Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

Sin duda, uno de los platos fuertes del festival era el regreso a las pantallas director Lucky McKee el que dirigiera May (2002), aquel clásico del género en que una joven se siente sola y decide hacerse un amigo especial. Pues en efecto no decepciona con su nueva obra basada en la tétrica novela de Jack Ketchum.

The woman

The woman

Lo que comienza siendo una excusa para mostrar la adaptación a la vida civilizada de una mujer criada en libertad, termina por ser un grito contra el maltrato de la mujer en una sociedad machista, donde el hombre prevalece sobre el sexo débil, que el caso de nuestra protagonista se puede decir de todo, menos que sea débil.

Cargada de violencia, pero violencia con significado, aunque es cierto que como ya hiciera en May, McKee se regodea enseñando sangre y vísceras, lo cual gustará a los seguidores del género, pero redimirá ese deseo de venganza que durante toda la película se va fraguando en la mente del espectador.Un film muy interesante, bien dirigido y reflejo de una idea ante todo muy original, que analiza el salvajismo del ser humano que puede ser incluso peor en el hombre que consideramos “civilizado”.

¡¡¡Cí-vi-li-za-te!!!

nov-6-2011 By cinefilo

Parece que el estilo del nuevo cine de terror europeo se extiende como un nuevo movimiento. Eso, o que estamos siendo testigos del asentamiento en la historia del cine de un nuevo subgénero del terror, todavía sin etiqueta conocida, pero que bien podría denominarse como terror social.

The woman (2011), dirigida por Lucky McKee y que se llevó el premio al mejor guion en el último festival de Sitges (otorgado al trabajo del mismo McKee y el escritor Jack Ketchum), mama de la angustiosa propuesta cinematográfica del viejo continente. Al verla piensas en todas esas películas donde no hay monstruos ni vampiros ni zombis ni fantasmas, donde un elemento social está en crisis, donde la violencia explícita abunda y donde escapar es el objetivo principal.

Pero el esquema se ha alterado levemente. En The woman, una mujer salvaje que no sabe hablar, gruñe y tiene los dientes pochos, es capturada por el respetable abogado Christopher Cleek en una de sus partidas de caza con la noble intención de civilizarla. Para ello, la retiene en su sótano con un mecanismo propio de la mejor Inquisición y reclama la colaboración de su sumisa y complaciente familia que, no sin algunos reparos inexpresados, accede a la retorcida propuesta del pater familias, especialmente el pequeño de la casa, que absorbe con seria y maquiavélica felicidad todos los valores éticos y morales de su progenitor.

Famlia feliz

Digo que se ha alterado porque uno piensa en principio que el enemigo es la incivilizada y feroz fémina, pero no, ya que pronto descubrimos que Christopher es todo un demente con su propio código de conducta. Aun así, al digerirla te inundará una sensación de familiaridad y, pronto, recordarás películas como Á l´intérieur, Martyrs o Secuestrados.

Bajo esta atmósfera, se teje un retrato familiar sobrecogedor en el que la clase media es tan mediocre como patética, y donde las reflexiones, más directas que alegóricas, en torno a la autoridad paterna y la paternidad, la educación de la progenie humana, la misoginia o el verdadero significado del término «civilización» son categóricamente crudas, aunque no por ello menos verosímiles.

«No defraudar a papá, no defraudar a papá»

Quizás con menos sensacionalismo que The descent (2005) de Neil Marshall, The woman podría interpretarse como un sincero alegato en favor de la mujer y en contra del más miserable machismo, curiosamente todo lo contrario a lo que observaron algunas de las primeras valoraciones que recibió la cinta, que la acusaban de emanar misoginia por todos sus fotogramas. Creo que en The woman no hay lugar para la dubitación, todos sabréis quién es el verdadero hijo de puta.

«¿Qué he hecho yo para merecer esto?»

Lo que parece obvio es que la civilización no se entiende igual en todas partes. En el caso que nos ocupa, el de Christopher Cleek, el vocablo adquiere ruines sinónimos como despotismo, maltrato, incesto, violación, bipolaridad y, sobre todo, cinismo. Lo curioso es que, históricamente, abundan los ejemplos para observar en el espíritu civilizado cada una de esas acepciones: ser humano, ser marrano.

Verás tú…

La concatenación de sucesos -presentados con maestría por canciones de rock persuasivas, que infunden un desgarrador leitmotiv  a todo el conjunto audiovisual- dan para tales conclusiones y alguna que otra más, aunque ahí ya nos metemos en el resbaladizo terreno de las interpretaciones, donde cada uno puede ver lo que su mente le permita, incluso el malvado plan de unos copos de avena mutantes para dominar el mundo. En cualquier caso, de principio a fin, el filme dibuja una trayectoria in crescendo que desemboca en un clímax argumental violentamente fotogénico, pero en parte previsible.

No todo el mundo que la ha visto piensa lo mismo, y si no echarle un ojo a esta crítica. Ya sabéis, para gustos… A mí personalmente me ha resultado irónicamente agradable, porque me ha hecho pensar y me ha resultado impactante, pero también porque ha apagado el leve deseo que alguna vez pudo haber en mí de formar una familia.

The Woman

nov-3-2011 By cinefilo

The Woman (2011)

“The Woman” la nueva película de Lucky McKee, que ya sorprendiera a todo el mundo en el 2003, con su magnifica opera prima “May”, vuelve a repetir con su actriz fetiche Angela Bettis, para esta sorprendente “The Woman”. Ganadora de el premio al mejor guion en el festival de cine fantástico de Sitges.

La película empieza con la típica y repelente familia feliz, que a poco que avanza la trama, vemos que no es tan perfecta como parecía en un principio. Padre misogino, hijo siguiendo los pasos de su padre, madre incapaz de plantar cara a su marido, hija deprimida y una niña pequeña que es la unica que aparenta normalidad (interpretado por Shyla Molhusen que lo hace realmente bien, en las pocas apariciones que tiene)… Por otro lado tenemos a Pollyana Mcintosh que interpreta a una feroz y salvaje mujer que vive como un animal libre por las montañas. Un día el misogino padre se va de caza y se cruza con la mujer salvaje y es entonces cuando nos metemos de lleno en lo que sera la película. No voy a comentar nada mas para no revelar spoilers, pero lo que viene después no tiene desperdicio. Los que hayais visto “Offspring” de Andrew van den Houten os dareis cuenta en seguida que estamos ante una secuela de aquella, aunque “The Woman” es totalmente independiente y muy superior. Comentar que ambas estan basadas en relatos de Jack Ketchum, al que ya adapto Lucky McKee en “Red”.

Alegato antimisogino, conducido con maestría y alguna que otra sorpresa, que no dejara indiferente a nadie y que nos plantea varias preguntas sobre la naturaleza del ser humano.

A mi parecer fue una de las mejores películas que se proyectaron en el festival de Sitges de este año y que me confirmo que Lucky McKee es actualmente uno de los mejores directores de genero y al que tendremos que seguir muy de cerca en sus proximos proyectos.   (Zombilio)

 

The Woman

oct-11-2011 By cinefilo

A falta de ver “Drive” ya tengo mi película candidata y preferida para llevarse el gato al agua en la sección oficial fantàstic de este año. Esta “The Woman” es cine de genero con mayúsculas. Del que te deja con esa mezcla de feliz disfrute, shock bizarro, imágenes poderosas grabadas para siempre y un estado de ánimo que solo puede conducir a aplaudir aunque la veas solo en tu casa. Es de lo mejor del año sin duda y uno no puede más que hacerse fan total desde el mismo momento de acabar de verla de Lucky McKee y de Jack Ketchum que son los que firman esta joya.

La película seguiria a partir del punto donde acaba “Offspring”, pero es totalmente visionable sin haber visto aquella película. Yo de hecho no la he visto y he disfrutado como un enano. No he visto “Offspring” pero se que película es y de que iba así que quizás sea justo poneros en antecedentes. En aquella película un clan feral de salvajes y caníbales, sembraban el terror y se alimentaban por los bosques de estados unidos. De aquel clan solo sobrevive una mujer, y esta herida, y es ahí donde nos encontramos que parte esta película. Con una mujer salvaje (Pollyanna McIntosh), vagando sola por el bosque, herida, pero autosuficiente y peligrosa como para buscarse la vida.

Con lo que no contaba esta “woman” es con llamar la atención de un tipo que esta cazando y que la sigue hasta que descubre el escondrijo de la mujer. Una vez que sabe donde encontrarla, este tipo que aparte de cazador es un padre de familia con 3 hijos y trabajador judicial respetado, vuelve a su casa, ordena su cobertizo con ayuda de sus hijos e instala un juego de grilletes y poleas para llevar a cabo su nuevo proyecto.

Tras ello se va al bosque y captura a la mujer salvaje. La lleva al cobertizo, la ata, pierde un dedo por el camino en una escena absolutamente tremenda y por la que yo ya de por si le daba el oscar a Pollyanna McIntosh. A partir de aquí la película va encontrando su camino y yo no os voy a contar nada mas porque es un bocado tan delicioso (nunca mejor dicho) que debéis de encontraros con el por vuestra cuenta.

Y no es solo que la “woman” sea un papel interpretado de manera suprema, es que todo el mundo cumple su parte en esta historia de manera mas que sobresaliente. Desde el “Pater familias” con su pedrada, pasando por su esposa con mirada perdida y actitud extraña como de alejada de la realidad de su vida, siguiendo por la hija mayor que también esta viviendo su propia pesadilla y siguiendo por el hijo que sigue a la perfección las enseñanzas y maneras del padre y que va desarrollando una sociopatía importante. Y para acabar tenemos a la niña pequeña, que es el espíritu mas libre y “puro” de la película, y que cumple también su papel con momento épicos al final de la película.

Final que cuando empieza a desarrollarse te pone en un estado de ánimo que es como caer dejarse caer por una pendiente de sensaciones y de emociones que te llevan a gozar cada momento de una manera que pocas veces se da. Todo ello acompañado del perfecto manejo del sonido para crear estados de animo  y de una banda sonora entre folk y pop que extrañamente y al no pegar ni con cola, casa muy bien a la hora de causar esa sensación de absoluta perdida de contacto con la realidad y de ida de olla colectiva que nosotros como espectadores compartimos, con cierta dosis de gusto macabro.

Es una absoluta maravilla de película. Enferma, macabra, desquiciada, pero maravillosa. Y como colofón tras dejarnos clavados mirando los créditos digiriendo lo que acabamos de ver, nos deja aun mas petrificados con una escena después de los créditos con la niña pequeña, una isla como de papel mache y cartón piedra, y su encuentro con un muñeco que si no representa a el mismísimo cthulhu yo ya no se que es. Ojiplatico perdido me he quedado y encantado de la vida con una película soberbia y totalmente fuera de lo común, de los convencionalismos y de cualquier automesura. Obra maestra… y punto.

43.256592
-2.900121