Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

(c) 2011 by J.C. Planells

La anécdota, verdaderamente deplorable, y que suponemos verídica, la cuentan Bertrand Tavernier y Jean-Pierre Coursodon en su imprescindible libro 50 años de cine norteamericano: “… los autores de The 50 Worst Films of all Times [Los 50 peores films que todos los tiempos] incluyen en su lista The Day the Clown Cried, un film que nunca se ha estrenado ni nunca tampoco se ha mostrado a la prensa (ni siquiera se sabe si realmente llegó a concluirse), lo que constituye una prueba bastante degradante de mala fe”. Desde luego que lo es, e incluso considerarlo “mala fe” me parece poco. Porque, como muy bien señalan Tavernier y Coursodon, ese film fechado en 1972 no ha sido jamás visto por nadie, aunque en you tube circula algún vídeo de su rodaje (como el que se agrega al final de esta entrada), y ni siquiera sabemos con certeza si se completó dicho rodaje o quedó suspendido a poco de finalizarlo. Para más inri, tampoco se sabe exactamente el paradero del negativo y el material rodado. Muy pocas filmografías de Jerry Lewis incluyen la película entre sus trabajos, tal como si no existiera (si bien desde que se inició su rodaje en Suecia, los aficionados de entonces ya sabían del mismo, y desde ese entonces por aisladísimas menciones de su existencia). Al menos, en el libro que Ediciones Cátedra dedicó hace poco a este actor y director sí figura la película y alguna información sobre ella (que no he tenido oportunidad de cotejar). De todas maneras, su invisibilidad no es completa: algunas pocas personas han tenido ocasión de ver una copia de la película casi en pases clandestinos, aun sin completar del todo ni definitivamente montada, y sus comentarios son ambiguos: de “desastre” para la coguionista (el guión original fue reescrito por Lewis), pero ciertamente curiosa para otros.
The Day the Clown Cried empezó a rodarse al año siguiente de ¿Dónde está el frente?, voluntariosa sátira del nazismo que significó la última película estrenada de Lewis como director hasta 1981: un parón de once años de actividad laboral cinematográfica que le convirtieron en un olvidado (ilustre olvidado, pero olvidado al fin) del cine norteamericano y que significó además su relevo por Woody Allen (de quien, curiosamente, iba a dirigir su primera película hacia 1969). Lewis dejó de interesar en 1971 y el tropezón con The Day the Clown Cried fue definitivo: una película sin poder completarse debido a complejos problemas de financiación, y sin estrenarse ni posibilidad alguna de ser visionada. Su regreso al cine en la década de 1980 con dos largometrajes dirigidos y protagonizados por él mismo (aparte de algún trabajo como actor para otros esa misma década) solo hicieron felices a su ya reducido grupo de fans y admiradores (once años sin aparecer en cine son demasiados…); el resto del público no sentía interés hacia ese olvidado comediante y decidieron ignorarle olímpicamente.
¿De qué trata The Day the Clown Cried? Aunque su argumento es conocido por casi todos cuantos han oído hablar de ella, me parece más práctico citar el resumen que del mismo ofrecen los mencionados Tavernier y Coursodon en su libro: “Así, en The Day the Clown Cried, [Lewis] se otorga de nuevo el papel de payaso, pero un payaso que necesariamente tiene que odiar su trabajo, ya que este no es otro que el de distraer a los niños de un campo de concentración antes de pasar a la cámara de gas”. Los autores señalan la extrema dificultad y el coraje de afrontar un tema semejante. ¿Pudo esto ser causa de la especie de maldición que ha recaído sobre la película? ¿Era el tema realmente excesivo? Dejo al lector el inaginar lo que pudo ser el film, sin duda algo realmente aparte del resto de la obra de Lewis como director y comediante. Un resumen mucho más amplio y detallado puede encontrarse en internet, así como su ficha completa: el reparto incluye nada menos que a otro ilustre maldito del cine: Pierre Etaix (véase en este blog ”Famosos de Ayer (13): Pierre Etaix: Cine de humor”, el 17 de mayo de 2010) y a la actriz de Bergman, Harriet Andersson. En ese resumen se explica cómo el payaso que interpreta Lewis es encarcelado por la Gestapo al hacer broma sobre Hitler y enviado a un campo de concentración. Alli deberá entretener a los nazis con sus chistes y payasadas, hasta que estos deciden usarle como “flautista de Hamelin” para conducir a un grupo de niños judíos a la cámara de gas. El personaje de Lewis no es judío (pero el actor Jerry Lewis sí lo es). Finalmente, el payaso se sacrificará con los niños, entrando con ellos en la cámara de gas.
¿No les suena a algo conocido la historia? Sí, en efecto: el filme de Robert Benigni La vida es bella, de 1998, con sus premios a cuestas (Oscar incluido) no es sino una variante de la historia de Lewis. No entraré en comparar ambos filmes, porque uno no lo hemos visto nunca, y el otro, el de Benigni, me parece (y a mucha gente) una ramplonería absoluta, además de incapaz de despertar la emoción o emociones que se supone aspiraba a provocar. En todo caso, sí puede señalarse una diferencia fundamental: en el filme de Benigni, el drama se particulariza, pues es el de un padre que finde que todo es un juego para hacer más llevadera a su hijo la estancia en el campo de concentración, haciendo el payaso para tal fin. En la historia de Lewis, el drama es colectivo, pues el payaso profesional debe alegrar forzada y forzosamente la existencia a un grupo de niños de un campo de concentración antes de ser gaseados en la cámara correspondiente; asimismo, según el resumen argumental, el personaje del payaso pasa de la indiferencia al sacrificio final. En fin, esto sin duda hace más cruel la historia filmada por Lewis que el dramón familiar pergeñado por Benigni. Muchos cinéfilos se acordaron de The Day the Clown Cried cuando se estrenó La vida es bella. ¿Se verá algún día esta producción maldita de Lewis? Lo dudo. Añadamos que Jerry Lewis no suele atender nunca preguntas relacionadas con esta película. Por otro lado, no faltan fans que en you tube han recreado escenas de la película por su cuenta.