Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

Looper

dic-30-2012 By cinefilo

En el año 2072, los asesinatos están prohibidos. La mafia domina el mundo y envía a sus víctimas al

Crisis y otros misterios de Navidad

dic-28-2012 By cinefilo

Herodes

1

Recuerdas al despertar el 25 de diciembre que es el aniversario de Charlot. Murió hace ya bastantes años en su casa de Vevey, Suiza, junto al abeto, que sería elegante, discreto, sin el espumillón y aquellas bolas doradas que adonaban el árbol de Plácido, y de todos lo plácidos que había en España cuando reinaba la ingenuidad. A más lustre y abigarramiento de adornos, más sentimiento de la Navidad, creíamos entonces Te pareció una muerte bonita, simbólica: rodeada de nieve y al calor de la chimenea. No se si al final llamaría al servicio, que según el marqués de Leguineche disfruta tanto cuando los señores mueren con la debida prosopopeya. Tú de pequeño creías que las muertes, para ser dignas, tenían que ser como las que pintaban Pradilla y Casado del Alisal, o sea, con reyes, chambelanes, pajes y alabarderos alrededor, mucha gualdrapa y damasco, representando todos un duelo parecido a  la venganza de don Mendo, pero en luctuoso. Luego resulta que uno se muere de cualquier manera y no pasa nada

2

Se te ha quedado grabada la fecha de la muerte de Chaplin por la contradicción entre lo que te reías con él y la pena de que se despidiera en “estas fechas tan señaladas”. Sin duda olvidabas que los espíritus de la Navidad  vuelan por entre las estrellas con un gancho colgando que en cualquier momento te atrapa en el más acá y te deposita en el más allá. No te asusta nada eso.

¿Cuántas Navidades has pasado ya? ¿Cuántos de  los que cenaron contigo y cantaron villancicos en tus nochebuenas siguieron después el camino de Charlot? No están, pero están, y siguen estando: has pasado revista y no se te han olvidado. Ni tus abuelos, ni tus padres, ni tus suegros, ni tu hermano Carlos, ni tus primos y primas,  ni tu amigo Félix, ni tu cuñado Gonzalo, el último decir hasta luego.

Cuando eras niño, y aún joven, estas ausencias te entristecían. Ahora las vas encajando en tu almario como una precisa pieza de marquetería sentimental. Incluso sonríes por ellos, que están en otra fase de la vida. Luego te sale el Sancho Panza femenino que llevas dentro –vulgo Doña María- y valoras que no tengan que esperar a que se vaya nadie para retirarse, ni deben recoger nada, no tienen que hacer orden en la casa, ni que poner el lavaplatos, ni pasar la fregona, ni la escoba. Mejor aún: pueden olvidar la comida del día de Navidad, porque anoche cenaste como un heliogábalo y el cuerpo sólo te pide silencio, depuración y sueño. ¿Y si sólo te alimentaras de recuerdos para celebrar la llegada de Emmanuel?…

3

El tuyo es un barrio popular que en estas fechas era asaltado por Papás Noel trepadores que subían por las fachadas supuestamente para dejar en las casas sus regalos. Hasta este año, claro. Entre tanto paro, impuestos, recortes, ERES y otras miserias los Santaclauses han dicho que trepe Rita, que para qué van a hacer el ridículo, allí colgados como ahorcaditos, pasando frío y chupando contaminación, si no tienen nada que dejar.

No hay más que mirar a las luces de las calles comerciales, y al tráfico. A medianoche de un sábado víspera de Nochebuena la calzada central del Paseo de Recoletos de Madrid se movía con fluidez y en la penumbra, y ni siquiera el imponente edificio de la Biblioteca Nacionalmerecía iluminación especial. Tu amiga Pepa se había pasado la mañana en tiendas cool de la Milla de Oro, y comentaba que en todas ellas era la única cliente a la vista. Tú mismo aprovechaste tu obligada espera en el Hospital de Sanchinarro  -análisis a las 9 horas y reunión con la oncóloga a las 12- para escapar al cercano Hipercor y hacer unas compras. Sólo buscabas un pijama de franela, pero cuando entraste en ese inmenso templo del consumo  atestado de productos relucientes y completamente vacío de consumidores sentiste el mismo pánico que inspiraba el siniestro hotel aislado en la nieve de El resplandor. Ya lo habían dicho nuestros políticos, y el polémico Draghi: se acabó la fiesta.

4

Escuchas la radio y el noventa por ciento de las tertulias abundan en qué va a cocinar usted para los grandes ágapes de Navidad y Año Nuevo. Cualquier ocasión festiva es buena para llenar la andorga, pero excesos, los justos. Y sin embargo reconoces que a ti, aunque te duela la crisis, te gusta este efecto simplificador colateral. Es más: se diría que te encanta que la Navidad vuelva a ser una fiesta a media luz. Tu mujer aporta su consomé y su pavo trufado, tu cuñada Belén unos caracoles guisados con cierto toque cuartelero que hacen templar al Misterio y lo que bautizó como “cocktail de los sixties”, es decir aquel salpicón de gambas, merluza ensalada y mayonesa que estaba de moda en los sesenta, buenísimo y tan fácil de engullir. Tu otra cuñada Carmen una pularda rellena exquisita. No hay que pelear abriendo ostras, ni luchar contra la armadura de las langostas, ni chupetear percebes. Cocina con cariño, buen vino y basta.

Tú deberías ser  prudente. Acabas de salir de la quimioterapia y en teoría estás desganado y con el estómago revuelto. Pero pruebas el primer bocado, se te asienta el cuerpo y el impulso de la Cortisona hace el resto. Comes desaforadamente, hasta que el corsé aprieta y echas el freno. Luego cantas villancicos con las niñas, y acabas recordando que estás pachucho para retirarte a una hora discreta.

5

Mas no sólo de pan vive el hombre…De la misma manera que se han replegado los Papá Noel trepadores, se ven más colgantes en los balcones con ese Niño Jesús de herbolario anunciando que Dios ha nacido. Parafraseando a La Codorniz, se podría decir  que donde no hay sobreabundancia y publicidad, resplandece la verdad  En medio de tanto fasto gastronómico, la tele hace un paseo por los mejores nacimientos de Madrid, y una nieta observadora repara en un personaje evangélico que le tiene a mal traer: Herodes. La niña se enteró de la matanza de los Santos Inocentes y desde entonces, con toda la razón,  no entiende nada y le lanza continuas  preguntas a su abuelo.

-Pero bueno, si los Reyes Magos eran tan buenos…¿por qué no le dijeron  a Herodes donde nació Jesús?…¿No se hubieran salvado así los niños esos inocentes?…

Pues sí, quizás se pasaron los Magos. Tampoco lo entiendes tú, ni sabes qué decirle a la niña, salvo que la Navidad, con crisis o sin ella, está llena de misterios difíciles de resolver.

 

 

Los Miserables

dic-26-2012 By cinefilo

Lo que más me gusta de todo esto es lo que se ha hablado de este musical. En Estados Unidos sí es un género querido, que lo han hecho uno de los símbolos de identidad de su cine junto con el western y el cine negro, pero en España hay un rechazo visceral a ver a un señor cantando todo el rato sus desgracias. Y ayer el cine estaba a rebosar. No lo veía en un multicine desde hace mucho tiempo, y con un público adulto, el cual ha quedado ya relegado a pequeñas salas independientes. No sé si será una cuestión coyuntural del día de estreno o que la publicidad ha hecho su efecto. Igual era el material de partida.

Los_miserables Primero mostrar mi disgusto porque hayan hecho la soberana estupidez de doblar las cuatro frases no cantadas de la película. No hay cosa que corte más la atención que oir una frase en español para luego volver a la melodía en inglés. El que tuvo la genial idea se cubrió de gloria. Podrán decir que para eso están las alternativas en V.O., pero señores de Universal, no todos vivimos en la Gran Vía. Tendré como siempre que esperar a un pase por televisiones de pago o comprarla “legalmente” para poder oírla íntegramente en su versión original. Así se combate la piratería.

Cuando me pongo frente a una obra tan esperada como ésta, y me planteo si la película me ha gustado o no, siempre recurro a la misma pregunta definitiva: ¿volverías por gusto y sin obligación a verla de nuevo en pantalla? Y la respuesta, con ciertos reparos es no.

Tom Hooper se ha visto tal vez demasiado obligado a hacer la obra definitiva del musical. Aún recordamos el triste desastre de la versión de Hollywood de El Fantasma de la Ópera (muchos no saben que se hizo una película), y hay que reconocer que este tipo de musical “operístico” no tiene muy buen recorrido en el cine. En ese sentido Los Miserables es bastante mejor que otras del mismo género, aunque también posee un mayor número de canciones reconocidas y melodías pegadizas.

Lo más discutible es la decisión, suponemos que de Hooper, de dirigir Los Miserables como si una obra de autor se tratara. Cámara en mano, exceso de primeros planos, éstos con movimientos mareantes de cámara…tal vez intentando recalcarnos una y otra vez que los actores cantan en directo para todos. Al poco tiempo pedía a gritos que viniera alguien y le pegara la cámara al suelo. No se puede tener dos horas y media al público con un primer plano bamboleante de actor pretendiendo que cada instante sea un punto cumbre de la narración. Momentos cumbres que a veces dudo que se produzcan, pues vemos la intensidad que intenta transmitirnos el actor, pero no veo la emoción reflejada en nosotros. Vemos a gente cantando.

 Y luego, claro está, los momentos de masas. Se supone que los números corales deberían dar un respiro a tanta concentración en la historia de los personajes centrales. Los trabajos forzados al comienzo, los pobres viviendo un día más en su pobreza, el entierro de Lamarque, la batalla en las barricadas…. Todos esperamos que se luzca el supuesto abundante presupuesto y nos dé un respiro a los que estamos cansados de sentir el aliento de los protagonistas todo el rato en nuestra cara, pero nada. Se queda todo en fugaces travellings para volver rápidamente a algún primer plano de cantantes. Decepcionante.

O tal vez mejor sea así, porque lo poco que se vislumbra son acartonados paisajes de un París de estudio y recreación digital. Incluso cuando dicen que la lluvia ha inutilizado la pólvora, nos preguntamos en qué punto del planeta debe haber ocurrido eso, pues todo a su alrededor se ve más seco que el Sáhara en verano. Además, el supuestamente maravilloso vestuario del lanzaroteño Paco Delgado debe ser valorado por su gremio a partir de bocetos, porque si es por la película los actores podrían casi todo el metraje estar desnudos cuanto menos de cintura para abajo. Un desperdicio de producción.

En cuanto a los actores hay que decir que son lo mejor de la función. En este caso no se produce con tanto descaro el que yo llamo “el efecto estrella”. Cuando se levanta un gran musical de Hollywood se recurre a caras famosas, y no siempre están a la altura de hacer un música. Pasó con Hairspray, donde los jóvenes secundarios cantaban de forma ágil y con soltura mientras la película se lastraba en cuanto las estrellas Travolta, Pfeiffer o Walken entonaban con mucho esfuerzo algún gorgorito. En Chicago no nos quedó muy claro que Richard Gere estuviera a la altura del resto del elenco, y del caso de Nine prefiero ni hablar…. Pero con los secundarios y los jóvenes se buscan más actores que realmente canten y adecuados al papel, y desde luego las voces de Cosette, de Marius y sobre todo de Èponine están muy por encima de las grandes estrellas. Una lanza a favor de ellos. No se me alteren, he comenzado diciendo que este problema no era tan descarado en Los Miserables. No seré yo el que ponga en duda la valía de Hugh Hackman para el musical, o que desde luego Anne Hathaway sea el gran descubrimiento de la película. Tal vez Russell Crowe queda un poco cojo, y sus esfuerzos de entonación se hacen demasiado patentes, pero nadie podría pensar en un Javert con más presencia y más planta para el papel.

En definitiva, que a veces es mejor no intentar hacer una obra maestra en cada segundo de una película para que ésta nos resulte menos “esforzada”, y sin llegar a ser un fracaso, si se nota demasiado ese empeño en hacer una gran obra. De ritmo irregular, no sé cuando achacarlo al libreto y cuando a la dirección, pero para lo que se prodiga el buen musical en los cines no seré yo el que recomiende no ir a verla. Ahhh y sí, vale, el I dreamed a dream está espectacular. Ya están contentos.

En los siguientes links figura el programa Música-Cine-TV correspondiente al pasado 01/12/12. Estan los trailers de “Jack the Giant Slayer“, “María Montez: La Película”, “The Host” y “Snitch“. También estan los sountracks ‘Dream Warriors’ de Dokken (“Nightmare on Elm Street: Dream Warriors”) y ‘The Crablouse’ de Lords of Acid (“Sucker Punch”). Además noticias de actualidad, estrenos y ranking semanal. Se transmite en el canal de cable ONTV los viernes a las 9:00 pm, sábados a las 2:00 y 10:00 pm, y lunes a las 5:00 pm. Se puede ver en tiempo real en www.ontvenlinea.com

Lea el resto de la entrada »

Si señores, los zombies están de moda, pero hay que reocnocer que la primera entrega de REC te dejab