Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

Los chicos de la prensa

dic-27-2012 By cinefilo

“En el mundo del fútbol yo y mi gente somos top y en el mundo del periodismo tú eres una mierd

Totus Tuus, Tito

dic-23-2012 By cinefilo
No eres ninguna figura del fútbol, pero estás en el mismo club que Tito, y te sientes tan protegido como él...

No eres ninguna figura del fútbol, pero estás en el mismo club que Tito, y te sientes tan protegido como él…

1

El jueves 20 de diciembre sales de tu penúltima sesión de radioterapia  a vas la otra radio, la que aún se alimenta de voces y de música. Acudes a RNE por cumplir un acuerdo y dar fe de vida. Ya no tienes que molestarte en parecer ingeniosillo ante el micrófono, ni en hacer risas, ni mucho menos en  arreglar el mundo con un pensamiento preclaro o una frase genial. Apenas se te pide un detalle de de lo que eras, como a esos toreros que un día fueron figuras y acaban sus días de peones de brega. Un quite, un poner en suerte el toro para que se luzca el maestro, unas banderillas  graciosas a lo sumo.

Y estás encantado de tu papel de secundario.

Lo importante ese día no te concierne a ti, aunque a la postre te afecte. Y mucho. La noticia del jueves es que a Tito Vilanova, el entrenador del Barcelona ha recaído en su cáncer de parótida. Tú recordabas que hace un año pasó por un grave problema de salud, pero no creías haber leído en su caso ni la palabra cáncer ni la palabra tumor. Quizás aún imperaba el eufemismo como protección contra el severo mal. Ahora recae en su enfermedad y el cáncer sale del armario sin el menor recato. Ya no da mal agüero a terceros, ni yuyu, ni resulta tan extraño y odioso para la mayoría de la gente. Mejor es un gordo de la Lotería, claro, pero el que no tenga un tumor, o un pariente, o un amigo, o un conocido con él, que levante la mano.

2

Sorprendentemente, la enfermedad maldita está dejando de ser tabú y se convierte por obra y gracia de los famosos que la padecen en un buen motivo para la solidaridad y, en cierto modo, la admiración. Es un banderín de enganche al que se apunta hasta el último de la fila. En el mundo del fútbol hay conmoción. Tito Vilanova no es una estrella, más bien se comporta como un tipo discreto y refractario al protagonismo. Pero lo valiente no quita lo cortés, o la rivalidad no mata lo humanitario. En estos casos tó er mundo es güeno. Y desde el  Madrid hasta el Iliturgi,  acaba recibiendo de todos los equipos un vendaval de adhesiones que casi comprometen a los más fieros enemigos del Barça.

-Totus tuus, Tito-parecen decir parafraseando el lema de Juan Pablo II.

Tú te quedas pasmado. Raro, ¿no? ¿Pues no dicen que la envidia   forma parte del patrimonio nacional?… Contrario sensu esta desgracia de un gran triunfador debería provocar millones de alegrías. Si bien en el fondo estás encantado de que no sea así, porque aunque Tito sea del Barça y tu equipo sea el Aleti, ahora ambos estáis en el mismo club.

3

Pertenecías al club Escépticos sin Fronteras, al Círculo de Escritores sin Escritos, al de Sufridores del Atlético de Madrid (en pleno proceso de reconstitución), a la Federación de Amantes de los Juguetes de Hojalata, al ateneo de Náufragos del Pensamiento Cierto, al parnasillo de Poetas Varados, a la Cámara de Adictos a los Polvorones,  a la Liga de Adoradores del Mago Tamariz, a la de Amiradores de Bach, a la Asociación de Discípulos de Groucho Marx y-admítelo, aunque ahora vayas de bueno-  a la gran Cofradía de Odiadores del Dale a tu cuerpo alegría Macarena. Aunque todas estas organizaciones te parezcan irrelevantes en este momento.

Ahora tu vida ha cambiado, y pones tu vista en otros puntos del horizonte. Ahora, cuando sólo eres uno más entre miles de afectados por tu enfermedad en los que antes ni reparabas, la gente se interesa por tu salud,  te cuidan, te miman y hasta te jalean por pertenecer al mismo club que Tito Vilanova. Y eso que tú no vas a hacer campeón de Liga a nadie.

Y el efecto es fantástico. El Totus Tuus que iba para el entrenador del mejor equipo de fútbol del mundo resulta que también es Totus Tui. No es que todos tus familiares, amigos y conocidos se afanen en agradarte. Es que este mundo,  que de puro absurdo y rompepelotas estaba dispuesto a acabarse el viernes, empieza a desplegar ante tu mirada las miles de pequeñas razones por las que, como recuerda siempre Frank Capra por estas fechas, ¡Qué bello es vivir!

 4

El viernes  aún llevas en la boca el regüeldo de la quimioterapia, que no es justamente el bouquet más agradable para empezar el día. Sin embargo, después de acabar con tu radioterapia, un café con tostadas en grata compañía femenina se convierte en Desayuno con diamantes.

 Luego ves a una niña rubia con coletas vestida de pastorcita dando saltos en el Auto de Navidad del Colegio Estudio al compás de las dulzainas y rabeles y casi se te saltan las lágrimas de la emoción, porque la obra tiene su encanto naïf, y estás convencido de que tu nieta será una Scarlet Johanson deslumbrante.

A continuación te llevan al campo. Y cuando llegas a tu casa de piedra en el monte apenas un lucecita y el tenue resplandor de la luna ya muy menguada que se cuela entre el espeso celaje de nubarrones plomizos te transporta a una atmósfera mágica, muy de cuadro de Caspar Fredrich  o de película de Tim Burton.

Luego cenarás una espinacas a la crema y gracias a la Cortisona, que potencia tu apetito hasta para comerte a un fraile por los pies, te parecerán como firmadas por Paul Bocusse.

Finalmente la paz del bosque de castaños y robles, el silencio de la noche sólo roto por el murmullo del chorrito de la fuente y el apacible manto del primer amago del invierno más bondadosos que se recuerda amparan tu sueño.

-¿Será esto para tanto como dicen? –te preguntas sorprendido de tu propio bienestar antes de dormirte.

5

El Cyanopica  Cyanus, vulgo rabilargo, no deja de ser un córvido estiloso vestido por Armani. Picoteando las aceitunas de los olivos aún entre dos luces puede parecer un pájaro ligeramente siniestro, porque el sábado amanece gris y encelado. Es la primera estampa de vida animal que ves  al asomarte por la ventana en la mañana inaugural del invierno. Da igual, el avechucho te parecerá  tan precioso como un tucán o un guacamayo Jacinto. No sabes por qué, pero ahora has pasado de ver la botella medio vacía a verla del todo llena, como si antes tuvieras trastocada tu escala de valores.

Mientras desayunas dos tostadas de pan de hogaza con aceite y un café con leche, ya sin ningún regusto químico, ves también dos petirrojos jugueteando sobre la hierba al calor del primer rayo de sol del domingo. Sales al aire libre, doce grados de invierno de mentirijillas, paseas por el jardín estirando lo brazos entre las bolas rojas del acebo y los cotoneaster, todo muy navideño, y aunque tu fe es de la categoría porsi por si es vedad  lo que nos contaban los curas en la escuela, que decía Doña María- te pones estupendo.

-Gracias, Señor, por enseñarme a tiempo lo que vale un peine- te atreves a decir por lo bajini.

Y te acuerdas de todos los que no han tenido la suerte de caer en el club del Totus Tuus, Tito. Es osado aventurarlo, pero quizás  no sepan lo que se están perdiendo.

‘Messi de Bagdad’ roba corazones

dic-8-2012 By cinefilo

21783_478811928828796_913224331_n

Rocío Yelitza

@rocioyelitza

Lleno de sentimientos, en los que se incluye una discapacidad, la guerra y el futbol,así es el cortometraje del director Sahim Omar Kalifa, titulado ‘Messi de Bagdad’.

Este corto ha recorrido varios festivales,  ha robado el corazón de propios y extraños, pues relata la historia de un niño iraquí de nombre Hamouri, quien es aficionado al Barcelona y su máximo ídolo es Messi. El pequeño sufre de una discapacidad (le falta una pierna), y juega como portero pero con el número 10 del astro argentino en su camiseta.

Por el momento, sólo se tiene el trailer del cortometraje, pero se rumora que próximamente podremos verlo en el continente americano.

Este tipo de cortometrajes nos amplían la realidad del futbol, el cual llega a muchas personas, adquiere un significado especial y crea historias. Aquí veremos una historia de un ligar que ha sufrido bastante como lo es Bagdad, pero entre la desolación, el futbol es ese extra que hace que la gente olvide sus problemas aunque sea por un rato.

Felicidades, MadriCartel de la películader, por vivir en una de esas ciudades a las que llega todo, por muy alternativo o de reducida circulación que sea. El pasado 26 de mayo se proyectó en El Matadero la película del sevillano Chema Rodríguez “Estrellas de La Línea” (2006), una iniciativa llevada a cabo por Proyecciones Intermediae dentro del ciclo “Tres miradas al documental independiente español“.

Es este un filme que había visto recientemente y me había “espinado el corazón” por su tremenda crudeza que, sin embargo, no te deja la misma sensación de desamparo que “Los niños de la calle” de Eva S. Aridjis. No hay esperanza sobre unos ni otros, pero las protagonistas de “Estrellas de La Línea” son supervivientes que le sacan una sonrisa a la vida e incluso al espectador que, en su butaca, se siente culpable por reír sus chistes pícaros.

Como se dice en el documental, La Línea es un “leprosario, un gueto de apestados, la escoria de Guatemala”, un lugar inhóspito pero superpoblado junto a la vía del tren que atraviesa la capital camino al Océano Pacífico. Allí viven las estrellas de la película, unas mujeres prostitutas que “son consideradas lo más bajo de lo más bajo. No sólo porque son putas, sino porque trabajan en un lugar de muy mala muerte”. Sin embargo, lo hacen “en libertad, sin intermediación de proxenetas” y por diversas razones que, en realidad, son siempre la misma: no tienen más escapatoria que esa aunque, para algunas, “ser puta es un honor que no hace daño a nadie, sino un favor a la sociedad al evitar que se violen mujeres”.

Miseria de vida, escoria de amor

Un grupo de 15 mujeres, de nombres tan risueños como Mercy, Susy, Kimberley, Erika o Kim, deciden montar un equipo de fútbol para protestar por su situación de marginación y cobrar visibilidad con el fin de alcanzar la dignidad que les ha sido robada desde que nacieron. ¿Por qué un equipo de fútbol? Valeria, una de las estrellas, da la respuesta: “Porque con una manifestación de putas frente al Palacio Presidencial no nos hubieran hecho caso”.

“Miseria de vida, escoria de amor”, tararea una de ellas a la cámara, en la puerta de su chabola, a las que llaman covachas. Alegría, felicidad, rostros inmaculados, facciones perfectas, cejas pintadas sin temblor, carmín en los labios, miradas profundas. Las estrellas rezan antes de los partidos y le agradecen a Dios “lo mucho y lo poco que les han dado”. Apuntan al hombre como al culpable de su situación: “Una se desvive por él y, de última, no hay nada. El hombre se va, te deja y todavía te dice, ‘me conseguí una mejor, ¿viste?’”, confiesa una de ellas con gracia, pese a lo tétrico de su mensaje.

Detrás de sus ojosMarina y su ángel de la guardia vivos hay violaciones en el entorno familiar, maltrato, celos, infidelidades. Se dicen las “estrelladas” después de sus múltiples fracasos en el terreno personal y en el del campo de fútbol, pero su apego a la vida es una constante llamativa: “Hay que gozar ahora que estamos vivas, cuando estemos muertas, ¿cómo?”, dice Marina (en la imagen con su compañero), una anciana de 66 años que parece tener 96 y que lleva 18 años sin ser meretriz. Es su testimonio uno de los que más fuerza atesora: “Trabajé 20 años en la línea. Tuve muchos amantes. Me volví borracha, trasnochadora, fumadora. En una borrachera un amante me sacó el ojo. Otro amante me regaló el ojo de cristal, pero en otra borrachera lo perdí”.

Es esta una historia de mujeres sobre mujeres en un mundo que no las considera, ni siquiera las respeta. Valen dos dólares y medio, y me ahorro la comparativa por lo dolorosa que resulta sobre qué se puede comprar con eso en nuestro país, que es prácticamente nada. Al menos se les hizo justicia en su día al recibir cobertura en el programa de José Ramón de la Morena, aviso para fans. Hagámosela nosotros escuchando los dramas olvidados de quienes no nacieron con estrella.

Maria S. Robles / maria.madrider@gmail.com

“Evasión o victoria”, John Huston

oct-11-2012 By cinefilo

Evasión o victoria, 1981 El veterano director de cine John Huston cosechó un gran éxito con este film deportivo sobre una fuga de prisioneros ingleses de un campo de alemán. La estuve viendo estos días atrás con mi hijo de 10 años y ambos disfrutamos de la peli tumbados en el sofá pese a ser bastante increíble y predecible. Destaca la inclusión de dos figuras del fútbol como el mítico brasileño Pelé y el británico Bobby Moore.

John Huston Pese a que, vuelvo a reiterar, la película es bastante poco creíble y predecible la maestría de Huston nos regala una buena dosis de entretenimiento. A destacar el rodaje del partido de fútbol.

Sinopsis: En 1943, durante la II Guerra Mundial, el antiguo capitán de la selección inglesa de fútbol, John Colby (Michael Caine), es internado en un campo de prisioneros nazi. El oficial alemán al mando del campo, el mayor Karl Von Steiner (Max Von Sydow), le propone el reto de crear una selección de fútbol entre los prisioneros del campo para enfrentarse a un combinado alemán.

Pelé Ficha técnica:

Título: Evasión o victoria (1981).

País: Estados Unidos.

Dirección: John Huston.

Guión: Evan Jones, Yabo Yablonsky.

Reparto: Sylvester Stallone, Pelé, Michael Caine, Paul Van Himst, Max Von Sydow, Osvaldo Ardiles, Daniel Massey, Bobby Moore.

Música: Bill Conti.

Fotografía: Gerry Fisher.

El combinado aliado