Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores
El eterno galán de Hollywood se lució junto a su joven novia sobre la alfombra roja y su mao fue más expeditiva de lo normal.
Un actor demostró que tiene el toque perfecto
George Clooney y su novia, Stacy Kiebler

George Clooney personifica el hombre ideal para miles de mujeres en todo el mundo, pero es el galán de una sola mujer. El actor presentó el jueves pasado su nueva película, “Argo”, en un cine de Beverly Hills y ahí demostró que tiene su situación sentimental bajo control.

Clooney, de 51 años, ya se perfila como el eterno galán de Hollywood y se lució en la alfombra roja del Teatro Samuel Goldwyn con su novia, Stacy Kiebler, de 32, como los mostró el sitio inglés The Sun.

Un allegado de Kiebler aseguró hace dos semanas que la pareja está en crisis, pero el jueves pasado se los vio muy unidos en la premiere de “Argo”, al punto que el actor deslizó su mano con delicadeza por la espalda de su novia, hasta casi llegar a lugares insospechados para un caballero.

‘Los Idus de marzo’ (The Ides of march) es mi segundo acercamiento al George Clooney director tras la interesante ‘Buenas noches y buena suerte’. Y si aquella me dejó un buen sabor de boca bastante más amargor me ha quedado tras este drama político. Basada en la obra teatral ‘Farragut North’, la película tiene como protagonista a un joven e idealista miembro de comunicación del Partido Demócrata en su campaña para las primarias. El joven es Ryan Gosling, que no se pierde una, y el candidato el propio Clooney, que adquiere un papel secundario, al igual que otros grandes como Paul ‘Adams’ Giamatti y Philip Seymour ‘Capote’ Hoffman.

Con un plantel como ese es una pena que todo el protagonismo tenga que caer sobre Gosling, que lo clava en ‘Drive’ pero no tanto aquí, donde se supone que su personaje debe evolucionar con una serie de sucios descubrimientos en torno al ‘mandamás’ del partido. Tampoco ayuda un guion que tiene su punto álgido a mitad de película, cuando se empieza a intuir un virado hacia el ‘thriller’ que se queda en poco o casi nada.

Un par de buenos momentos, como el revelador diálogo entre Gosling y Clooney o la escena de Seymour Hoffman subiendo y bajando del coche de campaña, y una interesante banda sonora, a cargo de Alexandre Desplat, son lo único que me llevo de estos ‘idus de marzo’.

INFILTRADOS EN CLASE, de Phillip Lord y Chris Miller: VAYA PAR DE POLIS… ¿OTRA VEZ?

Calificación: 2/10.

Queridos lectores, he aquí una película que les ha gustado unánimemente a los críticos. Y no transcurre en un suburbio de Londres, ni en un pueblo afgano. Se trata de una buddy movie policiaca que adapta una serie de los 80 y que abunda en todos los tópicos de la comedia  granujienta y gamberra.

Y entonces, ¿por qué les ha gustado? Ni idea, de verdad. No hay duda de que Jonah Hill cae simpático y hasta ha descollado más de una vez como actor (Cyrus, la reciente Moneyball), pero la que nos ocupa  es una de las comedias peor escritas que este bloguero haya visto jamás. Roba el argumento de Ropa nueva y le añade un puñado de gags  que se encuentran a un nivel entre la serie “Movie” (ya se sabe, Superhero Movie, Disaster Movie) y el Saturday Night Live más chusco. Véase, por ejemplo, el gag de los camiones que no estallan: Mike Myers lo habría descartado para Austin Powers.

Sin embargo, aún llega lo peor, dos de los más nefastos pecados que un filme cómico puede cometer: empezar prometedoramente y desplomarse pasados los primeros minutos (Ice cube no ayuda nada), y hacer oscilar, sin rigor ninguno, a los personajes según la situación lo requiera, especialmente  los padres de Jonah Hill, de orgullosos y permisivos a porreros y después a cabreados e intolerantes. Al final del todo, “el” gag, el del desprendimiento de un pene por disparo, que habría sido la bomba de haber estado bien rodado. Quien quiera, que haga caso a los críticos, pero para mí que esta transmuta a Vaya par de polis y Los otros dos en obras maestras.

* INFILTRADOS EN CLASE (2012). DIRECTORES: Phillip Lord y Chris Miller. INTÉRPRETES: Jonah Hill, Channing Tatum, Brie Larson, Dave Franco, Ice Cube. NACIONALIDAD: EE. UU. La película se estrenó el pasado viernes 11 de mayo, pero puedes descargarla aquí

************************************************************************************************

PRESENTACIÓN DEL DVD y BLU-RAY DE LOS DESCENDIENTES

Una vez más, Hispano Foxfilm organizó –y bastante bien, por cierto- otro screening para presentar a la prensa, sobre todo internáutica, uno de esos estuches que contienen tanto DVD y Blu-Ray como una copia digital que se puede descargar tantas veces como se quiera. En este caso, una de los filmes más taquilleros del año y cuyo espectacular box office en España se llegó a creer que estaba causado por el cierre de Megaupload, aunque después se comprobó que no era así en absoluto.

Sobre esta película ya me ocupé in extenso en el otro blog donde escribo, La Isla Tuerta (me comprometo a empezar a colgar aquí los enlace de las nuevas críticas). He aquí el enlace sobre la crítica de Los descendientes, en la que destaqué el inconmensurable talento de Clooney frente al del director Alexander Payne, que reconozco que no es santo de mi devoción. No entendí cómo nadie se iba a tragar que existiese una mujer capaz de ponerle los cuernos a Clooney con Matthew Lillard, y di por hecho que este primero se iba a llevar, y de calle, la estatuilla al mejor actor. Vaya batacazo. Para Clooney y para mí también.

En cualquier caso, he aquí una ocasión inmejorable para conservar The descendants y reproducirla en televisor, portátil, PS3, Ipad y hasta Iphone si uno quiere, aunque el autor de este blog lo desaconseja. Recuérdese que, por el mejor precio de todo el mercado y en el mismo estuche, uno dispone –insisto- de las copias en DVD, Blu-Ray y digital. Para redondear el trato, dos horas de contenidos extras en el Blu-Ray, alguno de los cuales menciono y comento brevemente:

- Un making-of interesante pero convencional llamado Trabajando con Alexander Payne. Breves declaraciones de los actores, el rodaje de algunas escenas, etc.

- Los verdaderos descendientes: una pieza histórica algo árida para el que quiera saber más sobre los terratenientes hawaianos.

- Casting: para él, solo estaban elegidos de antemano Clooney, Beau Bridges y Robert Forster. Todos los demás, cuentan la historia de cómo arribaron al filme.

-  Trabajando con el agua: o por qué rodar en vehículos terrestres resulta infinitamente más fácil que rodar en barcos y canoas. En estas últimas, la cámaras se montaban sobre… ¡¡¡pilas de cajas!!!

- Una conversación con George Clooney y Alexander Payne: actor y director hablan de cine con algunas referencias eruditas que yo personalmente no les sospechaba.

Y esta vez, para agradecerle el tiempo y el esfuerzo al equipo de Hispano Foxfilm, no añadiré el enlace de descarga directa. Merece la pena hacer el pequeño desembolso para comprobar cómo Jean Dujardin no superaría en dotes actorales a Clooney ni aunque se reencarnara una docena de veces.

* LOS DESCENDIENTES (2011). DIRECTOR: Alexander Payne. INTÉRPRETES: George Clooney, Shailene Woodley, Amara Miller, Nick Krause, Patricia Hastie, Matthew Lillard, Judy Greer, Beau Bridges, Robert Forster. NACIONALIDAD: EE. UU. El DVD/Blu-Ray/copia digital salen a la venta el próximo día 30 de mayo.


No os guardéis de los idus de marzo

abr-13-2012 By cinefilo

El otro día hice algo que a muchos empieza a parecerles una excentricidad: fui al cine -porque me dieron invitaciones, si no de qué- y vi Los idus de marzo. Sí, la de George Clooney con el nuevo tío bueno que nos quieren colocar, Ryan Gosling (inciso: ved a este tipo en Drive, película para modernos pero que merece la pena). El filme -me encanta escribirlo, “fil-me”- de Clooney es cine americano del bueno, aunque Europa League, no Champions: un guión milimétrico que hace fluir la historia sin baches, actuaciones medidas y profesionales (Paul Giamatti y Philip Seymour Hoffman se salen, como siempre), y solvencia y eficacia en cada escena para contarnos por enésima vez lo que ya sabemos todos: la política es una mierda y está podrida, porque los seres humanos somos una mierda y estamos podridos. Además, la película tiene la cortesía de durar ‘solo’ 100 minutos, lo que se agradece en estos tiempos de alargamientos absurdos. Aquí os dejo el tráiler (¿vosotros también os cabreáis en silencio cuando apagan las luces de la sala y ponen la película directamente?).

El caso es que la película me ha hecho recordar una de las mejores novelas históricas que he leído, y son unas cuantas (sector Robert Graves, Marguerite Yourcenar y similares, nada de templarios, códices y DaVincis, y llamadme cultureta). Título: Los idus de marzo (disponible en la impagable colección de bolsillo de Alianza Editorial); autor: Thornton Wilder (Wisconsin, 1897-Connecticut, 1975). Fecha de publicación: 1948.

Libro y película comparten unos cuantos rasgos: su elegancia, su medida estructura sin un gramo de grasa, su indagación en lo más profundo del alma humana… Pura fibra narrativa, un ejemplo de cómo se cuentan historias. El relato de Wilder se ambienta en los últimos días de Julio César y toma la forma de narración epistolar (¿no os interesaría la correspondencia secreta entre el divino Julio y Cleopatra?), combinada eficazmente con informes policiales, anotaciones  y diarios de César, panfletos… No pretende una reconstrucción histórica, pero se sirve de acontecimientos reales para enhebrar una trama cuyas piezas encajan a la perfección y que le vale al autor para hablar de lo importante: la generosidad y el egoísmo, la virtud y el vicio, la lealtad y la traición, el amor y el odio… Los grandes temas de siempre expuestos en una novela apasionante y exquisita que se devora como una intriga policiaca. 

The Ides of March – Los Idus de Marzo

abr-10-2012 By cinefilo

The Ides of March – Los Idus de Marzo

Dir. George Clooney

Coincidían con los días quince de marzo, mayo, julio y octubre y eran días de buenos augurios. Y así habría seguido si Bruto no hubiese cortado con esa tradición.

Pues con ese buen presagio me acerco al cine. Avalado por algún comentario en la radio y auspiciado por el resultado del Barça frente al Milan, al cual aventaja 3-1.

Pero ahí se queda mi buena estrella porque en las primeras secuencias hay que hacer un esfuerzo para descubrir que nuestro protagonista es un idealista y que se ha metido en política por principios. Y no solo descubrir y creérselo.

Porque en ningún momento de la película los personajes me han parecido verosímiles. Y no estoy hablando de trabajo actoral. Estoy refiriéndome a su rol en ese mundo del politiqueo entre bambalinas.

No quiero pecar de ingenuo, que se que existe, pero que me da la sensación que es menos sutil de lo que quiere dar a entender la cinta. Al contrario, es mucho más burdo, y eso de los ideales se queda a un lado desde el momento que uno es contratado y recibe una nómina.

Y he ahí la confusión. Pensar que vocación es entrega. Y el error lo creo en el “logline”; chico joven que aún confía en el sistema pero que, a la primera de turno, se nos vuelve en el desconfiado y frío futuro ganador de campañas electorales.

El desengaño se digiere mucho mejor cuando uno ejerce por convicción y nuestro protagonista de ojos claros se lo toma muy a pecho por pretender ser un hidalgo a caballo de encuestas y sondeos.

Más: secuencias largas de conversaciones en primer plano que no dicen nada,  música de serie televisiva que cubre silencios porque no hay nada que contar y,  una perla que me produjo risa, el homenaje a los duelos en el cine cuando, en un vacío bar, nuestros guapos Clooney y Gosling, se enfrentan.

Lea el resto de la entrada »