Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

 

 

La “Mostra” cierra con unclásico de Víctor Hugo protagonizado por Depardieu

 

 

 

 

 

 

 

Venecia (Italia), 8 sep (EFE).- El 69 Festival Internacional de Cine de Venecia puso hoy fin a los once días de proyecciones de películas con la presentación del filme francocheco “L’homme qui rit”, adaptación del cineasta Jean-Pierre Améris de la novela de Víctor Hugo y protagonizado por Gérard Depardieu.

Imagen

Los hermanos Lumière, creadores del cine, concibieron la idea de plasmar la cotidianidad en una pantalla para mostrar al mundo y registrar lo que pasaba, es decir, en palabras de Aristóteles, el cine como mimesis de la realidad. A su vez, la literatura es un campo bastante difuso en cuanto a su definición, la literatura hace mimesis de la realidad. Dejando un poco de lado a Aristóteles ya que, para su época la literatura se restringía solo a la tragedia; consideraremos que la literatura está dentro de un contexto y también está caracterizada por el momento de su creación, tanto como por el momento de su lectura. Es decir, la literatura es una totalidad misteriosa que a la vez, es entendible pero que, sin embargo, requiere de un lector que la haga vivir ya que el signo no da vida, mata. Por estas razones el campo de la literatura se extiende más allá de los escritos de ficción, en otras palabras, la literatura es tanto las crónicas, las cartas de Pedro de Valdivia como un cuento de Borges o una novela de Víctor Hugo. Porque “la cultura es en principio políglota, y sus textos siempre se realizan en el espacio de por lo menos dos sistemas semióticos” (Lotman, 85). Considerando esto, que tanto el cine como la literatura están inmersos en una realidad que imitan, ocurre un suceso interesante donde el cine hace mimesis de la literatura.

Según Bajtín “todo enunciado es un eslabón en la cadena, muy complejamente organizada, de otros enunciados.” (p.259); o sea, esto es lo que se conoce como intertextualidad, la misma que utiliza Kubrick al filmar “La naranja mecánica”, quien mantiene la presencia de fábula o cuento “moral”,  y el lenguaje de la novela (Polo, 131), sin embargo, cambia la estética de los protagonistas, “Los cuatros estábamos vestidos a la última moda, que en esos tiempos era un par de pantalones malla negra muy ajustada” (Burgess, p.10),en cambio, en el film aparecen vestidos de blanco riguroso. La decisión de que los protagonistas vistan de blanco, no es casual, ya que el blanco siempre ha funcionado como simbolismo de la paz y la pureza, por lo tanto, que estos muchachos violentos vistan de blanco y además que escuchen música clásica, arte supuestamente reservado para la elite, es claramente un crítica a la violencia social, a causa de que todo lo que está escrito esta inmerso en un contexto ideológico,

“No se trata solamente de que debamos ir más allá de las creencias                                   sistemáticas y formales sostenidas, aunque siempre debamos incluirlas.                            Se trata de que estamos interesados en los significados y valores tal como                     son vividos y sentidos activamente; y las relaciones existentes entre                                    ellos y las creencias sistemáticas o formales, en la práctica son                                           variables…” (Williams, pp.154-155)

El autor denomina a esto, estructuras de sentir. La naranja mecánica, no es el único caso de intertextualidad que existe entre el cine y la literatura, caso similar es lo que ocurre con “El perfume” de Patrick Süskind, él evitó la creación de una película sobre su obra ya que, consideraba que no obtendrían un resultado igual al que está en el libro, sin embargo, el autor cedió y como además es guionista cinematográfico plasmó esta obra en el cine, el libro trata de un hombre con un olfato incomparable que busca la fragancia perfecta, la cual consigue asesinando mujeres. El mensaje de la historia está dado en una crítica a una sociedad resquebrajada y a lo más oscuro de los pensamientos del ser humano, para esto el autor lo compara con Napoleón, Saint-Just, De sade (Süskind, 9). La realización del film incluyo la participación del escritor por lo que no existe mayor diferencia con el libro, “… la producción del arte […]. Es siempre un proceso formativo dentro de un presente específico” (Williams, p.151), en otras palabras, la lectura cinematográfica de la obra de Süskind está dada por la lectura del autor del libro.

Lotman señala que una de las funciones  del texto es generar sentidos (p.87), en el caso de la película “La niebla” basada en el libro homónimo de Stephen King, el director del film decide cambiar el final para así, crear otra reacción en el espectador, por lo tanto cambiar el final en el que el protagonista debe decidir una muerte más digna para su hijo y las personas que conoció, y que, sin embargo, si hubiesen esperado en el supermercado habrían sido salvados, produce una gran diferencia ante el final del libro que muestra la vida del protagonista luego del suceso, una vida renovada en la que la misma gente ha olvidado el suceso “se fue a Vermont, digo a la gente de aquí y eso creen, porque Vermont es todo lo lejos que alcanzan a ver su imaginación” (King, 315) provocan reacciones diferentes al lector o al espectador, ya que uno queda con la sensación de que es una historia que está en el pasado, en cambio, el otro queda pensando en lo difícil de la toma de decisiones, de lo que puede pasar solo por esperar o no esperar. Gracias a esta cualidad del texto de generar sentidos existe el cambio de una obra a otra, las diferencias entre los textos y las lecturas y también la deformación del mensaje entre los dos artes.

“… la experiencia discursiva individual de cada persona se forma y se desarrolla en una constante interacción con los enunciados individuales ajenos”. (Bajtín 279). En el cuento de Baldomero “El chiflón del diablo”, nombra a Shylock, personaje del mercader de Venecia de Shakespeare, Shylock en la obra de Shakespeare es un comerciante judío, que prefiere el dinero ante todas las cosas, en esa obra Shakespeare realiza un juego con la aplicación de la justicia ya que, Shylock y Bassanio realizan un trato el cual, en caso de no ser cumplido por el último, este debería pagar con un kilo de su carne. Tomando en cuenta que Bassanio era un hombre bueno y justo, los jueces intentan persuadir a Shylock para que desista de tal idea, debido a que era injusto para el hombre justo morir por esa causa, sin embargo, eso constituye una injusticia para Shylock, es decir, ser justo con el hombre injusto sería una injusticia (moral) para el hombre justo. En el cuento de Lillo la aparición de Shylock está dada por una analogía de los trabajadores hacia un explotador sujeto que le ofrece un trabajo, no obstante, este trabajo los llevará a la muerte. De ambas obras hay lecturas cinematográficas, la lectura cinematográfica de Lillo es en la película “sub terra”, basada en el libro del mismo nombre donde está presente el cuento mencionado anteriormente, en el film se recalca la lucha obrera del pueblo minero de Lota, quienes debían luchar en contra de la explotación de los dueños y trabajar en condiciones deplorables para, de esta manera lograr sustentar sus familias. El film mencionado es tan auténtico como el libro, ya que “la autenticidad de una cosa es la quintaesencia de todo aquello que, desde su origen, es transmisible en ella desde su duración material hasta su documentación histórica” (Benjamín 90-91). A su vez la lectura del Mercader de Venecia pone hincapié en el cambio de escena y la transformación y vértigo que le produce el cine a la adaptación de una obra dramática porque “… en el cine, […] la interpretación de cada imagen parece estar prescrita por la serie de todas las imágenes precedentes.” (p. 102), es decir, continuando con Benjamín “La consecuencia del punto de vista, que el responsable de montaje compone con el material que se le entrega, constituye el film montado ya listo,” (p.105), en otras palabras, la interpretación de un texto no es solo pensar que es lo que el autor quiso decir, sino que incluso puede llevar a la transformación de ciertos aspectos de la obra.

A causa de loas transformaciones que ocurren al llevar la literatura al cine existe una tendencia a menospreciar el trabajo cinematográfico basado en obras literarias debido a que, no es una reproducción literal de la obra, Walter Benjamín señala “Aún en la reproducción más perfecta falta una cosa: el aquí y ahora de la obra de arte- su existencia única en el lugar donde ella se encuentra-” (p.89), es decir, el cine es otra lectura de la obra, por lo tanto en palabras de Barthes, es otro texto, cada lector al leer crea un nuevo texto, donde lo interpreta de otra forma y es tan válido como cualquier otra lectura; el cine como lectura es tan válido como cualquier otra interpretación. Porque el arte siempre es un medio de comunicación

Bibliografía:

1.- Bajtin, Mijail. El problema de los géneros discursivos. Digital. Rescatado el 23 de junio de 2011

2.- Benjamín, Walter. Estética y Política. Buenos Aires. Las Cuarenta. 2009

3.- Burgess, Anthony. La naranja mecánica. Argentina. Minotauro. 1973

4.- King, Stephen. La niebla. Buenos Aires. De Bolsillo. 2008

5.- Lillo, Baldomero. El chiflón del diablo. Digital. Rescatado el 23 de junio de 2011 desde http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/esp/lillo/chiflon.htm

6.- Lotman, Iuri. La semiosfera. Madrid. Cátedra. 1996-2000

7.- Polo, Juan. Stanley Kubrick. Madrid.

8.- Shakespeare, William. Hamlet y El mercader de Venecia. Chile. Ercilla. 1984

9.- Süskind, Patrick. El perfume. Argentina. Booket. 2005

10.- Williams, Raymond. Marxismo y Literatura. Barcelona. Península. 1980

La clásica historia de Víctor Hugo, en su clásico modo musical dando el salto al cine, en un entorno

Ricardo Darín, Pablo Trapero, Lita Stantic, Andrés Di Tella y Víctor Hugo Morales serán los jurados

El cineasta inglés es el encargado de la adaptación al cine del musical creado por Schönberg y Boublil

El cineasta inglés se encargará de la adaptación al cine del espectáculo creado por Schönberg y Boublil

En tiempos de depresión económica, ser el musical más representado de la historia en los escenarios del West End londinense es un aval lo suficientemente seductor para cualquier entidad bancaria que se precie. Encima, si a esto se añaden los beneficios previos de una obra literaria leída y conocida por todo humano con un nivel cultural medio, el asunto es como de confianza ciega. Algo así debe haber pensado el director Tom Hooper (El discurso del rey) cuando le fue ofrecida la posibilidad de ponerse al frente de la versión cantada -en formato de celuloide- de Los Miserables.

La versión sinfónica de la novela de Víctor Hugo es la más veterana en los escenarios del West End

La adaptación sinfónica de "Los Miserables" es la más veterana en los escenarios del West End

Estrenada en París en 1980, la adaptación orquestal del texto original de Víctor Hugo (publicado en 1862) corrió a cargo del compositor Claude-Michel Schönberg y el libretista Alain Boublil; y, desde su puesta de largo en la urbe del Sena, el público se sintió sumamente subyugado con la brillantez de la propuesta y la capacidad emocional de un argumento cautivador. Temas como I Dreamed A Dream, One Day More o Do You Hear The People Sing? entusiasmaron a los asistentes a las representaciones, y elevaron a la creación de Schönberg y Boublil a la categoría de leyenda en las carteleras de medio mundo.

El séptimo arte ha versionado en numerosas ocasiones el relato de Víctor Hugo

El séptimo arte ha versionado en numerosas ocasiones el relato de Víctor Hugo

Millones de aplausos han acompañado a los múltiples repartos que han entonando la desgraciada vida de Jean Valjean; cuyo sufrimiento comienza al ser encarcelado por robar un simple trozo de pan. Una senda problemática en la que no consigue la paz y el perdón hasta el ocaso de su existencia. El devenir de este hombre, corpulento en lo físico y frágil en su interior, se transformó en una especie de alter ego de los desarraigados, de los seres que luchan inexorablemente contra las rigideces de una ética de hierro forjado, de una sociedad que no permitía la felicidad de los nacidos bajo el augurio de la pobreza. Hugo supo imprimir en cada gesto, en cada palabra y en cada acción con que diseñó Los Miserables la emocionante trascendencia de lo que significaba ser hombre en un cosmos cambiante, en un planeta Tierra que reclamaba una justicia más compasiva, más cercana, menos anclada en el clasismo de los que siempre se situaban en la escala más elevada de la pirámide.

Claude Lelouch imaginó la historia de Jean Valjean en una época posterior a la del siglo XIX

Claude Lelouch imaginó la historia de Jean Valjean en una época posterior a la del siglo XIX

Tales virtudes no se le han escapado al británico Hooper (Londres, 1972), quien es consciente de que atreverse con la filmación de un musical como éste tiene unos riesgos añadidos, de los que es difícil escapar. Y, a tenor de los resultados obtenidos por precedentes similares (como la experiencia algo tibia de Joel Schumacher, con El fantasma de la ópera), el reto es un combate que hay que asumir con fuerza y determinación. Así, el realizador de la serie Elizabeth I ha tomado las riendas del proyecto apostando alto.

Los números en taquilla avalan la conversión en película del musical de "Los Miserables"

Los números en taquilla avalan la conversión en película del musical de "Los Miserables"

Para comenzar, el compatriota de Laurence Olivier ha optado por rodearse de un equipo bastante resaltable, cercano a la categoría estelar. En el apartado técnico, la presencia del triángulo compuesto por el guionista William Nicholson, el letrista Herbert Kretzmen y el libretista Alan Boublil anuncia a bombo y platillo el consiguiente espectáculo. Aunque, es en el terreno artístico donde el largometraje toma dimensiones de auténtico blockbuster. El asutraliano Hugh Jackman, en el papel de Valjean, es el fichaje más llamativo de un elenco en el que también suenan los nombres de Anne Hathaway (como la dulce Fantine), Helena Bonham Carter (en la piel de la maquiavélica Madame Thenardier), Russell Crowe (el próximo Jor-El de Man Of Steel está estudiando encarnar al obsesivo y psicópata inspector Javert) y del inglés Eddie Redmare (en el rol del joven revolucionario Marius).

Hooper está estos meses buscando la mejor manera de reproducir la grandeza visual de la obra

Hooper está estos meses buscando la mejor manera de reproducir la grandeza visual de la obra

Pese a que esta adaptación de Los Miserables se centrará en lo que se ha podido –y se puede- ver en los teatros de las principales ciudades, el responsable de John Adams también deberá evitar el recuerdo y las comparaciones con los precedentes cinematográficos sobre el material novelado por el genial Mr. Hugo. Y no son pocos.

El australiano Hugh Jackman es el candidato elegido para encarnar a Valjean

El australiano Hugh Jackman es el candidato elegido para encarnar a Valjean

Ya en la época muda, los ejecutivos de la industria audiovisual mostraron su predilección por las hazañas de Jean Valjean y su círculo afectivo. A ello responden largos como el grabado en 1925 por Henri Fescouri, con Gabriel Gabrio y Paul Jorge como actores principales. Pero hubo que esperar hasta la etapa sonora –en 1935- para que los financieros acometieran una producción de suficiente caché. En ese año, los guionistas de Hollywood dieron cuerpo a una traslación a imágenes en movimiento del romántico texto, que captó el interés de los admiradores de la obra decimonónica. Richard Boleslawski fue el encargado de la dirección, mientras que Fredrich March y Charles Laughton se caracterizaron -respectivamente- como Valjean y Javert.

Jean Gabin interpretó al preso convertido en alcalde en la versión de 1958

Jean Gabin interpretó al preso convertido en alcalde en la versión de 1958

La cinta del 35 exhibió algunas de las cualidades albergadas en la narración del autor de Nuestra Señora de París; pero no fue hasta 1958 cuando las virtudes del libro relucieron, auspiciadas por similares empaque y sincera emotividad desarrapada con que el volumen fue pensado en la segunda mitad del siglo XIX. Jean-Paul Le Chanois se hizo cargo de esta adaptación sumamente fiel del espíritu de la inmortal creación literaria; y el inigualable Jean Gabin consiguió escenificar un Jean Valjean que entró en los anales de la historia del séptimo arte.

Liam Neeson dio vida a Valjean en la película de Bille August

Liam Neeson dio vida a Valjean en la película de Bille August

Posteriormente a esta inmensa traducción a fotogramas de Le Chanois, Los Miserables han subsistido en la industria gracias a Glenn Jordan (filmó su versión televisiva en 1978, con un reparto de lujo en el que destacaron Richard Jordan, Anthony Perkins y John Gielgud), Claude Lelouch (desarrolló el argumento en una época más actual y modificó el título por el de Testigo de excepción, con Jean-Paul Belmondo de protagonista), Bille August (su homónima movie está fechada en 1998, y contó con las interpretaciones de Liam Neeson, Geoffrey Rush y Uma Thurman) y Josée Dayan (en 2000 vistió a Gérard Depardieu como Valjean y a John Malkovich como Javert).

Anne Hathaway podría caracterizarse como Fantine en el largo de Hooper

Anne Hathaway podría caracterizarse como Fantine en el largo de Hooper

Tom Hooper espera poder unir su talentoso granito de arena a conseguir que las palabras de Víctor Hugo pervivan, a través de las diversas generaciones que se han acercado a unas páginas plagadas de esencia vital, de emocionante humanismo. Aunque entre medias suenen números musicales, el discurso del literato francés subyace en cada acción, en cada secuencia, en cada diálogo. Así es difícil naufragar por completo.

0.000000
0.000000