Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

El relizador asume el reto de llevar al cine el maravilloso arte del circo en el filme “Mundos lejanos”

El cineasta James Cameron, responsable de fenómenos como “Avatar” o “Titanic”, ha sacado de la galera “Cirque du Soleil: Mundos Lejanos”, un reto más difícil todavía en la carrera de este amante de los desafíos en su búsqueda por nuevas fórmulas para cautivar audiencias en las salas de cine.

Cameron relató cómo se colgó de arneses, hizo de operador de cámara y colaboró con los acróbatas para capturar sus números desde puntos de vista imposibles y en tres dimensiones con el objeto de hacer que el espectador perciba la acción como “un participante” y no como público.

Un trabajo que iba mucho más allá de su función de productor ejecutivo en la película pero para este canadiense que se sumergió en las profundidades abisales eso solo “no habría sido divertido”.

Cameron fue un ayudante del director del filme, Andrew Adamson (”The Chronicles of Narnia”), en el auditorio de Las Vegas donde Cirque du Soleil realiza sus espectáculos y aportó al rodaje su tecnología desarrollada para “Avatar”.

“Cirque du Soleil: Mundos Lejanos” se estrena el 21 de diciembre en EE.UU. -en nuestro país llegará a mediados de febrero- y utiliza elementos de los montajes “O”, KÀ”, “Mystère”, “Viva Elvis”, “Zumanity” y “The Beatles” para narrar la historia de dos enamorados cuyos caminos se separan al caer en un mundo imaginario.

El proyecto resultó un desafío técnico para Cameron que tuvo hasta 18 cámaras 3D rodando simultáneamente, pero también una experiencia personal que le inspiró a pensar “más artísticamente e instintivamente”.

“A veces tienes que enseñarte a ti mismo a ser libre. La gente del circo diseña sus números en un nivel subconsciente, como si fueran un sueño. Crean gestos salvajes de imaginación y no los pueden explicar porque no se puede justificar algo así”, señaló.

Cameron consideró que Hollywood tendría que aprender la cultura creativa y de negocios de Cirque du Soleil a la hora de desarrollar proyectos, ya que los ejecutivos siempre quieren aplicar unas “normas narrativas que funcionan” pero que generan resultados parecidos.

“Es difícil maravillar a la gente hoy en día”, afirmó el múltiple ganador de Oscar.

SIGUE AVATAR

Cameron confirmó que las secuelas de “Avatar” siguen su curso tal y como está previsto y están aún en proceso de guión para entrar en preproducción el año que viene con la vista puesta en estrenar “Avatar 2” en 2014 y la tercera en 2015, aunque ambas se rodarán a la vez.

El director de “The Terminator” aún no tiene claro cómo empleará la nueva tecnología que permite grabar a un mayor número de frames por segundo, un sistema que aumenta la luminosidad y definición de las imágenes y con el que ya ha hecho pruebas junto con Peter Jackson.

Ha sido el cineasta neozelandés el primero en atreverse con este formato, en su caso 48 frames por segundo (el doble del estándar 24 frames por segundo), para “The Hobbit” con un acabado que Cameron ha calificado de “absolutamente alucinante”.

“Los personajes hechos por computadora parecen mucho más reales, las escenas aéreas, las de acción, te deja asombrado”, manifestó Cameron desde Nueva Zelanda donde vio la cinta de Jackson antes de su estreno.

Ante las críticas de quienes consideran que multiplicar los frames por segundo es contraproducente por crear un hiperrealismo ajeno a la estética del cine, Cameron se limitó a explicar que simplemente es “una nueva herramienta” y que requiere “maestría”.

“Yo no la usaría en todas las tomas. Sé dónde la necesitamos. Cuando la cámara se mueve, vuela o para reducir el efecto molesto que se produce a veces con el 3D”, indicó.

Más allá de “Avatar”, Cameron dijo que “probablemente” consideraría sacar adelante una película sobre una misión a Marte, un proyecto que empezó en 1999 y fue el que le impulsó a crear toda su tecnología 3D.

El Hobbit: Un Viaje Inexperado

dic-15-2012 By cinefilo

La experiencia 3D HFR ha sido excelente. El lugar, la sala 1 –Gas Natural Fenosa- de Parque Principado, la de mayor aforo de toda Asturias (660 butacas).

No pusieron tráileres de películas, tras el anuncio 3D de Gas Natural Fenosa, una pausa en negro, mientras el proyector hace el cambio de 3D Digital a 3D HFR, las gafas hacen un pequeño guiño, y comienza la presentación brutal 3D, con una enorme salida frontal, del logo de la Warner Bros y el de la Metro Goldwyn Mayer.

Las imágenes tienen una pureza impresionante, totalmente cristalinas, como si fuera IMAX.

Este mes de diciembre resulta ser el mejor de todo el año para los estrenos 3D, muchas películas con un gran 3D envolvente: La Vida De Pi, Astérix Y Obélix: Al Servicio De Su Majestad, El Origen De Los Guardianes, y ahora El Hobbit: Un Viaje Inesperado (casi se la puede clasificar como un Origen De Los Guardianes, pero en imagen real).

Se trata pues, de un impresionante 3D Total, no creo que el HFR realice milagros tales como multiplicar el efecto tridimensional de las películas, pero la sensación era la de estar en una sala IMAX.

Todo el film está lleno de escenas con gran salida: los wargos en las butacas de enfrente; los protagonistas moviéndose por el cine; cuando Gandalf, en las cuevas de los orcos, hace brillar su bastón, lanzando por los aires las maquinas de tortura, aplastando al público, o la rotura del puente, que llega a chocar contra el espectador; la mariposa que vuela en busca del Señor de las Águilas; etc.

La película comienza con la historia del reino de Thror y su caída. Ya desde el principio se empieza a vislumbrar las maravillas del 3D Total, ni siquiera las escenas oscuras son un problema y no salen grises.

Los movimientos rápidos son muy precisos, es donde se nota la magia de HFR. Aunque también note otra cosa, los personajes flotaban al moverse, como si solo se redibujasen los cambios, permaneciendo el resto de la imagen intacto;  por ejemplo, la persecución de los wargos.

La historia tiene muchos cambios respecto al libro.

En primer lugar, el tema de los sombreros, todos los enanos tienen uno de color, que los distingue, y aquí nadie lo usa; Gandalf debería tener un sombrero azul y respecto a la capa gris, más bien parece una tela de un saco.

La canción Más allá de las frías y brumosas montañas, que salía en el tráiler, en la película tiene otra letra.

Además, en el tráiler, se ve una escena de una espada rota en pedazos, que no recuerdo haberla visto en la película.

Personajes, que para nada aparecen en el libro, se reúnen con Gandalf en Rivendel, donde únicamente se menciona a Elrond, pero no a Galadriel, ni a Saruman, ni a Radagasdt.

Hay un orco, Azog, sacado de la manga, que no del libro, al que le cortaron un brazo y que se quiere vengar de Thorin, saliendo prácticamente en toda la película, montado sobre un wargo, algo tienen que inventar para rellenar los tres filmes.

Totalmente demencial ver a Bilbo defender a Thorin del ataque de los wargos, en los arboles, espada en mano, afortunadamente para él, eso no pasa en el libro.

En la peli, Dori no ayuda a Bilbo a subirse a un árbol, lo hace él solito; y de Gandalf llamando a las águilas, mejor ni hablar.

La pérdida  del anillo, que en el libro no sale, es vista por Bilbo, quien no pierde los botones de su chaleco al huir de Gollum, sino al tratar de salir por una puerta custodiada por orcos.

¿Nigromante? ¿Qué nigromante? Solo se le menciona una vez y de pasada. Todos estos cambios están bien para tratar de enlazar el relato con El Señor De Los Anillos, pero no forman parte del cuento.

No hay ghosting, pero si he notado interferencias negras, un multirebote muy extraño, que solo he visto en Cinesa, son como las sombras que se producen en la imagen de una TV analógica, cuando la señal llega a la antena rebotada de varios sitios, pero con distinta fase. En un proyector no le encuentro sentido. Afortunadamente, solo se notaban en escenas muy brillantes. No es cosa del HFR, pues ya las he visto en 3D Digital normal, e incluso 2D.

Al terminar, cuando me quite las gafas, note la vista algo cansada, durante unos segundos, no así durante la película. Los pilotos luminosos que marcan el suelo, parecían flotar en el aire.

Totalmente recomendable verla en 3D, y si puede ser en HFR, mejor, pues tiene más salida que Astérix Y Obélix: Al Servicio De Su Majestad y casi tanta como El Origen De Los Guardianes (me atrevería a decir que la misma, e incluso puede que más).

Es uno de los mejores filmes estereoscópicos del año, el listón está cada vez más alto.

Falso-documental

dic-12-2012 By cinefilo

Tomando en cuenta la famosa anécdota de la primera proyección de cine, resulta irónico que el falso documental aparezca en los 50 y solo a finales del siglo obtenga la prevalencia y el prestigio merecido ante el espectador y el resto de los géneros del cine.

El falso documental se distingue por que juega, en distintos niveles, con la cultura e idiosincrasia de la audiencia, es en esencia una broma pesada como la guerra de los mundos de Orson Welles

A los encargados de dar genero a las películas absténganse de poner ficción, fantasía o falso documental ya que arruinan parte importante de la propuesta artística del cineasta. Estas películas deben ser clasificadas como la ficción que intentan vender, por ridícula que sea, para lograr en el espectador el efecto anteriormente descrito.

El formato de falso documental está totalmente extendido en el área audiovisual abarcando el cine, series y hasta videos musicales. A continuación una breve lista de los que me parecen destacables.

Justice- Stress es un dúo francés de música electrónica que se simboliza con una cruz luminosa en sus presentaciones, si bien tocan música bailable del estilo electrónicos están muy influenciados por el rock. Su video musical Stress tiene formato de falso documental y está bellamente realizado. El tema, que por lo demás es bastante tenso, muestra a un grupo de jóvenes delincuentes seguidos por una cámara en sus andanzas. http://www.youtube.com/watch?v=nfjCyXmMZek&feature=fvst

Alien Abduction: Incident in Lake County este es el primer falso documental que vi, como a los 13 años, es más conocido como ”el secuestro de la familia Mcpherson” y marcó mi vida ya que lo creí entero. El formato es igual al de un documental serio y cuanta con entrevistas a personas involucradas quienes son presentadas en el GC como policías, amigos de la familia y hasta expertos en filmación y efectos especiales. Agradezco a esta gran producción todos los miedos y fantasías que me hizo pasar en la adolescencia. Debo reconocer que varias veces, estando en el campo, sentía la luz roja y me entraban ganas de salir corriendo con todo. Yo creo que este falso documental es perfecto para un niño de entre 13 a 16 años.

“Dark Side of the Moon” o “Opération Lune” es un falso documental de principios del siglo XXI que expone la teoría de que el Apollo 11 nunca llegó a la luna y que los famosísimos videos son un montaje filmados en la CIA por nada más ni nada menos que Stanley Kubrick. Si bien este es un, abiertamente, falso documental, todavía me encuentro con cristianos anti-norteamericanos que creen y hacen campaña viral de esta mentira.

The fourth kind es muy parecido a “el secuestro de la familia Mcpherson” solo que estrenado recientemente, es más denso, por eso lo recomendaría para niños desde los 15 o 16 años. La película recrea unos extraños incidentes, en relación a extraterrestres, en una pequeña localidad de Alaska.

Zelig No soy muy fan de Woody Allen pero este absurdo falso documental en formato comedia del 83’ merece todos mis respetos. Estrenado en esos años y representando contando una magnifica historia de los años 20 estoy seguro que muchas personas se lo tragaron, incluso tomando en cuenta que el personaje supuestamente documentado, de los años 20’ es el propio Allen.

The Office es una sitcom estrenada en el 2001 por gente del reino unido o Britania en formato de falso documental. Ha sido muy aclamada y premiada. Cuenta con 2 temporadas de 6 episodios cada una más 2 especiales de navidad. Los gringos se la adaptaron y llevan como 8 temporadas de 20 y tantos capítulos cada una. La versión chilena, adaptada a nuestra idiosincrasia es en mi opinión la mejor. Paso sin pena ni gloria muy tarde los domingos por el canal cristiano, fue una temporada de 12 capítulos que con un grupo de amigos no nos perdíamos, la actuación de Luis Gnecco es excelente, la adaptación es infinitamente superior a la estadounidense y luego de que la sacaran del aire bromeábamos que seguramente éramos los únicos que la veíamos. La super recomiendo. Está completita en youtube.

Paul McCartney Really Is Dead: The Last Testament of George Harrison este es un falso documental en negación. Los rumores conspirativos de la muerte de McCartney se remontan a los 70’ y este ¿documental? es estrenado en el 2010. Es una ridiculez, más centrada en hacer ganancias de un mito urbano que en presentar una propuesta artística. El mockumentary es negativamente irrisorio y engañador, juzguen ustedes mismos.

DOS CLÁSICOS

dic-9-2012 By cinefilo

Qué bello es vivir

Hay dos clásicos que no fallan por estas fechas: “Canción de Navidad”, de Dickens, y “Qué bello es vivir”, de Frank Capra.
A Scrooge, el avaro de “Canción de Navidad”, el fantasma del futuro le muestra cómo será su vida si sigue por ese camino, y tiene una terrorífica visión de él mismo como un viejo al que nadie quiere y que muere en la misma soledad en que ha vivido; y gracias a esta visión puede rectificar y cambiar de conducta, y llega a ser una persona feliz, querida y respetada por todos.
Por el contrario, George Bailey, el protagonista de “¡Qué bello es vivir!”, es bueno y bondadoso, y, pese a la enemistad del señor Potter, que lo intenta corromper y destruir, ha dedicado su vida a ayudar a la gente. Hasta que un día, precisamente el de Navidad, Bailey se encuentra en serios apuros, están a punto de acusarlo de desfalco, y él, desesperado se dirige a un puente con la intención de acabar con su vida; menos mal que aparece Clarence, un ángel de segunda, que aún no ha conseguido sus alas, que impide que lo haga, y de paso, para que se convenza de cuánta falta hace en este mundo, le permite contemplar cómo hubiera sido la vida de muchos de los suyos sin él: su hermano Harry se hubiera ahogado de pequeño porque él no habría estado allí para salvarlo; su mujer, al no haberlo conocido seguiría soltera; sus hijos no existirían; y sus vecinos, que han podido construir sus casas gracias a sus empréstitos, vivirían en miserables barracones en una ciudad cuyo dueño sería Potter. Cuando sale de esta terrible pesadilla, Bailey llega a su casa, exultante por sentirse vivo, y se encuentra con que su problema se ha solucionado gracias a que toda la ciudad se ha movilizado para ayudarlo. Después de este final feliz, el espectador respira aliviado, y piensa, con la alegre ingenuidad de un crío pequeño, en la rabieta que habrá cogido Potter por no haberse podido salir con la suya.
Pero en cuanto dejamos la pantalla, volvemos a toparnos sin sorpresa con la realidad, que, desgraciadamente, es muy distinta.
Porque lo cierto es que año tras año los Potter de este mundo se siguen saliendo con lo suya, y cada vez con medios más sofisticados se cargan gobiernos y países, y exigen quedarse con escuelas, autopistas, hospitales y viviendas, sin que les importe lo más mínimo el sufrimiento de la gente; si se mueren, qué más da, así disminuirá el exceso de población, como hubiera dicho Scrooge.
Y hoy más que nunca nos haría falta el genio de un Dickens que denunciara tanto atropello, y que acertara a contar con tino y sensibilidad la tragedia social que en estos momentos nos abate.

Un fast food de la comedia francesa

dic-8-2012 By cinefilo

El Chef, la receta de la felicidad
El binomio moda e innovación no casa con el de tradición y permanencia en los negocios de hoy en día, y la haute cuisine no es la excepción. El director francés Daniel Cohen, con la comedia El Chef, la receta de la felicidad, aprovecha para poner en cuestión el afán de los críticos culinarios por enaltecer los logros de la cocina molecular en los últimos tiempos. Esa tendencia dentro de las altas esferas culinarias, cultivada por figuras como Ferran Adrià o Pierre Gagnaire, que da a las cocinas un aspecto de laboratorio químico y a los platos una apariencia de desierto tras el cual todo apunta a que el comensal se quedará con hambre.

La comedia no tarda en presentarse como tal a través del entorno y de la vida cotidiana de los personajes que forman el dúo protagonista, interpretado por Jean Reno y Michaël Youn. El film no deja de lado ciertos tonos de denuncia hacia la vulgaridad de las modas y la mediocridad de los que tienen el poder en una sociedad frívola donde el ser humano ha dejado de preocuparse por los demás y prefiere hundir al prójimo antes que aceptar que es mejor que él. Alexandre, chef de éxito en decadencia, y Jacky, futuro prometedor de los fogones en fase de asentar la cabeza, serán imprescindibles el uno para el otro para conseguir su receta de la felicidad en la vida y luchar contra los despropósitos. Una receta personal que pasa, entre otros, por tópicos como dedicarse a lo que a uno verdaderamente le gusta, demostrar lo que uno vale, no decepcionar a tu mujer o aprender a darle a una hija el amor que necesita.

El arma de Cohen para seducir al público parece ser algo cercano a la comedia de enredos pero con ingredientes de casualidad y confusiones que no acaban de cuajar. La sucesión de gags que se ven obligados a protagonizar los personajes se truncan por irregulares, y arrancan sonrisas que se pueden contar con los dedos de una mano. Los chistes pasan por lo ridículo y lo malintencionado, sin olvidarse de lo hortera y la generación de vergüenza ajena en el espectador al más puro estilo de Los Morancos. Así, se llegan incluso a plantear situaciones como el momento, más que prescindible, en que Santiago Segura interpreta a un supuesto reconocido chef español que resulta salir rana y provoca una explosión en la cocina. Poco a poco, aumenta la sensación de que Cohen se ha equivocado al intentar mezclar higos con peras en el horneado del humor.

El Chef, la receta de la felicidad deja la sensación de ser un fast food de la comedia francesa que únicamente consigue abrir ligeramente el apetito del espectador, si ve la película antes de cenar. Y decepciona. En especial tras éxitos indiscutibles de la alta cocina cinematográfica de comedia francesa como Intocable (2011) con la que comparte productores, o The Artist (2011), galardonada con el Oscar a la mejor película en la última edición de los premios de la academia norteamericana.