Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

CORTE BRUSCO

ene-4-2013 By cinefilo

Existen días , como hoy,que alguien te alegra el día. Es fácil recibir una pequeña- gran sorpresa- que da felicidad. Al abrir el email mi amigo Álvaro de Armiñán me enviaba un artículo publicado por su padre ,Jaime de Armiñán, en la prensa regional sobre José Luis Borau.

La belleza suele ser simple y este texto ,trenzados desde la amistad y el cariño, nos trae el recuerdo de una persona imprescindible en el cine de España pero sobre todo en el amigo que compartía creencias , imágenes y encuentros.

Os dejo el artículo para que disfrutéis.

CORTE BRUSCO​

La puerta de la terraza solía estar abierta en verano. Mi abuela Carmen Cobeña le decía azotea a la terraza, claro que al porche lo llamaba atrio y a una bronca, agarrada. Ya no se usan muchas de las palabras que heredamos del latín, del griego, del árabe, del francés, del inglés e incluso del portugués.

​Añado: érase una vez una noche negra y bochornosa, que así lo decía mi madrina -tía Toya- aficionada a los libros de viajes y a las aventuras exóticas.

​Levanté la cabeza… En el firmamento brillaban millones de estrellas, desde Orión a Casiopea, por abreviar. Agucé el oído: los monos gritaban y las hienas reían, un elefante solitario barritaba aburrido y el lobo aullaba… ¿Era un desafío o un lamento? De pronto rompió aquel telón sonoro el rugido del rey de la selva multiplicado por cien… Y de retirada el autillo se hizo oír… ¿O fue el mochuelo? Silencio… Palmas solitarias… Alguien estaba tocando las palmas al sereno, que hizo sonar su chuzo, golpeando contra las piedras del bordillo de la acera al grito de ¡Voyyy! A estas alturas del viaje no quedan serenos, chuzos, ni autillos.

​Estoy seguro de que aquel no era tiempo adecuado para la pesca de la robaliza y pintaba variable para la salud del humano. El doctor Fleming aún no había inventado la penicilina… No se amontonen… Ya sé, ya sé: la penicilina no se inventa, se descubre, aunque yo pienso -perdón por la irreverente fantasía- que para descubrir la penicilina algo hubiera de imaginar.

Edison (1847-1955) inventó el fonógrafo, creo que así lo aventuran todas las enciclopedias al uso. Y yo me permito añadir a la erudición de los diccionarios que el fonógrafo lo inventó el perro Nipper, un fox terrier de pelo liso berrendo en negro, de hocico afilado y rabo en rosca.
Un día entre los días el buen Nipper se sentó frente al gramófono de su amo -que aquella noche cantaba en Milán- enderezó las orejas y se dispuso a escuchar su aria favorita… Aún sigue dando guerra el buen Nipper y su fonógrafo.

¿Se acuerdan? Ahora suena muy lejos el adiós a la vida: La Voz de su Amo era la de Enrico Carusso y Nipper tenía los ojos llenos de lágrimas… No vale cantar bien… Lo que importa es que alguien nos recuerde y más aún que alguien recuerde a tiempo… La vita!

1957. Arriba o abajo. Mejor arriba, al ático. Algo celebrábamos. Cantaba George Brassens -entre los inmortales ya entonces- cuando sonó el timbre, ladró Popea, sabia y preciosa coker y abrió la puerta Elena Santonja.

Era Manu Eléxpuru, vizcaíno de Bilbao, que llegaba acompañado de un mozo grandullón, de ojos brillantes y sonrisa escondida.

​-Os presento a José Luis Borau, que viene de Zaragoza, donde nació. Es licenciado en Derecho, escribe en “Heraldo de Aragón” y quiere ser director de cine… Ha ganado unas oposiciones al Instituto de la Vivienda y viene a tomar posesión. En Madrid no tiene amigos.

Aquellas fueron, más o menos, las palabras de Manu Eléxpuru, mientras el rugido del rey de la selva, encerrado en la vecina Casa de Fieras del Parque del Buen Retiro, clamaba por su perdida libertad.

Corte brusco. Hoy mismo, enero de 2013. Aún resuena el eco de las campanadas del reloj de la Puerta del Sol (Madrid) que no oyó, ni volverá a oir el querido baturro aragonés, que ya no está en Zaragoza, ni en Pedraza de la Sierra (Segovia), ni en el Cañón del Colorado, ni en Canillejas, ni en Roma, ni en la frontera de México… Río abajo, por cierto.

Madrid, 27 de marzo de 2011. José Luis callaba. Nos habíamos quedado solos en una habitación de hospital. Entró alguien, sin llamar, alguien que resultó ser un médico vestido de paisano. Amonestó al baturro, en plan maestro de escuela y algo así le dijo: ya sabe usted que mañana va a someterse a una operación que será muy larga y muy delicada… Ahora procure descansar. Buenas tardes. Sonrió en la sombra, me echó una mirada inolvidable y desapareció.

Flash back. Erase una noche de aniversario, o el cumpleaños de alguien, cuando el baturro aragonés me firmó en un libro, que yo guardé entre los míos y allí quedó escrito: “Hoy hace treinta años que vine a Madrid a empezar la gran aventura… ¿Quién me iba a decir entonces que…?” Zona discretamente privada, pero no borrada. Y por último: “Un abrazo digno de la efeméride: 11 de enero de 1986”.

Corte brusco. Los recuerdos vuelan, pero de cuando en cuando aterrizan. Marzo de 1980. José Luis Borau tenía una bonita casa en Los Ángeles. Allí fue servidor, con su película “El Nido”. Pero esa es otra historia. Vinieron conmigo Álvaro (veinte años), que llamaba al baturro “tío Borau” y Elena Santonja. Aquella casa, llena de luz, estaba en la colina de Sherman Oaks, cerca del bulevar Ventura USA.

Una noche sorprendí en su jardín a un coyote y otra a un mapache, digo yo que sería un mapache o tal vez un gato crecido…También había pájaros azules, tamaño tórtola… Y erizos y topos, topos peligrosos que oradaban la pequeña pradera del baturro aragonés. Y sobre todos, rompiendo la oscuridad, un cielo iluminado por millones de estrellas. Y las de Hollywood y su Academia, que por culpa de las nominaciones de aquel año estábamos en casa del tío Borau y desayunábamos en una cocina blanca y luminosa… Moscas, pero felices. Elena me mandó una inconveniencia, quizá una palabra rotunda, algo que dejó a José Luís con la taza de té petrificada en la mano… No digas esas palabritas -amonestó- y así saldremos ganando el niño, yo y tú misma.
Esto es lo que se llama una paradoja, pensé entonces y otras veces… ¿Cómo es posible, José Luis que..? Frené el carro a tiempo… JLB hablaba de muchas cosas, de casi todas, incluso de fútbol, del Zaragoza y del Madrid… Pero de él mismo o de sus sueños escondidos, ni de sus sombras, ni de sus luces, ni una palabra… Sin embargo, cuando se guarecía detrás de una cámara o se armaba de pluma estilográfica no tenía freno… JLB hablaba de muchas cosas… Sí… Pero de él mismo, de sus manías, incluso de sus sueños escondidos, ni una palabra… Lo que pasa es que tú eres hijo único… Me decía… Y tú también.

No me cuentes penas, diría Juncal y Juncal nos hubiera llevado a Paco Rabal y Paco Rabal a Buñuel y Buñuel a Viridiana y Viridiana a Lola Gaos y Lola Gaos a Furtivos y Furtivos a José Luis Borau, inolvidable baturro aragonés.

Corte brusco. 14 de noviembre de 2012. Suena un Rock and Roll definitivo.
​Nunca olvidó el teléfono. Ni yo tampoco. Desde nuestra casa de la calle de Amado Nervo mandaba sus crónicas, a cobro revertido, al Heraldo de Aragón. Y nos felicitábamos el día de San José y el de Santiago. Y también el 8 de agosto (Leo, José Luis). Y él me llamaba el 9 de marzo. Piscis, con perdón. Yo también le llamaba el día del Pilar. Día de la Jota. Día del baturro aragonés.

JAIME DE ARMIÑÁN

susan-sontag

Las 50 mejores películas de la historia del cine, según novelista y ensayista estadounidense, Susan Sontag:

1) Trilogía de Apu, de Satyajit Ray
2) Cuentos de Tokio, de Yasujiro Ozu
3) Satantango,de Bela Tarr
4) Un condenado a muerte se ha escapado, de Robert Bresson
5) Persona, de Ingmar Bergman
6) Iván el Terrible, de Serguei M. Eisenstein
7) Senso, de Luchino Visconti
8 ) La regla del juego, de Jean Renoir
9) Europa 51, de Roberto Rossellini
10) 2001, una odisea del espacio, de Stanley Kubrick
11) L’Atalante, de Jean Vigo
12) La aventura, de Michelangelo Antonioni
13) Voces espirituales, de Aleksandr Sokurov
14) El ángel exterminador, de Luis Buñuel
15) Los bajos fondos, de Akira Kurosawa
16) El arca rusa, de Aleksandr Sokurov
17) El desprecio, de Jean-Luc Godard
18) El hombre con la cámara, de Dziga Vertov
19) El maquinista de la General, de Buster Keaton
20) Monsieur Verdoux, de Charles Chaplin
21) Les enfans du paradis, de Marcel Carné
22) El intendente Sansho, de Kenji Mizoguchi
23) Avaricia, de Eric Von Stroheim
24) Jeanne Dielman, de Chantal Ackerman
25) Kontrakt, de Krzysztof Zanussi
26) Mon oncle d’Amerique, de Alain Resnais
27) El viaje de los comediantes, de Theo Angelopoulos
28) Adiós sur, adiós, de Hou Hsiao-Hsien
29) Cuando una mujer sube la escalera, de Mikio Naruse
30) Viaje a la felicidad de mamá Kusters, de R.W. Fassbinder
31) Hitler, un film de Alemania, de Hans-Jurgen Syberberg
32) Los paraguas de Cherburgo, de Jacques Demy
33) Playtime, de Jacques Tati
34) Amor de perdición, de Manoel de Oliveira
35) Francisca, de Manoel de Oliveira
36) Molière, de Arianne Mnouchkine
37) Allonsanfàn, de Paolo y Vittorio Taviani
38) La hora del lobo, de Ingmar Bergman
39) Deseando amar, de Wong Kar-Wai
40) Primer plano, de Abbas Kiarostami
41) Antes de la revolución, de Bernardo Bertolucci
42) Madame de…, de Max Ophüls
43) La balada de Narayama, de Shohei Imamura
44) La vía láctea, de Luis Buñuel
45) Los caballos de fuego, de Serguei Paradjanov
46) Voces distantes, de Terence Davies
47) La toma del poder por Luis XIV, de Roberto Rossellini
48) El acorazado Potemkin, de Serguei M. Eisenstein
49) Titicut Follies, de Frederick Wiseman
50) Crepúsculo en Tokio, de Yasujiro Ozu

Fuente: edder

Luis Felipe Tovar visita a Lamar

dic-8-2012 By cinefilo

IMG_0004

Con motivo de su próximo curso intensivo de actuación para cine a principios de diciembre en Guadalajara, Jalisco, el aclamado actor mexicano Luis Felipe Tovar visitó a todos los estudiantes en Ciencias de la Comunicación de la Universidad Guadalajara Lamar en el auditorio del campus Guadalupe Zuno alrededor de las 9:30 de la mañana el viernes 23 de noviembre.

Para todos los presentes fue gusto tener a una personalidad de gran talla frente de sus caras, pero el hecho que el señor Luis Felipe con el afán de amenizar el ambiente se valiera de bromas y chistes para poner a prueba a los futuros comunicólogos, puso a muchos a temblar, hasta con ganas de mejor ya no tenerlo ahí tan cerca de ellos. Sin embargo, nadie salió sin reírse de la agradable conferencia que el señor Luis Tovar la convirtió en una dinámica de interacción, que por más que pareciera que no les dijo nada nuevo a los interesados en su taller, realmente supo vender este proyecto de forma práctica que de forma discursiva o informativa.

Después de una hora de risa y tensión causada apropósito por el expositor para invitar a los estudiantes a que se preparen mejor como futuros comunicólogos tomando su taller intensivo, se fue muy agradecido de la participación y atención prestadas por los presentes, y las encargadas de llevar a cabo la inscripción del taller, por parte de la escuela el set fundada por el mismo Luis Felipe Tovar, no pudieron irse hasta atender a los muchos interesados en participar en el proyecto del actor.

René García…

Luis Tosar en la presentación de "Operación E" en Madrid

Luis Tosar en la presentación de “Operación E” en Madrid

Ha muerto José Luis Borau. Hombre del cine nacido en estas tierras, en Zaragoza, que dirigió, escrib