Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

Escena de Hobbit requisando un TrollsLa nueva ley de cine firmada por el presidente Juana Manuel Santos ya empezó a traer beneficios al país. Uno de los primeros beneficiados es la Institución de la Policía Nacional la cual participó en algunas escenas de la nueva saga de Tolkien “El Hobbit “, película dirigida por Peter Jackson quien escogió a los agentes de la Policía como Hobbits de la Comarca.

Las exclusivas imágenes de la filmación filtradas por su comandante y jefe -quien no aguanto las ganas de darse los 15 minutos de fama- el  general José Roberto León Riaño dijo que se sentía orgulloso de sus hombres “actuando de buena fe” por lo menos en las pantallas. Para ello insto a luchar en contra de la piratería de películas en el país y de dejar dicho negocio ya que argumenta “que los policías se ven mejor y más grandes en la pantalla grande”.

EL HOBBIT FILMADO EN BOYACAEl Hobbit un viaje inesperado fue filmado en las hermosas praderas de Boyacá y Santander (ver foto) mostrando como dijo el presidente Santos con su usual comicidad que “partir de ahora hacemos parte de la exclusiva lista de países que tienen un sistema de estímulos para atraer la producción de películas en su suelo”. La nueva legislación contempla que un productor nacional o internacional que ruede en Colombia recibirá una contraprestación del 40 % de los gastos realizados por concepto de servicios cinematográficos, y del 20 % de los gastos por alojamiento, alimentación y transporte. Una gran ayuda al PIB Nacional.

Seguramente vendrán grandes sagas como Stars Wars o Batman que bien podrán filmarse en Bogotá o Medellín -la nueva meca del cine Latinoamericano según Santos- lugares que servirán para escenas de destrucción masiva o bien para  que Batman atrape ladrones, puñaleros y ratas en escenas de dos o tres segundos. Bienvenidos los Waltdisneyes y los Oscares.

Todas las mañanas

ene-5-2013 By cinefilo

todas las mañanas del mundo

Hace algunos años, cuando el VHS era novedad, trabajé en un videoclub. El propietario que viésemos las novedades del mes, para así poder recomendar con más acierto a los clientes; pero en seguida me cansé de tal costumbre. La razón fue que gran parte de las llamadas novedades eran malas películas de acción, sobre todo de esas a las que llamo de chinitos voladores. Ustedes ya saben de qué hablo: el héroe en cuestión derriba sólo con sus puños y pies a todo un ejército de maleantes hasta que, al final, se enfrenta a otro como él pero más grande, más malo, más feo, más fuerte… y lo vence tras varios minutos de cruenta batalla donde todo a su alrededor termina destrozado. Bien, paso de ello, aunque alguna película buena hay, obviamente.

El punto es que en aquel lugar me dediqué a ver todo el cine europeo que pude, y allí tomé contacto con una película francesa llamada Tous les matins du monde, es decir, Todas las mañanas del mundo. Lenta, delicada, cuidada hasta el menor detalle, Todas las mañanas… cuenta la historia de Marin Marais y su relación con su maestro, Monsieur de Sainte-Colombe y es el reverso exacto de ese cine pochoclero del que hablé al principio.

El encuadre de cada fotograma recrea la pintura del siglo XVIII. más abajo les dejaré algunas capturas (me disculpo de antemano por la calidad de algunos de ellos, se hace lo que se puede).

Lo reconozco: me enamoré de esta película y, como nadie la alquilaba («es muy lenta» era el argumento más usado para no llevarla), la compré y pasó a formar parte de mi videoteca de entonces. De poco me valió, en algún momento, durante los seis años que viví en EE.UU. alguna mano mágica la hizo desaparecer junto a varias cosas más. Cuando regresé, los videoclubes ya alquilaban el formato DVD, lo cual hizo mucho más difícil encontrar películas como Todas las mañanas… y similares. También la busqué en la red, pero nada. por un momento tuve la sensación de haber pasado a un universo paralelo; no solo no encontraba la película, tampoco encontraba a nadie que la hubiera visto (de esto último me salvó un sobrino, a quien se la había prestado y quien también quedó prendado de ella). Hasta que cierto día (¡Loado sea el Señor de la Red!) alguien, un buen samaritano, un amigo del alma (esos que pululan por el mundo pero que no conocemos físicamente), un compañero de aventuras neuronales (y que se llama Hernán Sandoval), la subió completita y subtitulada a Youtube.

Por supuesto, tardé en descargarla lo que tarda el programa en hacerlo y, por una hora y cincuenta minutos fui el hombre más feliz sobre la faz de la Tierra, en compañía del eterno Gerard Depardieu, la exquisita Anne Brochet y el increíble Jean-Pierre Marielle. Éste último logra una actuación que roza la perfección. ¿Cómo logra decir tanto con tan poco? Un personaje casi inmóvil a lo largo de toda la película nos transmite cada sensación a través, tan solo, de unos precisos gestos faciales.

Y después le dan el Oscar a cualquier salame cuya única virtud es la de haber participado en una mega-superproducción. Pero eso sí: de Hollywood.

El Ministro (cine)

ene-4-2013 By cinefilo

exercice-de-letatLa película francobelga L’Exercice de l’Etat, traducida como El Ministro, es un buen retrato de la vida de un político en un alto cargo. Desde el punto de vista de la comunicación, la clave es que la persona que más tiempo pasa con él durante toda la película es la asesora de comunicación, la que analiza todas las decisiones desde esa perspectiva. El otro que compite en tiempo es el chofer.

Frost/Nixon (cine)

ene-4-2013 By cinefilo

1977-nixon-frost-interview-crop

Es una película del 2008 sobre una entrevista histórica que el conductor inglés David Frost le realizó a Richard Nixon, en 1977.  Fue una serie de cuatro entrevistas, con un total de 28 horas de grabación, donde habría sido la primera vez que Nixon reconoció su culpa y pidió disculpas al pueblo estadounidense. Habría sido la primera entrevista que dio después de su renuncia, en 1974. Se editaron cuatro programas de una hora y media de duración cada uno.

La entrevista está enfocada como una batalla de box, donde Nixon es un gran peleador y Frost reacciona recién el último día de la entrevista cuando le da el knockout final y Nixon de alguna forma se quiebra y reconoce sus delitos. Hay varias escenas en las que Nixon, antes de la entrevista, le hace preguntas con la evidente intención de desconcentrarlo a Frost. El equipo de Nixon pensaba que Frost iba a ser fácil, pues de hecho ya lo había entrevistado en 1968.

Frost tuvo un problema inicial para hacer la entrevista que fue que no conseguía una cadena de televisión que la quisiera transmitir porque no creían que un conductor de programas más frívolos, además extranjero, pudiera hacer una entrevista suficientemente profesional . Frente al rechazo de las cadenas, Frost buscó inversores privados para financiar la producción de la entrevista, que habría costado unos dos millones de dólares. En la película uno de los argumentos de las cadenas para rechazarle la entrevista fue que Frost habría violado las reglas profesionales al pagarle a Nixon. Entonces inversores privados compraron el espacio en esas mismas cadenas para poder transmitir la entrevista, que finalmente tuvo un rating récord.

Dentro de los costos de la producción hubo un costo clave, lo que se le pagó a Nixon, que fueron según la película 200 mil dólares y según varias fuentes 600 mil. Una biógrafa de Nixon agregó que el expresidente además se quedó con el 20 % de las ganancias.

La preparación de la entrevista fue muy intensa, tanto del equipo de Frost como el de Nixon. Casi como si fuera un debate presidencial. Frost contrató dos periodistas estadounidenses (uno era el hijo del gran columnista James Reston) para que lo ayudaran a preparar la entrevista. Hubo acuerdo sobre los grandes temas que se tratarían, y que el caso watergate llevaría solamente uno de los cuatro programas que se iban a editar. Hay una escena en la que el jefe del equipo de Nixon intenta negociar con Frost que el concepto de watergate incluya todos los otros casos de corrupción conocidos, así eso quedaría incluido en el 25 % del tiempo pautado.

Creo que todavía el periodismo no le ha encontrado la vuelta a la televisión. Todavía la potencia de la televisión no parece haber impulsado el periodismo como debiera. Todavía es la prensa escrita el lugar del periodismo de calidad y solo excepciones se encuentran en la pantalla, lo que quiere decir que las grandes audiencias no disfrutan de gran periodismo. Más de sesenta años de televisión no han construido una tradición periodística televisiva fuerte, que permita a los millones de ciudadanos acceder a la información más fronteriza. Los periodistas todavía no le han encontrado la vuelta a la televisión, y ya tienen que entender cómo usar internet.

(Por último, es notable el parecido del actor que hace de Nixon, Frank Langella, con Jorge Luis Borges!)

cludY hablo en serio, la fuimos a ver hoy por insistencia de la persona que me acompañaba y la verdad es que si bien la fotografía es increíble  los efectos estupendos, el maquillaje asombroso y los actores de lo mejor que tiene hollywood, la película no me gusto, tiene violencia sin sentido, aparte innecesariamente explicito, el mensaje es vago y confuso.

Si la razón de la película es decirnos que pese a todos nuestros esfuerzos por ser mejores, el sistema nos va a acabar, no es un buen mensaje; si el mensaje es que siendo come flor o siendo un coño de madre tu destino sera el mismo, tampoco me ayuda,  y si me dicen también que no importa cuantas veces vamos a reencarnar en esta vida siempre corremos el peligro de ser el almuerzo de alguien más, vamos, que no, no y no.

Yo me quedo con mis películas románticas, de humor y las infantiles, el cine para mi es diversión, no es para llorar amargamente, ni para estar aterrada en la silla, o para ver el sangrero salpicar por todos lados, para eso veo la crónica roja del periódico o el telediario español, si lo que quiero es ver como la sociedad regresa a la edad de piedra, sólo debo ver la sección de política, la sección de nacionales o las noticias internacionales: Entre nuestro circo trágico lleno de secretos y rumores,  la crisis europea y lo mal que lo están llevando y el conflicto en los países árabes (que no han salido del oscurantismo), ni hablemos de los africanos, ellos siguen en la edad de piedra,  hay suficiente material como para hacer millonario a un psiquiatra con la depresión que te da.