Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

FANT: Phenomena Experience

abr-3-2012 By cinefilo

Dentro del FANT 18 (Festival de cine fantástico de Bilbao), que comienza el proximo 4 de mayo, se proyectará una sesión de la Phenomena Experience que lleva ya algún tiempo proyectado sesiones doble de películas ochenteras y setenteras con bastante éxito en el cine Urgell de Barcelona y alguna sesión esporádica en Madrid. Esta vez el evento tendrá lugar en los Golem Alhóndiga y el programa doble elegido sera el de “El Resplandor” de Kubrick + “Posesión Infernal II” de Sam Raimi. La sesión doble será el jueves 10 de mayo a partir de de las 19:45 y las entradas estarán a la venta desde mañana miércoles 4 de abril a 8€ en generaltickets y los cajeros bbk.

Por el momento no hay programación oficial del festival hasta el día 17, pero ya se ha cerrado el plazo de recepción de películas y cortos y se sabe que los días 8 y 9 de mayo a las 17:30 se proyectaran, dentro de la sección “FANT al rescate”, dos películas españolas, “La llamada” (1965) de Javier Setó y “La semana del asesino” (1972) de Eloy de la Iglesia. En cuanto tenga el programa oficial publicaré el post de todos los años con los trailers y comentarios de las películas.

43.256592
-2.900121

Regresiones colectivas

sep-11-2011 By cinefilo

Ayer fui al cine.

Anoche vi Parque Jurásico y Terminator 2. En pantalla grande, sentado en una butaca roja , en una sala en la que caben 1832 personas.

La sala a rebosar, con el cartel de aforo completo en la ventanilla. Una imagen, aquel cartel de cartoncillo blanco con una cadenita, extraña por antigua pero al mismo tiempo familiar. De cuando había una o varias filas de personas esperando para adquirir el boleto de entrada y una cierta tensión para no ser el  tú el pardillo que se quedara sin entrada.

Más símbolos; “retroactivos” el techo iluminado de la entrada con su tono amarillento nocturno y en la entrada los carteles de las películas junto con aquellos pequeños affiches que eran como cromos grandes de algún fotograma de la película. Fósiles de la distribución cinematográfica.

Llegué con la película empezada, Parque Jurásico. Por lo que me perdía al parecer otro elemento muy folclórico del día. La cola, la espera y la entrada a la sala.

Cine Urgell de Barcelona

El impacto visual es potente, en una pantalla enorme, Sam Neil, con su camisa azul y sombrero de “paleontólogo” y Laura Dern, con su también camisa rosa, Spielberg poniéndolo fácil, montados en un todoterreno descubierto alucinan boquiabiertos con unos bicharracos enormes y la música de John Williams truena por la sala, el impacto sonoro y entonces el público emocionado aplaude, silba, grita y disfruta como si fuera una victoria colectiva. Efusivos como si fuera un partido de fútbol.

Se palpaba que nos sabíamos la película de cabo a rabo, los momentos en los que íbamos a aplaudir de emoción cual masa informe recibiendo un baño colectivo de pura y simple diversión.

La película ya no era sólo de sus creadores, ahora parecía ser mas nuestra. Como una regresión recordé perfectamente cuando fui al cine con mis padres en su estreno en Madrid, en el cine Carlos III que estaba en Colón y que ya no existe.

Luego venía Terminator 2, no sin antes la proyección de algunos trailers cuya estética en su momento era el colmo de la seriedad y la épica y que sin embargo ahora se han convertido en una suerte de descojone tierno, el de una película de Chuck Norris y David Carradine y otro de Silvester Stallone escalador y saltarin de montañas.

Aparece el símbolo de Carolco en la pantalla, las cortinas rojas se abren un poco más por el formato de la película y una vez más regresión ¿infantil? colectiva, 1800 personas haciendo con las palmas la melodía de Terminator… pa pa pa pa pam pa pa pa pa pam… Y de repente el individuo emocionado se convierte en multitud de un disfrute colectivo, de una diversión de una industria y una creación de la “cultura popular” que hemos hecho nuestra. Ambas películas han envejecido a su manera, pero las imágenes que crearon se han convertido en símbolos de crecimiento y su recuerdo y proyección tantos años después de su creación en un cine se convierte en un acontecimiento con un cuasi éxtasis colectivo.

Os podéis imaginar cuando Terminator dijo aquella palabra ya mítica: VOLVERÉ… (bueno lo dijo en inglés, la modernidad viene en V.O) la sala se “derrumbó” en aplausos…

Se dice que Robertito le cogio mucha afición a las hamburguesas nada más acabar el rodaje

Se dice que Robertito le cogió mucha afición a las hamburguesas nada más acabar el rodaje

¿En que punto han dejado estas películas de ser películas para convertirse en referentes, en imágenes de una memoria colectiva que une y hace disfrutar a tanta gente?

En estos días que se cumplen 10 años del ataque a las torres gemelas (y también 38 años del asesinato de Salvador Allende por el dictador Pinochet) y casi todos nos contamos donde estábamos y que hacíamos. Ese día en el que las películas de catástrofes con un poquito de ciencia ficción nos la narraban Matias Prat y Ana Blanco en unos programas que se suponen nos proporcionan información de la realidad mundial.

¿Es la imagen y su impacto capaz de llegar al instinto individual y hacerlo colectivo? ¿Es más potente la imagen real o la de ficción?

Para cerrar esta entrada sólo quiero añadir una frase que leí el otro día en una película: El arte es garantía de supervivencia