Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

La_vida_de_Pi-316210173-large

Por una invitación acabé viendo ayer La vida de Pi. No era un título que despertara en mi ni curiosidad, ni ansias ni nada de nada. Reitero, fui por compartir la compañía de una buena persona y me encontré con otra buena persona, Pi.

No se cómo analizar esta película ni tampoco la historia que narra. Si hubiese tenido la referencia del libro “La vida de Pi” (Yann Martel) habría estado preparada para este torbellino silencioso. Para un espectáculo visual, estético, conceptual e intimista que nunca había visto.

Cuando amas el cine, cuando hablas de cine y cuando escribes sobre cierto tipo de cine, acostumbras tu mente y tu percepción a ciertos cánones o estereotipos. Son esquemas que te ayudan a comprender temáticas burdas, complicadas o sensibleras. Hay de todo.

Pero de pronto, y a bocajarro, te topas con este precioso relato. Mychael Danna y su envolvente banda sonora te susurra notas sobre  el mundo de Pi. Claudio Miranda y  su fotografía, relajan tu retina hasta equilibrarla con tus oídos y entonces decides dejarte llevar. Aún no se  nada de la historia pero le doy el beneficio de la duda, porque pese a ser incrédula soy condescendiente y esta entrada dulce, sutil, tierna y elegante lo merece. Ang Lee lo merece.

Y conozco a Pi. Un ser entrañable, bueno, curioso y puro.

La-Vida-de-Pi_1501

La historia comienza con un Pi adulto (Irrfan Khan) hablándole a un escritor perdido (Rafe Spall), sin inspiración y sobre todo sin fe, de lo que la vida te puede dar y quitar. Y de cómo afrontar el arte de vivir manteniendo la fe. Le habla de las peculiaridades de cada historia, la suya propia las tiene. Desde su nombre que tantos problemas le da de niño en el colegio y de cómo su ingenio y amor propio subsana ese flanco ridículo pero inmenso para un crío, hasta el entorno en el que crece, un zoológico. La relación con sus padres y su hermano. Y principalmente, su deseo por saber. Siempre preguntando, nunca dando nada por sentado. Su abrazo a  todas las religiones con las que se topa.

Esa es la primera parte de la historia. Pi y sus inquietudes, su necesidad de verdad, su evolución de niño a adolescente. Su inocencia y su fe.

20121120-life-of-pi-02-x306-1353451498Todo cambia cuando su padre decide emigrar a Canadá. Y es entonces cuando en medio del océano Pacífico, su curiosidad y ansia por beberse la vida, le salva de morir ahogado en el naufragio del barco en el que viaja.

Comienza su peregrinaje emocional hasta la última gota de fuerza que alberga su alma y desata toda la fe que ha cultivado desde niño en su interior. Sin dar más datos que la aventura, agonía o ensoñación de compartir deriva con un tigre de bengala, sufres y disfrutas con un Pi adolescente (Suraj Sharma) que sobrevive a lo imposible. Momentos de fábula, estética onírica y detalles más allá de lo que posibilita la realidad te plantean el debate interno que también sufre el escritor oyente. ¿Es cierto todo lo que cuenta?. ¿Es posible soportar todo eso y sobrevivir?.

35

Y grandiosa y elocuente la conclusión del Pi adulto. Si finalmente hay dos versiones de lo que pudo haber sucedido, la del tigre de bengala o  la cruda y más realista que le da a los dueños del barco hundido, ¿cuál escoger?. Efectivamente la que más fuerza te da. La que te llena de fe. Eso es la religión y las diferentes variantes de ella que habitan en el mundo. Al final la fe la fabricas tu mismo y tus fuerzas son tus propias interpretaciones de la vida.

surj-sharma-picvid2-pxl2

Ang Lee ha dirigido una de las películas más bonitas que he visto. Atemporal, genuina y que no olvidaré. Es densa en mensaje pero espectacular en narración (efectos especiales y un 3D suave y sutil) y a pesar de un metraje largo, he permanecido quieta, alerta, atenta durante 120 minutos. Y disfrutando, si señor.

Y estoy segura de que dentro de un tiempo la volveré a ver. ¿Qué conclusiones obtendré entonces?. Dependerá de cómo enfoque la vida en ese futuro momento.

David Cronenberg y el terror biológico

nov-25-2012 By cinefilo

“Un virus está solamente haciendo su trabajo. Está tratando de vivir su vida. El hecho de que mientras lo hace te está destruyendo no es su culpa. Se trata de intentar comprender las interrelaciones entre los organismos, incluso esas que vemos como enfermedades. Entenderlo desde el punto de vista de la enfermedad, es una cuestión de vida. No tiene nada que ver con una enfermedad. Pienso que la mayoría de las enfermedades se sorprenderían por ser consideradas enfermedades. Es una connotación muy negativa. Para ellas, es muy positivo cuando toman el control de tu cuerpo y te destruyen. Es un triunfo. Es todo parte de intentar revertir la interpretación normal de lo que nos ocurre física, psicológica y biológicamente a nosotros”

 “La base del terror, y lo difícil de la vida general, es que no podemos comprender como podemos morir. ¿Por qué debería morir un cerebro sano, sólo porque el cuerpo no está sano? ¿Cómo es posible que el hombre muera siendo un despojo físico, mientras que su cerebro conserva una absoluta agudeza y claridad? Parece que ahí falla algo. (…) Hay una cita latina que dice “Timor mortis conturbat me”, cuya traducción sería, más o menos, “El miedo a la muerte me inquieta”. La muerte es la base de todo terror, y para mí la muerte es algo muy específico. Es muy físico. Ahí es donde me convierto en cartesiano. Descartes estaba obsesionado por el cisma entre el cerebro y el cuerpo, y cómo se relacionan entre sí”.

 “Eso es lo que pasa: la independencia del cuerpo, en relación al cerebro, y la dificultad del cerebro para aceptar lo que en esa revolución podría acarrear”.

 “Esta insatisfacción que tenemos por lo que existe, unida a nuestra insistencia por crear nuestra realidad personal, se deriva naturalmente en un gesto tan simple como el de construir una casa, como fabricar un cuerpo nuevo, por no aceptar esta especie de enfermedad que se llama la muerte”.

“Sabiendo que esta enfermedad (la mortalidad) es incurable, y considerando que las creencias religiosas son un calmante inaceptable, cada película indaga en una forma alternativa de explorar y apaciguar la ansiedad por la muerte. Mutación y transformación se ofrecen como posibles curas para el cisma cerebro-cuerpo derivado de la propia incompresibilidad del fallecimiento del cuerpo. El hecho de que estas alternativas lleven también a la muerte y a la destrucción tal vez tenga menos que ver con un pesimismo o negatividad profundamente enraizados, que con la necesidad de buscar un optimismo puro y realista. Ni que decir tiene, el experimento debe continuar. La cura es esquiva”

 “La idea de que siempre llevas contigo las semillas de tu propia destrucción, y de que éstas pueden surgir en cualquier momento, es más espeluznante. Porque no hay defensa frente a ella; no hay forma de escapar de ella. Necesitas cierto conocimiento para ser consciente de la amenaza. […] para entender que hay una vida interna en el ser humano que puede ser tan peligrosa como cualquier animal del bosque.”

Lo imposible

nov-24-2012 By cinefilo

Mi primera entrada de cine trata de una película, sobre todo, emocionante. es una película que trata el tema del tsunami que sucedió en Tailandia y cómo lo vivió una familia española.

Lo que más me ha llamado la atención de la película, no es tanto como se reencuentra la familia, sino cómo se ven envueltos en ese problema. Llegan a paraíso para descansar y el infierno se les echa encima, y todo esto sin avisar. Un día te levantas disfrutar de la familia en la piscina y sin previo aviso el agua te come y destroza todo a su paso.

Otra escena muy llamativa es en la que Lucas, el hijo mayo de la familia, trata de buscar familiares de las víctimas y cómo se siente reconfortado cuando hace que se reencuentre un hombre sueco con su hijo. Pero ese no es el único reencuentro emocionante, hay varios en la película. Y sin decir el reencuentro que tiene lugar cuando todos los hijos se reencuentran con el padre. Ese es el momento más emocionante y va acompañado de una de las mejores bandas sonoras que he escuchado en mucho tiempo.

Para concluir esta breve crítica y en términos generales he de decir que es una gran película que no deja tregua y la que sin lugar a dudas ha sido una de las mejores, por no decir la mejor, películas de 2012.

Suponen todo un reto para la ciencia y la lógica humanas. Son capaces de crecer y sobrevivir en el medio más hostil, coincidiendo con  un momento de la vida en el que los seres humanos somos más dependientes que nunca. Sin embargo son varios los casos documentados a lo largo de los últimos siglos, de niños que han aparecido en medio de bosques, adaptados perfectamente a la vida salvaje y ocultando hasta el olvido los rasgos de los hombres. Algunos psicólogos opinan que la transformación de su comportamiento y su menor desarrollo se deben al aislamiento de la sociedad que les dio vida, la que, a fin de cuentas influye de manera muy decisiva en la cultura y la razón. Son los niños abandonados, ejemplos de infantes que han pasado mucho tiempo entre las bestias por diferentes motivos, y que cierto día son recuperados de las garras del bosque.

No hablamos de cuentos o relatos, sino de una realidad tangible, incluso adaptada por los mitos desde los primeros pasos de la Humanidad. Sus padres los abandonan en los primeros años de la vida, pensando que al menos tendrán una mínima oportunidad o tal vez en busca del destino más trágico, pero en ocasiones la naturaleza se apiada de ellos y son criados por animales, fundamentalmente lobos —lo que no deja de ser un nuevo misterio— hasta que se convierten en nuevos miembros de la manada. Hoy recuperamos esta entrada que fue publicada en el blog “desdelacasausher” en junio de 2011, y donde mostramos una realidad tan dura y cruel como esperanzadora.

LOS NIÑOS ABANDONADOS

La ciencia los llama Homo Sapiens Ferus o niños ferales. Han pasado buena parte de su vida alejados del contacto de otros humanos, y por ello su desarrollo es diferente. En algunos casos, han sido hallados en medio del ambiente hostil de junglas o bosques, y lo más sorprendente es que han sido cuidados por los animales. Los niños abandonados que sobreviven varios años entre las bestias son todo un desafío para la ciencia y la lógica humanas. ¿Cómo es posible que se adapten al medio, al frío y a la comida? ¿Cómo pueden ser criados junto a manadas de animales que los consideran como parte de su misma especie? Hoy, los casos de niños abandonados que viven en los bosques nos suenan a extrañas fábulas, pero han estado presentes a lo largo de toda la historia de la Humanidad.

Desde los casos más remotos que ya encontramos en La Epopeya de Gilgamesh (donde Enkidu es abandonado y vive entre animales), a la abundancia de testimonios en la mitología greco-romana, pasando por los relatos del Antiguo Testamento e incluso llegando a tiempos medievales, encontramos constantes referencias al abandono de infantes. Y qué decir de los cuentos clásicos recopilados por nombres como Charles Perrault o los hermanos Grimm, que se basan en tradiciones orales… ¿recordamos a Pulgarcito, Hansel y Gretel o Blancanieves? Todos ellos hablan de niños abandonados en circunstancias muy diversas, pero están ambientados en el tiempo en que sus autores los pusieron por escrito. Y por supuesto, cómo olvidar relatos ya inmortales, como “El Libro de la Selva” de Kipling o “Tarzán de los Monos” de E.R. Burroughs.

Pero en ocasiones la vida nos da un bofetón de realidad al ver que estas historias están presentes incluso en nuestro mundo. Desde el siglo XIV se vienen documentando casos de niños abandonados, historias trágicas y terribles que hoy se estudian como si fueran fábulas, dejando muy de lado la empatía que sentimos ante el horror del presente. Entre los más famosos, Victor de Aveyron (siglo XVIII) o las niñas Amala y Kamala de La India (1920). Cabe destacar un caso, que vivimos en nuestro solar patrio y no hace tanto tiempo: Marcos Rodríguez Pantoja. Descendiente de una familia muy pobre, fue vendido con apenas 6 años por su padre a un terrateniente andaluz que le encargó cuidar un rebaño de cabras en plena Sierra Morena. Pero pronto se olvidaron de él, y pasó cerca de 12 años viviendo entre los lobos.

Al conocer a Marcos se nos encoge el corazón ante la terrible experiencia de su vida y al ver las consecuencias que genera el aislamiento, pero tenemos la suerte de que él puede contarnos sus vivencias. Crecer en unas condiciones que devuelven al hombre a la Prehistoria, sólo puede significar la condena para un niño solitario. Si conocemos algunos de estos casos, quizás debamos pensar en todos aquellos de los que nunca tendremos noticias, aquellos niños abandonados que jamás fueron devueltos por el bosque…

Ya hemos conocido cómo un tema cobra fuerza en una escena de la mano de Quentin Tarantino. En este post, vamos a conocer cómo una película coge protagonismo antes de que los espectadores puedan visionarla en el cine o en casa. El trailer. Ese recurso, que sí se utiliza bien, engancha al espectador que en última instancia decidirá sentarse delante de la pantalla y disfrutar de la historia final. Y digo bien utilizado, porque hay veces que el trailer no está a la altura del trabajo cinematográfico, o al contrario, genera mucha expectación que luego queda en nada.

Dicho esto, y tal y como indica el post, he decidido comentar el caso de Florence and the machine, puesto que cumple lo mencionado anteriormente. ¿Qué tema elegirías si el elenco principal de tu película lo conforman Julia Roberts y Javier Bardem? Como poco, además de incluir un argumento atractivo, si queremos que la sala se llene, el single que lo acompañe tiene que estar a la altura ¿no?

Esa idea es la que creo que debieron considerar los productores de “Come, reza, ama”….El tema principal del trailer es “Dog days are over” del grupo de la compositora inglesa Florence Welch.

¿A qué el trailer coge más fuerza con este tema? Después de escucharlo ¿A qué no nos imaginamos otro single para el trailer? Seguro que más de uno en alguna sala cine sacó su smartphone, fue hasta el Shazam, y dio un clic para saber quién era. Vale, seré la primera en confesarlo. No lo niego, más de una vez lo he hecho con algún tema que sale en alguna película. Precisamente, eso es lo más bello del cine y la música en esta particular fusión. Descubrir películas desconocidas o artistas con una fascinante voz como la de Florence.

No es de extrañar que fuese elegida para la banda sonora de la película “Blancanieves” protagonizada por Charlize Theron, Kristen Stewart y Chris Hemsworth entre otros.

Canciones pegadizas, letras con mensaje, cambios de ritmo, y por supuesto una voz prodigiosa…..¿Vosotros no querríais tenerla en vuestro “equipo”?Porque yo sí….

PD: Si queréis “enamoramos” más aún de su voz, de gran recomendación es el disco “Ceremonials”

PD2: No quiero despedirme sin antes dar las gracias a tod@s los mensajes que me habéis escrito, así como toda la difusión que habéis hecho del blog a través de las redes sociales. Muchas gracias!!!!!