierre Morel. Cuatro años después de aquel film llega a las pantallas Venganza: Conexión Estambul, la inevitable secuela.

En Venganza: Conexión Estambul, el agente de la CIA retirado Bryan Mills se ha vuelto más sobreprotector si cabe con su hija, desde que fue secuestrada en París, y que ya está en edad de sacarse el carnet de conducir y se ha echado novio. Mientras, la madre ha cortado con su segundo marido, y se atisban posibilidades de reconciliación con Mills. Durante una estancia de los tres en Estambul, son víctimas de las maquinaciones de Murad, padre del cabecilla de los tipos que retuvieron a la adolescente, y que busca venganza porque Mills le mandó al otro barrio. (decine21)

Los Remakes del cine Español

jul-20-2012 By cinefilo

“Abre los ojos”

En la industria del cine de Hollywood es común encontrarse con cientos y cientos de remakes de sus películas, incluso en algunos casos de remake del remake, con la vaga escusa a veces de “actualizar” ciertos clásicos y acercarlos a la nueva generación de espectadores haciéndolas más acordes, según algunos cineastas, a sus hábitos de conducta o atención, poniendo en práctica las últimas técnicas en cuanto a montaje o efectos especiales por doquier, sin hablar de las incómodas, pero productivas para las arcas 3D.

Desde mi punto de vista, una película es un documento artístico que se debe ver tal cual fue creado y concebido, para fortuna o desgracia del espectador. Generalmente para fortuna, ya que para que una película sea elegida para su “actualización”, no cabe duda que algo debe tener de interesante.

Si el remake hace descubrir la obra y se tiene en cuenta, te descubre esa película que pasó por alto debido al tiempo, perfecto. Si solo se trata de “educar” al espectador púber, que no puede pasar más de 10 minutos contemplando una escena larga sin explosiones ni filigranas, no me queda más que recurrir al refranero español para decir que “la miel no se hizo para la boca del asno”

Pero esta no es una entrada para opinar sobre la naturaleza de los remakes. Como dije al principio, en la industria cinematográfica estadounidense, las actualizaciones se pueden contar numerosas a lo largo de su historia.

En España no. Su existencia es casi testimonial. Pero se han dado casos de remakes dentro del cine español. Antes y después. Otros muchos vendrán, de la mano de Hollywood naturalmente, como ya ha ocurrido con alguno de nuestros nominados que presentaremos a continuación. Pero ha sido una práctica poco extendida. Aquí os señalamos algunos. Escasos la verdad y os invito a que si conocéis algún remake más de cine español,  no dudéis en indicarlo en los comentarios para completar la lista, Hyde quedará eternamente agradecido.

Cateto a babor

La España de la postguerra, la del miedo, la miseria, la escasez y la sumisa por la primera premisa nombrada, esa misma en la que nos quieren sumergir de nuevo los actuales políticos, esa en la que sólo existen dos clases de ciudadanos, los tremendamente ricos y los pobres medio analfabetos, amen del clero naturalmente.

“Alfredo Landa en Cateto a babor”

Estrenada en 1970, dirigida por Ramón Fernández y protagonizada por Alfredo Landa.

Landa interpreta a Miguel Cañete, el prototipo de cateto buenazo de pueblo, que lo sacan de su entorno y todo se vuelven problemas en ese mundo cruel y desalmado que se localiza en las grandes ciudades, y que la dictadura bien intenta proteger a los buenos Españoles de todo mal y más aun, del peor de todos los males, eso que llaman libertad. Desorientado, perdido, sin recursos se encuentra Cañete que lo han llamado a filas para hacer el servicio militar obligatorio en la Marina Española, tras agotar hasta la última de las prorrogas de incorporación posibles.

Cañete no puede hacer el servicio militar,  ya que está al cuidado de su hermano Quique, pequeño que cuenta apenas con seis años de edad, tras la muerte de sus dos padres.

De modo que nuestro Cañete no tiene otra opción que cargar con el muchacho y el servicio a la vez. Las situaciones que provoca el cateto con el niño será la tónica cómica dominante en la película con sus puntualizaciones “dramáticas” y heroicas en algunos casos, del protagonista Alfredo Landa.

Pues bien, Cateto a Babor no es otra cosa que el Remake de Recluta con niño cambiando la Marina por la Aviación, película de 1956, dirigida por Pedro Luis Ramirez y protagonizada por José Luis Ozores, hermano del también actor y tristemente fallecido Antonio Ozores y del Director Mariano Ozores.

No nos movemos aun de la familia Ozores ya que el siguiente Remake es del propio Mariano Ozores sobre una de sus películas:

.

Ya no va más

En 1988 Mariano Ozores estrenaba Ya no va más, un remake casi plano por plano de su otro éxito cosechado diez años antes con Los Bingueros. Las únicas diferencias entre ambas películas es que los protagonistas han pasado de ser Fernando Esteso y Andrés Pajares a Antonio Ozores (que también participo en Los Bingueros, interpretando a Don Ramón, párroco que se las sabe todas en cuanto a juegos de azar, gracias a la “intervención” divina de la reliquia de San Nepomuceno) y Ricardo Merino.

La otra diferencia es, evidentemente que en Los Bingueros, el juego empleado para la perdición de los protagonistas es el Bingo, mientras que en Ya no va más, el juego de las desgracias es la Ruleta del Casino. Todo lo demás, idéntico.

“Nos quedamos con Los Bingueros”

.

Vanilla Sky

Por último tenemos a Vanilla Sky, último por que estos escasos remakes son los que recuerdo a día de hoy. Vuelvo a reiterar que si el distinguido lector conociera o conociese algún remake más que engrosen esta escueta lista, me lo haga saber en los comentarios del post.

Cuando el cienciólogo y comeplacentas Tom Cruise se hizo con los derechos para el Remake de Abre los Ojos de Alejandro Amenabar, la perenne sonrisa que mantiene Tom quedó patente durante todas las escenas de la película hasta su final.

“Dios mio…yo no mato Charlies yo como Placentas dios mio”

Sin ser un mal remake del todo, nos quedamos con el regustillo de casi serie B que mantiene el original de Amenabar. De la actuación de Tom, podemos decir que se le nota un poco el plumero de “conquistador”. Tom, si ya estabas saliendo con Pe, a que viene esa actuación de cortejo entre discotequero y patético chulo piscinas.

Hasta aquí la “interminable” lista de remakes españoles. Por citar uno de los eternos proyectos para llevarlo a las pantallas de cine norteamericanas, diremos que algunos están en proceso de hacerlo y otros muy en el aire como el ejemplo final que ocupa: Torrente el brazo tonto de la ley. Incluso se habló de que el mismísimo Robert de Niro encarnaría a Jose Luis Torrente…

“Torrente yo…me dices a mi…hablas conmigo…me lo dices a mi?” 

.

El Sótano de Mr Hyde. No sea tímido y comente

Hasta que nos trague el lente

jun-1-2012 By cinefilo

Es probable que con Arrebato se dé un paso más hacia la comprensión de lo que Raúl Ruiz llama una “elevada calidad de aburrimiento”. Ya que, si bien la película del vasco Iván Zuleta no tiene largos ‘travellings’, o silencios interminables, tan propios del Stalker de Tarkovsky, si posee secuencias largas acompañadas de esa voz que susurra y que no lleva a ninguna parte. En vez de contemplaciones y pausas, el filme de Zuleta está lleno de, precisamente, arrebatos: contrastes entre la quietud de José Sirgado, el veterano director al que no le gusta el cine, y el ritmo frenético, acelerado, sinsentido, de las grabaciones de Pedro.

El capítulo primero de la Poética del Cine de Ruiz se enfoca en la carencia de enfoque. Es decir, resalta el carácter prescindible que tiene el modelo de “conflicto central” que hizo tan exitoso al cine de Hollywood. Según Ruiz, las películas no tienen por qué reducirse a una tensión bipolar que constriñe a un protagonista y, en consecuencia, a su público. La película de Zuleta es un buen ejemplo de esto, no porque carezca por completo de un conflicto central, sino por la volatilidad del mismo. De modo que si bien es posible plantear objetivos o tensiones dentro de Arrebato, estos no limitan el resto de la narrativa, no se reducen a decisiones que saltan del blanco al negro. Así que, si bien se apuesta por la existencia de un conflicto central dentro de Arrebato, hay que decir que éste no es del todo tangible, no tiene siquiera, si se me permite la analogía, un papel protagónico dentro de la historia.

De esta manera, existe cierta expectativa alrededor de por qué Pedro le envía la grabación a José y por qué éste tendrá que ir a recoger una segunda si todo sucede como el primero espera. Así que, como cualquier historia clásica, existen las mismas preguntas que podría leer un narrador que invita a la audiencia a pagar una boleta para verse la película completa: «¿Qué contiene el filme que le envía Pedro a José? ¿Irá José “a por” el segundo? ¿Qué pasa con Pedro?» Y, en efecto, todas esas preguntas se responden al final de la película.

Sin embargo, y he aquí el contraste con el modelo clásico del conflicto central, a medida que transcurre la historia, el espectador se desprende, en cierta medida, de las preocupaciones iniciales. No existe un “concepto depredador”, como lo llama Ruiz, que elimine otro tipo de ideas y conflictos presentes en el filme. El afán de saber qué pasó con Pedro y su cinta no queda relegado a un segundo plano, es simplemente un plano más, uno de los muchos otros problemas de la historia.

«En la trama sutil de las acciones premeditadas pero inconsecuentes, hecha de decisiones inconscientes y de accidentes que la vida cotidiana nos propone, me temo que la teoría del conflicto central no sea otra cosa que aquello que la epistemología llama un “concepto depredador.”»(Ruiz, p. 23) Y Arrebato está lleno de esos accidentes, de esas decisiones. La película contempla las digresiones normales de cualquier persona, de modo que no banaliza a sus personajes limitándolos a la lógica de un único conflicto. “Ay, olvidé cerrar el grifo y se me está inundando la casa”; “estoy aburrido, voy a inyectarme o a inhalar algo”; “después escucho esto, quiero tener sexo”, todas son acciones que no le son útiles a lo que se creería que es el conflicto central dentro de Arrebato, y sin embargo están ahí porque tienen lógica dentro de otros contextos, o porque carecen de toda lógica en particular.

Tan relegada quedó la importancia del contenido de los filmes enviados por correo, que sólo se conoce el contenido de estos hasta después de la mitad de la película. Antes de eso, el espectador se queda esperando a que pase algo. Y lo que se muestra es una contextualización de los personajes, un flash back en el que el espectador se pierde y se olvida de que hay una cinta que no se ha mostrado. Tradicionalmente, la atención se centra en los grandes puntos de giro, qué pasa con el video, con los protagonistas. Pero en Arrebato, la ausencia de cordura hace que el espectador (el que ha decidido dedicarle dos horas de su vida a la película, sin importar lo que ésta le ofrezca) permanezca siempre atento a la espera de algo que sea digerible. Mientras tanto, Pedro llora y se retuerce porque no encuentra el ritmo y busca el medio para arrebatarse.

Con respecto al problema de la elección y las decisiones que plantea Ruiz, la película de Zuleta ilustra de alguna manera la pluralidad de alternativas. Justo antes de que, por fin, José empiece a ver la cinta que le ha llegado por correo, Ana, su novia/ex novia/acosadora, sale del baño disfrazada de Betty Boop. Empieza a bailar, lo seduce, José se deja y luego, como si nada, sonríe, se frena y empieza a ver el filme, repitiendo los últimos segundos de la grabación donde Ana lo había interrumpido. Es quizás la escena donde se ilustra de mejor manera la existencia de historias paralelas, igualmente importantes dentro de la película: Hay una grabación que llegó por correo, una historia de un joven que no hallaba su ritmo cinematográfico, un pasado con una mujer que frena todo y (pareciera) una respuesta conceptual para un director que no le gusta el cine.

Arrebato es una película sin afanes. Una historia tradicional centraría su atención en el conflicto central y se apuraría por generar muchas raíces alrededor de una misma semilla. No obstante, como ya se mencionó arriba, no se aísla del todo de ese modelo. Para volver al origen, hacia el final de la película, se centra la atención en Pedro y su vida en la ciudad. Luego hay un plot que hace despertar al espectador. La cámara se traga a Marta, la prima de pedro, y todo pareciera convertirse en una mala película de ciencia ficción. La metáfora, no obstante, es muy diciente.

Al final, Pedro también desaparece y el círculo empieza a cerrarse. Por eso José tendría que ir por la segunda cinta. Éste la revela, y en medio de la proyección sobrenatural del celuloide, la cámara con vida propia lo apunta. “¡Corre!” diría el espectador tradicional. Pero en contra de los dictados de la lógica, la decisión de José es la de acostarse a que se lo trague la cámara. En su propia dimensión, siguiendo a Ruiz, como acto independiente, aislado, la cámara tiene un sentido especial para un personaje que no entiende su propio oficio. Pero eso hace parte de mi propia digresión.

BIBLIOGRAFÍA

Ruiz, Raúl. “Teoría del conflicto central”. En: Poética del Cine. Ed. Suramericana

Arrebato. Iván Zuleta. 149 min. Nicolás Astiarraga Producciones, 1979.

Independent Group y Robbie

mar-24-2012 By cinefilo

L’ultimamente descubro algo que me revela una nueva creencia sobre el mundo y mi existencia! El ultimo descubrimiento fue en clase de Conceptos de Arte Contemporaneo (una forma elegante de decir Historia del arte). Antes debo explicar que los libros de arte de escuela explican la historia de manera cronologica, como un simple succeso de hechos y acontecimientos que se encadenan, marcando los estilos que han tenindo mas relevancia.. pero lo entiendo deben “resumir” en pocas paginas episodios enormes de la historia. Bien, un ejemplo de esto es el salto que hay del Expresionismo abstracto al Pop Art! como si en medio no hubiera pasado nada importante!!

Pero en ese lapso de tiempo entre esos dos estilos surgió el grupo Independent Group (en pocas palabras uno de los referentes que tubo mas tarde al Pop Art) entre otros estilos. Este grupo de jovenes artistas, arquitectos, diseñadores, intelectuales.. se unieron para debatir que hacer con el arte despues de la segunda guerra mundial. Con el boom del capitalismo amerciano, el Independent Group admiraba la cultura urbana: publicidad, cine de Hollywood, revistas, musica, ciencia ficcion.. de aqui mi descubrimiento: las peliculas de ciencia ficción de los años 50!

Entre ellas Forbidden Planet, aqui esta el fantastico trailer, estoy deseando verla. No hace falta que mencione que la pelicula fue de gran revelancia en su momento, en parte por la aportación del adorable Robbie, robot que mas tarde protagonizó otras peliculas. Este peculiar robot tubo tanta relevancia que en la exposcion que realizó el Independent Group en 1956, Robbie fue el invitado de honor.

La industria del cine de Hollywood está presionando a los tribunales en EEUU para que ordenen el cie