Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

Nuestro lado oscuro

nov-30-2012 By cinefilo

Desde la más remota antigüedad el ser humano ha sido tentado por la oscura belleza del mal. De esta forma surgió en literatura – y más tarde en cine y televisión – el personaje del villano. Representa la maldad en su doble vertiente. Como ausencia de moral o bondad, y como transgresión, es decir, la ruptura deliberada de unas normas y un modelo de comportamiento. Si bien, por encima de estos rasgos del malvado, está el afán de poder, que es lo que trastorna realmente su personalidad y hace que sea capaz de cometer los crímenes más miserables. Asimismo se trata de un personaje imprescindible en la ficción, ya que funciona como opuesto del bueno o héroe, y el uno no puede entenderse sin la existencia del otro. Volvemos a la eterna lucha entre el bien y el mal. Ya he comentado al principio que siempre nos hemos sentido atraídos por la maldad. Los filósofos han discutido mucho sobre este asunto. Uno de ellos, Friedrich Wilhelm Nietzsche, sostiene que cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti. Quizás envidiamos a los villanos, envidiamos el poder que tienen y que nosotros no tenemos, envidiamos que puedan saltarse las reglas mientras nosotros tenemos que respetarlas estrictamente. Sin duda mi favorito es Darth Vader, de la saga Star Wars. Recuerdo que de niño me asustaba y a la vez me fascinaba este siniestro personaje de respiración metálica. Su caída en el lado oscuro de la Fuerza simboliza todas las características del malvado. Precisamente consigue el poder a través de las emociones, sobre todo la pasión, que en su caso degenera, y se convierte en odio y venganza. Quizás siento yo esa misma adicción por el poder. La cuestión es que la oscuridad forma parte – en mayor o menor medida – de todos nosotros. Por cierto, me gustaría saber cuál es vuestro villano preferido.

Nuestro lado oscuro

 

Son increíbles 2h 50 min que no se sienten por los altibajos y las distintas emociones que se vierten a la audiencia.

Conocer algo de la historia de este oscuro héroe o haber visto las películas anteriores –sobretodo la inmediata anterior- es necesario para no perderse entre tanta información mezclada con asesinatos, cobardía, basalidad, temor, compromiso, heroísmo y sacrificio.

Nos muestra a un villano que lleva su maldad a otro nivel, plasmado con muchos detalles y en sendas situaciones que, al final, tiene al Amor presente aunque la maldad sea reconocible en él por simple contacto.

Gatúbela nos da una actuación muy buena –y delgada- con elaborada habilidad pero sin ser la gata negra que hemos visto en película anterior sino una sensible aunque con algunas ideas equivocadas.

Los efectos digitales son extraordinarios y los nuevos aparatos del murciélago existencial y lleno con rencor e ira, son cosas nuevas para los fanáticos de este tío millonario que utiliza la tecnología a su favor pero para compensar sus traumatizaciones juveniles.

Me paseo por….

oct-20-2011 By cinefilo
Me paseo por...

PILAR NAVARRO, BLOGUERA

¿Tuvo problemas el lobo feroz cuando era un lobezno? Se lo han planteado alguna vez, tal vez la maldad de la que hace gala en el cuento provenía de traumas infantiles, si no ¿cómo se explican el afán de hacer daño?, ¿existen seres tan malos?, en el universo de Mientras duermes de Jaume Balagueró, sí, ¿hasta qué punto puede llegar la maldad de este hombre?, nada es capaz de redimirle, ni en el último segundo nos da esa posibilidad, les prometo que quería hacerlo, redimirle por amor, por una mala infancia, por un desequilibrio psíquico; pero imposible, el lobo feroz atacaba a caperucita por pura maldad.

Los niños corren  uno tras de otro, ordenadamente, en círculos, no juegan a nada, están sentados, repentinamente uno de ellos se levanta y empieza a correr dando grititos de alegría y el resto le sigue, ¿es una manera de liberar energía?, ¿de llamar la atención?, los niños de El árbol de la vida de Terrence Malick también corren, en ocasiones hasta su madre les acompaña, ¿liberan la energía que no pueden desatar contra su padre? o ¿nos muestran la felicidad de la niñez que un adulto recuerda como un paraíso perdido?.

Si leen los currículos que llegan a los departamentos de personal de las empresas, al menos en el 95% de los casos, en el apartado de “aficiones” pone cine, se hacen estadísticas sobre las veces que vamos al cine, se dan datos sobre el número de espectadores en las salas, ¿cuántas películas ven ustedes al año?. Les presento a José Ramón González, licenciado en Historia del Arte, trabaja para la administración, nada que ver con la profesión, su media de películas vistas al año asusta.

Les recomiendo en el books space I de Ivorypress Art, hasta el día 12 de Noviembre podemos disfrutar la muestra Jean Prouvé 1901-1984: Belleza Fabricada dedicada al excepcional artesano, diseñador e ingeniero francés Jean Prouvé y ya que estamos en este magnífico espacio, en books space II, hasta el 5 de noviembre, CA-RO-TA, un proyecto expositivo de los pintores Eduardo Arroyo y Luís Gordillo y el fotógrafo Jordi Socías.

Desde este post felicitamos a Elio Benhanyer por el Premio Nacional de la Modaque le ha sido otorgado, y siguiendo en el mundo de la moda, les recomiendo la exposición de la obra de Yves Saint Laurent en la FundaciónMAPFRE, pero sobretodo no se pierdan su web, les encantará (http://www.mapfre.com/fundacion/es/exposiciones ).

Entrevista a La película se estrena en el próximo festival de cine de terror, Sitges 2011Alberto Marini, autor de la novela “Mientras duermes“, y del guión de la película con el mismo nombre que se estrena el día 8 de ocubre en el festival de cine de terror de Sitges.

Publicado en Lahuelladigital.com

http://www.lahuelladigital.com/2011/09/26/conoce-a-alberto-marini-autor-de-mientras-duermes-el-hombre-por-naturaleza-tiende-a-la-maldad/

Un hermoso cortometraje… Fábula

sep-19-2011 By cinefilo

Muchas veces nos sentimos maltratados y humillados ante tanta maldad, solo que a veces nos comportamos del mismo modo y no nos damos cuenta y cuando llegas a la reflexión cuesta creer que uno se haya inventado una historia tan loca, como invitar a tu vida personas para que te hagan la vida imposible.

Esta moderna fábula nos muestra con mucha gracia el eterno enfrentamiento entre el bien y el mal. Y como, finalmente, el bien siempre prevalece.

Reconocemos esta “estructura narrativa” inmediatamente porque la hemos visto muchísimas veces. Por ejemplo, la encontramos en todos los cuentos infantiles.

Estas historias muchas veces consiguen interesarme, aunque resulten un poco previsibles: me indigna primero la crueldad de la que son capaces los villanos, después siento la satisfacción de ver que cada una de sus maldades es debidamente castigada y por último me emociono con el “final feliz”, en el que los buenos son recompensados, el bien se impone, el amor triunfa, etc. Son historias edificantes, estimulantes y optimistas que promueven valores positivos indiscutibles como la justicia, el bien, la amistad y el amor…

Pero desde este sitio web se comparten ciertas ideas que, aunque son de validez universal, no es posible aplicar fácilmente a historias como esta. Por ejemplo…

El perdón no parece una respuesta adecuada al problema que representan estos tres incorregibles roedores. Y poner la otra mejilla no habría contribuido precisamente a poner fin a sus abusos y crueldades.

La proyección, es decir, el mecanismo por el cual cuando algo nos enoja es porque vemos representados en otros ciertos rasgos de nuestra propia personalidad que no podemos aceptar en nosotros (¡que ni siquiera podemos ver!), no parece aplicarse al caso de este simpático conejo.

Y la ley de atracción, que explica que atraemos a nuestras vidas el tipo de experiencias que concuerdan o que “sintonizan” con nuestras emociones más frecuentes, tampoco parece ser válida en este caso.

Es que en una película impecablemente realizada como ésta, hasta los más pequeños detalles está cuidados. Así, cada acción, cada actitud, cada expresión, cada mirada tienen un sentido, una intención, y somos conducidos de una manera irresistible a experimentar ciertas emociones y a extraer determinadas conclusiones.

Y, salvando las distancias, nosotros cuidamos con el mismo esmero, inconscientemente, cada detalle de nuestra propia vida. Así, cuando elegimos una interpretación acerca de lo que sucede, siempre optamos por aquella que nos permite continuar sosteniendo nuestras propias creencias. O cada vez que decidimos incorporar un nuevo personaje en nuestra historia, lo hacemos sólo si nos permitirá desarrollar el “guión” que ya tenemos escrito.

Y la “película” que estamos protagonizando nos parece tan real, tan cierta, que se nos hace muy difícil comprender que es casi íntegramente una ilusión. Y muchas veces nos sentimos como este conejo, injustamente maltratados o víctimas de un destino caprichoso e imprevisible, sobre el que creemos no tener control y del que no nos sentimos responsables.

Axel Piskulic