Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

Skyfall: 50 años de James Bond

dic-9-2012 By cinefilo

Daniel Craig

A pesar de las dificultades económicas que tuvieron congelado el rodaje de ‘Skyfall’, la última entrega de la franquicia no desentona con las anteriores, disponiendo a James Bond en múltiples escenarios para llevar a cabo sus misiones de vértigo. Desde el skyline de la metrópolis de Shangai al ‘scottish landscape’ de la infancia de Bond, pasando por el luminoso casino de Macao o el rico escenario de la ciudad de Londres. El director Sam Mendes se sirve de manera elocuente de todos los recovecos que ofrece la ‘City’, incluyendo el mundo subterráneo del underground o la bahía de Westminster.

No obstante, cada Bond es diferente respecto del anterior. Sobre la base del exquisito playboy que mantiene un perenne y calibrado control de la situación, rasgo definitorio del espía, Daniel Craig establece un personaje más oscuro y salvaje que sus predecesores. Nada timorato, en ‘Skyfall’ -por el momento la última entrega de esta franquicia que cumple medio siglo- tiene que demostrar al organismo de inteligencia británico que lejos de ser un veterano declinante conserva el temple y la astucia del agente de antaño.

En las tres películas que por el momento ha protagonizado Craig, progresivamente deja de lado su corte más agresivo, propio de un matón cualquiera, para adquirir los más sofisticados trucos y técnicas del servicio de inteligencia británico. De este modo el personaje recupera la coreografía impecable del espía, grado de teatralidad intrínseco en la franquicia, ausente en ‘Casino Royale’ y apenas salpicado en ‘Quantum of Solace’, ambas predecesoras de ‘Skyfall’.

En contraposición con el relativamente anémico Pierce Brosnan, el penúltimo en la selecta lista de James Bonds, Craig exhibe con perniciosa naturalidad una reforzada musculatura que conjuga con su aureola de agente extremadamente agresivo. Algo que despierta críticas entre los más puristas de la saga, pues entienden que éste tiene poco que ver con el estereotipo de caballero inglés.

En esta última entrega se erige en antagonista un Javier Bardem con el pelo oxigenado y con cierto aire maligno que recuerda al Joker, eterno enemigo de Batman. El actor español encarna a un antiguo agente que planea desmembrar el órgano de inteligencia británico en una actuación tan sólo comparable a la que llevó a cabo en el film ‘No es país para viejos’.

Tras innumerables idas y venidas en el argumento, en cuanto se presente la ocasión idónea y los espectadores ya hayan tomado la dosis necesaria de intriga en la trama, justo antes de otear en el horizonte el estado de desesperación, como en todas las entregas anteriores, Bond fulminará sin vacilar al antagonista de turno.

Andreu Alberola

Una serie de asesinatos sacude la ciudad de Londres; todas las víctimas son prostitutas, lo que hace pensar a Scotland Yard en un émulo de Jack el Destripador. Pronto, un antiguo trapecista tullido se perfila como el principal sospechoso de los crímenes, lo que obligará al hombre a defenderse de la justicia ordinaria y del ojo por ojo de sus propios vecinos. Dirección: José Luis Madrid. Nacionalidad y año: España, Italia 1972.

Para leer la reseña, pincha aquí.