Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

 

Colaboración especial de la señorita Miss Trendicity. No dejen de seguirla, si alguien entiende de moda es ella.

anne los miserables

Uno entra en el cine el día de Navidad con la mentalidad de disfrutar del estreno de una de esas películas que incorporan fragmentos musicales para, según dicen, llenarla de dramatismo y emoción. Estaban muy equivocados señores. Los Miserables, la magistral adaptación cinematográfica del clásico de Victor Hugo, desbanca la idea de musical que teníamos en mente.

Nos encontramos ante el musical de los musicales, el rey de la interpretación cantada. Aquí todos cantan y, salvo unas cuantas líneas de dialogo, todo se canta. Atrás quedan las películas de siempre con postizos musicales, que en muchas ocasiones no venían a cuento. Los llantos, la rabia, la fuerza empleada para luchar por un país…todo forma parte de las casi dos horas y media de banda sonora con la que cuenta la superproducción.

Una historia perfecta para triunfar. Emocionante y desgarradora, que combina amor en todas sus variantes, batallas, revoluciones, venganzas, lucha de clases y fe religiosa como elemento esencial de redención.

Hugh-Jackman-los-miserables

La narración de la sobrecogedora historia de Hugo es de sobra conocida. En el contexto de de la Francia convulsa de mitad del siglo XIX, el exconvicto Jean Valjean, interpretado por un perfecto y emotivo Hugh Jackman, busca la liberación a sus pecados mientras esquiva a la justicia de Javert, al que da vida Rusell Crowe.

En su aventura se cruzará con la que, sin lugar a dudas, es la gran triunfadora del filme, Anne Hathaway. Aunque hay que asumir que así es la historia, su corto papel sabe a muy poco. Sus escasos minutos en pantalla, únicamente prestando en los habituales primeros planos fijos de Hooper, su gesto y su voz, emocionan a cualquiera. Una versión interpretada del I dreamed a dream que debería valerle, al menos, una nominación para las estatuillas más famosas de Hollywood.

los miserables anne

VOCES EN DIRECTO

El gigante del género musical, Los Miserables, tenía que llegar a la pantalla grande haciendo historia y lo ha conseguido. Todos los actores grabaron sus canciones en directo, en el mismo set de grabación. Un apuesta arriesgada que le confiere a la historia un realismo al que no estamos acostumbrados.

Eso sí, dando un repaso al elenco es comprensible que Hooper pusiera toda la carne en el asador y se permitiera el lujo de utilizar sus caprichosos planos con los mencionados anteriormente y con los jóvenes talentos de Amanda Seyfried, Eddie Redmayne y la pequeña Isabelle Allen. La exuberante y siempre notable Samantha Barks combina a la perfección con otra de las aportaciones que sorprende, Sacha Baron Cohen.

los miserables amanda

Mención aparte merecen los grandiosos escenarios y como no, los perfectos vestuarios, obra del diseñador español Paco Delgado para los más de 2.000 figurantes con los que cuenta la película.

Estamos hablando posiblemente del mejor musical de la historia del cine y sin duda ante una de las mejores películas del año. Por muchos perjuicios que tengan algunos ante el género, no se debería dejar escapar la oportunidad de ver una producción de características inigualables y, sí, en versión original.

los miserables sacha

Los miserables

dic-27-2012 By cinefilo

‘Les Miserables” es, seguramente, la obra más conocida del escritor y dramaturgo Victor Hugo, y sin lugar a dudas una de las más populares de la literatura del siglo XIX.

A finales de la década de los 70, los compositores franceses Alain Boubill y Claude-Michel Schönberg decidieron convertir la novela en una adaptación musical, editando un álbum conceptual que acabaría siendo representado en un espectáculo parisino. De ahí a su paso por los escenarios de Londres no pasaron muchos años, pero sí han sido muchos los que la obra se ha mantenido en cartel en todo el mundo, convirtiéndose así en uno de los musicales más longevos y exitosos de la historia.

Aunque de la novela de Hugo se han hecho ya numerosas adaptaciones cinematográficas (entre ellas la infravaloradísima versión de los noventa con Liam Neeson y Geoffrey Rush en los papeles principales), ésta es la primera vez que el musical londinense se lleva a la gran pantalla, y lo hace de la mano del oscarizado Tom Hooper (El discurso del rey).

background

La historia transcurre en la convulsa Francia del siglo XIX. Tras una larga condena de 19 años por robar un pedazo de pan para alimentar a su sobrina, Jean Valjean (Hugh Jackman) es puesto en libertad condicional por el oficial Javert (Russel Crowe). Pese a volver a ser un hombre libre, Valjean no encuentra un lugar en el que establecerse. Su condición de exconvicto le cierra todas las puertas a las que llama, siendo rechazado y tratado como un paria.

Hasta que se topa con el obispo Myriel de Digne, el único que le trata con amabilidad y le ofrece comida y refugio. Pero Valjean traiciona su hospitalidad robándole la cubertería de plata, y huye del templo a escondidas. Cuando la policía lo captura y lo lleva en presencia del obispo, éste niega su delito concediéndole una segunda oportunidad para que siga el buen camino y se vuelva un hombre de bien.

Valjean inicia así una nueva vida bajo otro nombre, convirtiéndose en una persona respetable y generosa. Desgraciadamente, su pasado no tardará en volver a atormentarle…

Les-Mis-Jackman

Con “Los Miserables” no nos encontramos un musical al uso. Lo que tenemos aquí es una historia narrada a base de canciones, por lo que la película funciona como un gran número musical en el que los personajes interpretan prácticamente todos sus diálogos cantando, a excepción de unos pocos en los que el intercambio de palabras es más bien escaso.

La música es la base en la que reposa toda la trama, y la letra de las canciones se emplea tanto para que los personajes se comuniquen entre sí como para que éstos se desnuden (figuradamente) ante la audiencia y expresen sus sentimientos, emociones o pensamientos.

En este último apartado cabría destacar de manera especial los números de Anne Hathaway, que está pletórica; el momento de “iluminación divina” de Valjean/Hugh Jackman; o las lamentaciones de Marius/Eddie Redmayne por los compañeros y amigos caídos.

La dramatización de la obra de Hugo en formato musical tiene, no obstante, sus pros y sus contras. El mayor problema es a nivel narrativo, ya que los hechos transcurren, a menudo, con desmesurada precipitación (especialmente los primeros actos de la historia), precisamente porque no se puede abusar de los diálogos ni hacerlos demasiado complejos, lo que impide muchas veces profundizar no sólo en algunas partes de la historia (todo lo que ocurre desde el momento en el que Javert sospecha que el Sr. Madeleine, el nuevo alias de Valjean, es en realidad el preso al que tanto tiempo lleva persiguiendo; o la historia de amor entre Marius y Cosette, reducida a una superficialidad e ingenuidad aplastantes) sino también en las acciones de sus protagonistas.

amanda-seyfried-eddie-redmayne-les-miserables-photo

No me extrañaría nada que el guionista haya tenido que echar mano de la novela original en más de una ocasión para rellenar los huecos que pueda dejar el musical londinense, y así poder hacer mucho más comprensible la trama.

Y es que lo que puede funcionar perfectamente sobre un escenario no necesariamente tiene que hacerlo de igual manera en pantalla. Mientras que en los escenarios la trama se tiene que simplificar para adaptarse a la estructura del musical, fuera de ellos esa simplificación debe enriquecerse a través de otros recursos, y no siempre meramente visuales (que aquí éstos funcionan de maravilla; desde la excelente escenografía hasta la inmaculada –aunque quizás demasiado “académica”– dirección de Hooper).

La cinta también tropieza, en ocasiones, con su propia estructura musical. Encadenar una canción tras otra, casi sin apenas dejar respirar al espectador, puede no ser fácil de dirigir, más aún cuando se trata de una historia con tanto y tan trágico melodrama.

En ese sentido, Sweeney Todd, por ejemplo, se degustaba con mayor facilidad gracias a su ligereza, a su humor negro y a sus toques de terror victoriano. Aquí en cambio, el ritmo se resiente, y en una butaca de cine en vez de un teatro las dos horas y media pesan un poco. Y eso afecta a nuestra implicación, de modo que mientras que algunos pasajes nos alcanzan la fibra sensible (repito, Hatthaway lo borda), otros en cambio se encuentran con que hemos cerrado a cal y canto el pasillo que conduce hacia nuestras emociones y nuestra empatía.

Es por eso que cuando Hooper concede pausas o combina el drama con puntuales momentos de humor (adheridos exclusivamente a los picarescos –entiéndase el adjetivo como un eufemismo de despreciables– personajes que interpretan Helena Bonham Carter y Sacha Baron Cohen), la función discurre con mayor comodidad, y uno se siente más predispuesto a dejarse llevar por los números y las maravillosas melodías.

Porque eso sí, la banda sonora es una maravilla, con temas asombrosamente pegadizos que nos invitan al canturreo postvisionado. El portentoso “Look Down” que abre la película reaparece de forma eventual cual leitmotiv, pero no es el único tema que sobresale de la magnífica partitura de Boubill y Schönberg.

Ese seguramente sea uno de su mayores pros y lo que sin duda ha convertido este musical en un éxito (amén de por la obra de Hugo). Además, tenemos a un reparto entregado que, en su mayoría, suplen la faceta de cantante con eficiencia, cuando no con nota.

russell-crowe-les-miserables2

De nombrar un punto flaco, ese sería Russell Crowe, y no porque cante mal, ni mucho menos, pero no da el tono operístico que pide la obra. Lo que en sus compañeros fluye con más naturalidad, en Crowe resulta algo más forzado. El actor tiene formación y experiencia musical (además de haber sido vocalista de una banda de rock) pero aquí le cuesta dar la talla si lo comparamos con el resto. Aún así, es un punto flaco muy menor, teniendo en cuenta que interpretativamente queda perfecto en el papel (su presencia en pantalla es un 50% del trabajo y ahí no hay peros que valgan).

Por su parte, Jackman, que también tiene trayectoria en el género, pedía a gritos un musical cinematográfico desde hace tiempo, y aquí lo tiene. Un regalazo. Su Jean Valjean es uno de los papeles de su (irregular) carrera.

Los Miserables” es un buen musical de impecable factura, excelentes actuaciones y magníficas melodías, aunque quizás su verdadero sitio esté en los escenarios.

P.D.: Para poder apreciar/comprender mejor todos los matices de la trama y sus personajes (la convicción de Javert, la redención de Valjean…), y la importancia atemporal de su contexto histórico (la rebelión de la oprimida clase obrera francesa bien podría extrapolarse a nuestros días), me resulta más factible acercarse a cualquiera de las anteriores adaptaciones cinematográficas de la novela.

Entrada extraída de: http://www.tublogdecine.es/noticias/los-miserables-critica-oscar-a-la-vista-musical-de-impecable-factura-y-excelentes-interpretaciones/52143

 

 

La “Mostra” cierra con unclásico de Víctor Hugo protagonizado por Depardieu

 

 

 

 

 

 

 

Venecia (Italia), 8 sep (EFE).- El 69 Festival Internacional de Cine de Venecia puso hoy fin a los once días de proyecciones de películas con la presentación del filme francocheco “L’homme qui rit”, adaptación del cineasta Jean-Pierre Améris de la novela de Víctor Hugo y protagonizado por Gérard Depardieu.

La invención de Hugo (2011)

jul-24-2012 By cinefilo

París, años 30. Hugo (Asa Butterfield) es un niño huérfano que vive escondido en una estación y se ocupa de arreglar relojes. Se verá envuelto en una misteriosa aventura cuando intente reparar un robot estropeado. Un día conoce a una chica (Chloë Moretz) que tiene la llave que podría resolver el misterio del robot… (FILMAFFINITY)

Mi nota: 

Re-conocimiento del 3D en Hugo

jun-23-2012 By cinefilo

El cine 3D es, básicamente, una nueva opción visual, afecta a la estética de la obra y aporta estímulos sensoriales en el espectador. Desde un principio este nuevo formato me ha producido rechazo. Primero porque apuesta a la espectacularidad visual por sobre el lenguaje visual, a la forma por sobre el contenido, y segundo, porque tiene esa aura de ser un nuevo cine mejor que el tradicional en términos comerciales, por lo que se convierte en una arma publicitaria. Pero con el tiempo llegó una cinta clave: La Invención de Hugo Cabret. Gracias a ésta he reconsiderado que el 3D es una nueva herramienta que bien utilizada enriquece la obra cinematográfica.   Lea el resto de la entrada »