Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

“It makes no difference”

may-10-2012 By cinefilo

He tenido la oportunidad de ver “The Last Waltz” por primera vez (nunca es tarde si la dicha es buena), documental estrenado en 1978 y que Martin Scorsese rodó con motivo del concierto de despedida de The Band. Lo disfruté mucho, lo cual me resultó facilísimo, dada la lista de artistas amigos invitados para ese concierto de despedida (Neil Young, Muddy Waters, Eric Clapton, Joni Mitchell, Bob Dylan…). Admito que nunca me había interesado The Band hasta ahora, más allá de saber que fue precisamente la banda de Bob Dylan en aquellos difíciles tiempos de electrificación del folk.

Ha sido la muerte el mes pasado de Levon Helm, baterista, cantante y muchas más cosas, lo que me ha llevado a este gran concierto. La filmoteca de mi ciudad programó el documental como homenaje y no quise dejar pasar la oportunidad de verlo en pantalla grande y con un buen sonido.

Ver este documental me ha reconciliado, después de algún fiasco que otro, con el Scorsese creador de espléndidos documentales. Este está hecho con cariño, insertando algunas anécdotas contadas por los integrantes de The Band (que se agradecen, lejos de ser un estorbo como ocurre en otras ocasiones) y en la que las buenas canciones interpretadas por verdaderos artesanos del rock and roll prevalecen. La emoción con la que son interpretadas se contagia rápidamente.

A todo esto sumo el efecto purificador. Acercarse a la pureza del rock and roll lima todas esas asperezas acumuladas por la saturación del momento actual. Redescubrimos lo importante y volvemos a estar preparados para regresar y disfrutar más si cabe.

Para ilustrar todo esto, comparto una de las canciones que más me tocaron y que ha dado título a esta entrada. Está interpretada por el bajista, vocalista y muchas más cosas, Rick Danko: